La visita a Santiago de Compostela ofrece una variada carta de actividades que realizar en ella. Monasterios, iglesias, museos, folklore, tradiciones y una interesantísima oferta gastronómica se entremezclan en una ciudad cuyo casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. Sin embargo, Santiago no ha sido ajena a la evolución de la arquitectura y tanto ciudad como arquitectos han sabido adaptarse mutuamente.

Si en el centro de la ciudad predominan los edificios históricos, también existe un espacio para los seguidores de la arquitectura contemporánea. Desde este post te queremos recomendar un paseo por algunos de estos edificios que, sin duda, no os dejarán indiferentes.

1) Centro Galego de Arte Contemporáneo (Álvaro Siza) 1992-1994

Centro Galego de Arte Contemporáneo

Quizás es uno de los edificios contemporáneos de la ciudad que mejor se entremezcla entre las construcciones históricas adyacentes, siendo su resultado admirado internacionalmente. En un primer momento iba a ser revestido de mármol, sin embargo, ante la negativa de las autoridades, se cambió por granito con el fin de crear una simbiosis con el Monasterio de San Domingos de Bonaval (hoy Museo del Pueblo Gallego y Panteón de Gallegos Ilustres). Volumétricamente tampoco sobresale del antiguo edificio religioso ni destaca en altura sobre los edificios de las manzanas adyacentes.

En el interior sus salas son claras y espaciosas con el fin de dejar el protagonismo a las obras expuestas. El recorrido es zigzagueante, una alusión al antiguo huerto del convento vecino (hoy Parque de San Domingos) que era cultivado en terrazas y se subía escalonadamente.

2) Biblioteca Pública Ánxel Casal (Andrés Perea) 2001-2007

Bilioteca Xoán XXIII

Cercano a la Iglesia de San Francisco, la biblioteca salva una pronunciada ladera y se abre a la Avenida de Xoán XXIII a través de una fachada vítrea que deja ver el interior del edificio y refleja el edificio religioso al mismo tiempo.

Con 5800 m², además de las salas de lectura y estudio ofrece salas para exposiciones, talleres, cursos, proyecciones y actuaciones. Se trata de un edificio muy funcional, con arquitectura de vanguardia pero a la vez cálida y acogedora que facilita el fin para el que fue creada.

3) Avenida de Xoán XXIII (Albert Vilaplana y Helio Piñón) 1991-1994

Avd. Xoán XXIII

Se trata de la remodelación urbanística de esta avenida que da acceso al centro histórico de la ciudad y que cuenta como telón de fondo con la Iglesia de San Francisco. La solución tomada consistió en la creación de diversas terrazas con las que se reordenaron no solo las aceras para los peatones sino también los antiguos aparcamientos creados por Cano Lasso.

Lo que más destaca del proyecto es la marquesina de cristal apoyada sobre pilares cónicos que aumentan su tamaño según disminuye su altura, a un lado, y finos tubos, al otro, ambos de acero. A medida que se va acercando al centro de la ciudad su altura disminuye y juega con la perspectiva que tiene el viandante de la distancia de la calle.

También fue obra de estos arquitectos el Polideportivo Xoán XXIII que se encuentra tras los aparcamientos.

4) Facultad de Ciencias de la Comunicación (Álvaro Siza) 1993-1999

Facultad de Xornalismo

Está compuesta por un gran eje al que le sobresalen cuatro volúmenes, tres a un lado y uno al otro. Destaca su entrada principal, que se realiza bajo el volumen de la biblioteca, pero sobre todo el hecho de que el mobiliario y la señalética también son diseño del arquitecto portugués.

5) Hotel NH Obradoiro (Aranguren y Gallegos Arquitectura) 2002

NH Obradoiro

Este hotel presenta una arquitectura inteligente y diseñada para dar acogida a algunos de los visitantes de la ciudad. Por ello, su planta en forma de “U” facilita la mirada de este edificio hacia el centro urbano. La disposición de las ventanas de las habitaciones se ha pensado para que los residentes tengan una magnífica vista del entorno natural y arquitectónico colindante. Además de esto, sus fachadas se recubren de cuarcita verde, una piedra autóctona, en este caso procedente de Mondoñedo, que ayudada por la volumetría del hotel, hará que no destaque sobre su entorno.

6) Auditorio de Galicia (Julio Cano Lasso) 1986-1989

Auditorio de Galicia

Construido sobre el albergue de peregrinos, realizado por este mismo arquitecto, se alza este edificio como una superposición volumétrica recubierta de granito. Pero no solo la elección de esta piedra es un guiño a la historia constructiva gallega, sino que también se hace alusión a ella en las galerías de madera y cristal que recorren el edificio horizontalmente. La entrada es un espacio porticado sobre el que se van superponiendo los volúmenes del auditorio.

Volumétricamente destaca el prisma de la sala principal del teatro, que recuerda a otros proyectos de Cano Lasso. Frente a él se abre una lámina de agua que sirve de fuente y de espejo del edificio que se ve integrado en la naturaleza que lo rodea.

7) Parque de Vista Alegre

parque-vista-alegre

Tras esto nos adentramos en el Parque de Vista Alegre, antigua Finca Simeón, una familia de banqueros a quienes pertenecía el actual parque, cuya remodelación se la debemos a Arata Isozaki. Por otro lado, también fue rehabilitada por César Portela la Casa Europa, una finca de estilo colonial. El parque ofrece un agradable espacio de paseo en el que nos podemos encontrar piezas de la arquitectura y escultura popular como hórreos o cruceiros junto con edificios de algunos de los arquitectos de más fama nacional e internacional.

8) Museo de Historia Natural Luis Iglesias (César Portela) 2009-2011

Museo de historia natural

Es un edificio longitudinal que juega con volúmenes cúbicos y se integra en el parque gracias a ello y a su color. Viene a dar cobijo a las piezas del Gabinete de Historia Natural que fundara en 1840 Antonio Casares.

9) Sede SGAE y Fundación Autor (Antón García Abril) 2005-2007

Sede SGAE

Se trata de un edificio longitudinal que se adapta a la calle con la que colinda y que presenta un espacio trasero semiabierto que constituye un homenaje al material por excelencia de la arquitectura gallega: el granito. Se puede decir de él que tiene valores escultóricos en su construcción, sencilla pero sorprendente a la vez y que conecta con la arquitectura prehistórica gracias a grandes bloques de granito apoyados entre sí dando sensación de inestabilidad con sus formas irregulares. Por el lado de la calle la fachada se cierra con vidrio impreso.

10) Escuela de Altos Estudios Musicales (Antón García Abril) 1998-2001

Centro de Altos Estudios Musicales

Es un edificio con planta cuadrada y recubierto de planchas de granito cortadas toscamente y con las marcas de corte vistas, tan solo abierto al exterior por el dintel de entrada, los vanos verticales y una hendidura en una de sus fachadas.

Como no podría ser de otra forma, la organización interior vino dictaminada por la acústica necesaria para el fin del edificio.

11) Centro de Altos Estudios (César Portela) 2000-2002

Centro de Altos Estudios

Su forma de cubo, que lo hace dialogar con la cercana Escuela de Altos Estudios Musicales, y sus materiales (piedra, acero y vidrio principalmente) hacen de él un edificio muy racional pero no exento de belleza. La entrada es el único espacio que rompe la forma cúbica con un dintel sobre el que se abre en una de sus fachadas una galería vítrea que permite la entrada de luz al interior.

12) Ciudad de la Cultura (Peter Eisenman) 2001-2011 (Obras menores en proceso)

Ciudad de la Cultura

Como colofón, aunque fuera de este recorrido, no nos podíamos olvidar de la Ciudad de la Cultura, quizás el más faraónico de todos los proyectos acometidos en la ciudad. Situada en la cima del Monte Gaiás, su silueta domina Santiago desde lo alto, pero con una gran sintonía con su espacio debido a las formas curvilíneas de sus edificios, que simulan los desniveles propios de un monte y el perfil de las vieiras, usando para el recubrimiento de las fachadas la local piedra cuarcita.

Las ondulaciones de la Ciudad de la Cultura se ven interrumpidas por grandes espacios a modo de calles y plazas que configuran el urbanismo del proyecto.

Por poner un pero al proyecto (además del presupuestario y de la dificultad de mantenimiento) podemos citar las Torres Hejduk, un homenaje de Eisenman a este arquitecto fallecido en 2000, y que ya proyectó estas torres para otro espacio de la ciudad. Sin embargo en lo alto del monte sobresalen demasiado y rompen verticalmente la ondulación del terreno y unión entre este y los demás edificios.

Ciudad de la Cultura - Interior museo

Sea como fuere, la Ciudad de la Cultura pretende albergar un verdadero centro de conocimiento y de ideas albergando dentro de ella la Biblioteca, el Archivo y el Museo de Galicia, además de otros servicios secundarios como oficinas, auditorio o zonas de lectura y descanso.

Como hemos visto, Santiago de Compostela tiene más atractivos que visitar aparte de su magnífico centro histórico y pasear por sus edificios más actuales puede ser una interesante opción para ver algo distinto a las habituales estampas de la ciudad.

Artículos relacionados

Los grandes proyectos culturales paralizados en España

(*) Imágenes: Luis M. Navarro y Wikimedia Commons.