lalique

René Lalique, Libélula. (*)

Continuamos con nuestro viaje en el tiempo a través del Museo de Art Nouveau y Art Deco Casa Lis de Salamanca. En este caso vamos a conocer las colecciones que alberga y que lo han hecho merecedor de una mención europea como mejor colección pública de artes decorativas del período Art Nouveau y Art Deco.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Como ya os comentamos en este artículo, el origen de este museo está en las colecciones del anticuario Manuel Ramos Andrade que a comienzos de los años noventa decide donar toda su colección privada a la ciudad de Salamanca. Para ello se creó una fundación y se pensó en buscar una sede apropiada que no podía ser otra que el antiguo palacete de Miguel de Lis, para el cual se buscaba una finalidad cultural.

La colección

Tras una compleja reforma arquitectónica y una adecuación museográfica y diseño expositivos (dirigidos por el propio Ramos Andrade) el museo abrió sus puertas en 1995 mostrando una excelente selección de piezas, las más relevantes de la extensa colección.

Lo interesante de la colección de Ramos Andrade es que decidió ceñirse, casi en exclusiva, a las artes decorativas de dos períodos muy concretos como son:

  1. El Art Nouveau (conocido en España como Modernismo).
  2. El Art Decó.

Por tanto cronológicamente hablando nos encontramos con piezas que van desde finales del S. XIX hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Ramos Andrade fue además un coleccionista muy inteligente que supo estar en el lugar y momentos indicados y obtener las piezas de mayor calidad y en mejor estado de conservación.

Las colecciones se exponen de acuerdo a sus materiales y a sus usos. Vamos a repasar algunas de las más importantes:

  • Colección de porcelanas y esmaltes: se trata de la colección más internacional del museo con piezas francesas de Limoges o Sèvres, alemanas de Baviera y Turingia, inglesas de la Compañía Minton, piezas de Bohemia, italianas de Lenci y Capodimento, o de los talleres españoles de Benlliure y Serrá.
  • Colección de Bronces Viena: a finales del siglo XIX un grupo de escultores austriacos popularizó la creación de miniaturas decorativas en bronce con tres temas muy en boga en la época: el erotismo, los animales (no olvidemos que en esta época se abrió en Viena el primer zoológico) y los temas exóticos orientales que procedían de las colonias.
  • Colección de vidrios: el museo dedica varias salas a exponer algunas de las obras maestras de la escuela de Nancy, sobre todo de su fundador el famoso vidriero Emile Gallè, obras que se caracterizan por el colorido y por la complejidad técnica del vidrio soplado doblado y grabado al ácido. También tenemos que destacar las obras de los hermanos Daum, las jarras de Schneider, obras de los talleres de Myra Glass, Kralitz, de Ernest Sabino o del joyero René Lalique en su etapa más Deco. El vidrio Art Deco se caracteriza por la mezcla de la pasta de vidrio con arsénico y por la esquematización geométrica de la decoración, influencia de la Vanguardias Históricas.
  • Colección de pinturas: aunque la pintura no es la protagonista de este museo debemos destacar una amplia selección de pinturas de Celso Lagar, pintor expresionista salamantino que se codeó con Picasso y Modigliani en París; y de Federico Beltrán Massés , pintor español de origen cubano que se convirtió en los años veinte en el gran retratista de las “femme fatale” de la Costa Azul francesa.
  • Colección de joyas: es probablemente la colección de joyas la que mejor refleje el nuevo ideal de mujer según los cánones modernistas. La colección es muy completa, desde rolex del S. XIX de oro, obras del joyero Carl Fabergé (entre ellas un huevo), la famosísima libélula de Lalique o broches y colgantes del catalán Lluis Masriera.
  • Criselefantinas: se trata de una de las colecciones más importantes del Museo. La palabra criselefantina procede del griego clásico y significa escultura de oro y marfil. A finales del siglo XIX comienza a popularizarse la realización de una serie de pequeñas esculturas, generalmente femeninas, realizadas en marfil procedente de los stocks de las colonias y bronce esmaltado y pintado con pintura en frío. En el museo pueden encontrarse esculturas criselefantinas de autores como Roland Paris, Ferdinad Preiss, Claire Collinet y sobre todo del más importante escultor de criselefantinas del mundo: Demetre Chiparus. La Casa Lis reúne la colección más importante de obras de Chiparus. Se trata sobre todo de representaciones de actrices y bailarinas de los ballets rusos de Diaghilev.
  • Esculturas de Karl Hagenauer: el Museo expone en una sala una serie de esculturas del artista vanguardista Hagenauer, que se había formado en La Bauhaus. En sus piezas, de diseño estilizado y geométrico, se reflejan temáticas innovadoras, como la estética del cine y la música norteamericana del momento. También tiene gran influencia en su obra el arte primitivo africano.
  • Colección de muñecas: la colección de muñecas antiguas y juguetes de Ramos Andrade está considerada como una de las más importantes a nivel mundial. Destaca la extensa colección de muñecas francesas de porcelana, de casas como Bru, Jumeau, Gaultier.
  • Otros: no os vayáis del museo sin conocer a las bellezas de baño, los muebles modernistas que se exponen en el salón de la Casa y los “caracteres”.

Actividades

Por último nos gustaría recomendaros las actividades culturales que tienen lugar durante el verano en la Casa Lis. Por ejemplo, Las Noches de Lis, una serie de conciertos de música de jazz o de cabaret que tienen lugar algunas noches veraniegas en la terraza del museo, ubicada en los antiguos jardines.

(*) Imagen de Portada: sprklg. Creative Commons License.