Volvemos con una nueva entrega de nuestra sección “Fuera de ruta” en la que os proponemos lugares interesantes para visitar y que, en algunas ocasiones, no son demasiado conocidos. Siempre tratamos de haceros propuestas que nos han gustado personalmente y en esta ocasión os quiero proponer una ruta que hice el pasado mes de agosto y que puede hacerse en un par de días, especialmente si os encontráis en las provincias de Zamora o Salamanca.

Se trata de la región de los Arribes del Duero, el pueblo de Miranda de Duero y la ciudad de Braganza.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

El primer día visité en coche (desde Zamora hay unos 60 km.) los arribes del Duero y el pueblo portugués de Miranda do Douro.

Arribes del Duero

arribes-duero

Vistas de Arribes del Duero, Zamora. (*)

Este territorio se encuentra situado en las márgenes españolas del río Duero, una vez que ha rebasado la confluencia del río Esla. En ella el Duero ha producido sobre la penillanura una profunda incisión, fruto de una erosión milenaria, que en algunos puntos han probado desniveles de hasta 400 m de altitud entre ambas zonas. Se trata por tanto del conjunto de cañones más extenso y de mayor profundidad de toda la Península.

crucero-arribes-duero

Crucero a su paso por Arribes del Duero, Zamora. (*)

La primera parada para contemplar unas excelentes panorámicas de los arribes es en los municipios zamoranos de Fariza y Fermoselle. En la ermita de Fariza encontramos un paseo con diversos miradores acondicionados para admirar y pasear por los acantilados. No dejéis de visitar Fermoselle. Un pequeño pueblo en un entorno privilegiado. En otoño y primavera los matices del paisaje cambian completamente y son también épocas en las que merece la pena acercarse a los Arribes (sin embargo el invierno es muy frío para realizar esta ruta).

Continuamos con nuestro viaje y a escasos kilómetros, en la frontera con Portugal y a la entrada de Miranda nos encontramos el embarcadero del crucero en catamarán por los arribes. El viaje no es muy económico (16 euros) pero la visita dura más o menos hora y media e incluye una degustación de oporto y una exhibición para conocer algunas de las aves rapaces más abundantes de esta región (se trata de un hábitat único para especies como la cigüeña negra o el águila real. El viaje fue muy agradable en el catamarán ecológico y una guía nos fue explicando la historia geológica, la fauna y flora de la región. Os aconsejo llevar a mano los prismáticos.

Pozo de los Humos

Pozo de los Humos, Salamanca. (*)

Muy recomendable visitar el Pozo de los Humos (en la provincia de Salamanca) que no se encuentra en la ruta del crucero pero merece la pena ya que se trata de una de las más espectaculares cascadas de toda la Península, con más de 50 metros de caída.

Miranda de Duero (Miranda do Douro)

Fachada de la catedral. Miranda de Douro.

Fachada de la catedral de Miranda do Douro, Región de Braganza, Portugal. (*)

Tras realizar el crucero por los arribes nos acercamos en coche al centro de Miranda do Douro, un pueblo dedicado al comercio minorista y al turismo, y que destaca por la elaboración de textiles del hogar y artesanía a un precio muy económico (aprovechamos también para realizar algunas compras, hay muchas tiendas y el trato al cliente es muy amable).

Catedral Miranda do Douro

Interio de la Catedral de Miranda do Douro. (*)

Los restaurantes mirandeses también son famosos por su ternera, su bacalao y porque realizan menús muy suculentos a precios muy razonables. Importante: no olvidéis que en Portugal se come mucho más pronto que en España. Os recomiendo el restaurante “El Mirandés”.

Por la tarde visitamos la Catedral de Miranda, un excelente ejemplo del barroco portugués. Se encuentra en la zona alta del casco histórico de la ciudad, frente a las ruinas del Palacio Episcopal y la muralla prerrománica.

Braganza (Bragança)

El destino de la segunda jornada de mi ruta fue Braganza. En este caso el viaje comenzó en Puebla de Sanabria (Zamora) que está a apenas 41 km. de Braganza. La carretera desde Puebla de Sanabria (por Rihonor) no es apta para conductores noveles (uno se pregunta cómo pueden seguir existiendo carreteras así) pero forma también parte de la experiencia del viaje y podemos parar a admirar el precioso entorno y la arquitectura popular de Rihonor de Castilla, en plena frontera con Portugal.

Al igual que en Miranda, en Braganza se pueden comer buenos menús por apenas 8 euros y la especialidad es el bacalao. Si os gusta el vino tenéis que probar el “Viño Verde”, un vino blanco delicioso típico de la zona.

castillo-braganza

Castillo de Braganza, Región de Braganza, Portugal. (*)

En cuanto a monumentos para visitar en Braganza por su puesto hay que mencionar su castillo iniciado en el S. XII. El castillo puede visitarse (la entrada son 2 euros por persona y abre todos los días, excepto los lunes) y recorrer sus torres y adarves almenados. Su interior alberga un museo militar con una amplia colección de armamento, uniformes, etc. Destaca la Torre del Homenaje con más de 33m. de altura.

murallas-castillo-braganza

Murallas del Castillo de Braganza. (*)

Rodeando al Castillo podemos disfrutar de la Ciudadela, la antigua ciudad amurallada donde podrás disfrutar de la arquitectura medieval caminando por sus calles empedradas.

Braganza tiene un interesante conjunto de iglesias barrocas (me recordaron mucho al barroco gallego del XVIII). Destacamos iglesias como La Se, Santa María, San Vicente o San Francisco.

Inlesia de la Sé. (Braganza)

Iglesia de la Sé, Braganza, Región de Braganza, Portugal. (*)

Muy interesante visitar la “Domus Municipalis” se trata de un enigmático edificio (una especie de palacio o sala de reuniones y una cisterna para el agua) del S. XII que constituye un ejemplo único de arquitectura civil románica en la Península Ibérica.

Artículos relacionados

Fuera de ruta: Setenil de las Bodegas

Fuera de ruta: Granadilla (Cáceres)

Fuera de ruta: Qué ver cerca del Vaticano

Fuera de ruta: El Museo Arte Público de Madrid

(*) Imágenes: Ana Vidal.