Expo Sevilla

Hace 20 años se inauguraba la Exposición Universal de 1992 en Sevilla, más conocida como Expo ’92. Durante 6 meses se pudo disfrutar de una gran mezcla de todas las culturas del mundo en la Isla de la Cartuja con motivo del V centenario del descubrimiento de América.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Veinte años dan para mucho pero Sevilla ganó algo para siempre: la urbanización de la otra orilla del río entre el Alamillo y Triana, antes casi desierta, y la recuperación de la calle Torneo. Y si algo salió ganando fue el antiguo monasterio de Santa María de las Cuevas (La Cartuja).

Antes de que se iniciaran las obras, este edificio estaba abandonado, ruinoso y aislado tras años dedicado a la actividad fabril como sede de la fábrica de loza La Cartuja, fundada por Charles Pickman a mediados del siglo XIX.
Fueron muchos los edificios que se construyeron para esta muestra, algunos los que quedan hoy en día, y gracias a ellos el monasterio en el que un día descansaron los restos de Colón, para el que se encargaron obras de Zurbarán, Alonso Vázquez o Martínez Montáñez volvió a brillar con luz propia.

Desde ese momento La Cartuja volvió a alojar a la Cultura con mayúsculas entre sus muros, y gracias a ellos la podemos conocer como hoy la vemos: su uso más conocido quizás sea el de sede del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, uno de los centros artísticos más importantes del país, no sólo por sus obras, si no también por su biblioteca y actividades.

Caac

Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. (*)

El CAAC ocupa gran parte de lo que fue el monasterio (iglesia, capilla de Santa Ana y claustro grande) y junto a él se encuentra el IAPH (Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico) que se dedica a conservar, restaurar y aconsejar sobre el patrimonio histórico-artístico de Andalucía.

Por último, pero no menos importante, es la sede de la Universidad Internacional de Andalucía, que cierra los usos y que encuentra en este edificio su sede en la ciudad.

Se puede considerar que el monasterio es hoy promotor y conservador de las artes y centro de investigación gracias a estas tres instituciones. Y todo ello se lo debemos, no hay que olvidarlo, a que en sus alrededores se celebró hace 20 años la Expo´92.

Esperemos que podamos seguir disfrutando de este edificio con estos usos durante muchos años más. Desde Croma Comisarios Culturales te animamos a que nos comentes cómo recuerdas la Expo ’92 si tú también la viviste. !Feliz XX aniversario de la Expo ’92!

(*) Imagen de Portada: Grez. Creative Commons License.