Centre Cultural Born

Puerta de acceso al Centre Cultural Born de Barcelona

El otro día tuve la ocasión de visitar el Born Centre Cultural, un nuevo espacio museográfico recién inaugurado en la ciudad de Barcelona. Se trata de un lugar único en que poder disfrutar al mismo tiempo de la arquitectura del hierro del siglo XIX y de un yacimiento arqueológico sorprendentemente bien conservado.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

La verdad es que ha sido una inauguración largo tiempo esperada, pues ya hacía muchos años que se había empezado a trabajar en este lugar y éramos muchos los que estábamos impacientes por poder ver por fin el resultado. Personalmente, este lugar siempre me había fascinado (hace tiempo tuve ocasión de verlo antes de su acondicionamiento definitivo) y confieso que el resultado final no me ha decepcionado en absoluto.

Un pequeño fragmento de la historia de Barcelona

Este lugar consiste básicamente en un mercado del siglo XIX en cuyo interior apareció un yacimiento arqueológico en un excepcional estado de conservación. El yacimiento –compuesto por una barriada de la ciudad de Barcelona de finales del siglo XVII y principios del XVIII, con sus calles y sus casas perfectamente conservadas– fue primero el campo de batalla del sitio de Barcelona de 1714 y, posteriormente, el lugar donde se erigió una gran ciudadela que controlaba la ciudad.

born-centre-cultural

Interior del Centre Cultural Born

Fue precisamente la construcción de esta ciudadela la que ha permitido que estos restos lleguen hasta nuestros días tan bien conservados, pues formaba parte de su sistema defensivo una gran explanada a su alrededor. Para construir dicha explanada fue necesario destruir el barrio que allí se erigía y allanar el terreno. Las casas fueron derruidas hasta cierta altura y todo el barrio colmatado con tierra y arena para poder allanar la superficie: el resultado ha sido “una foto fija” de cómo era el barrio a principios del siglo XVIII.

Ahora, una vez que el barrio ha sido desenterrado, tenemos el privilegio de observarlo bajo una cubierta de lujo: la del Mercado del Born (1876), la primera gran arquitectura del hierro realizada en Barcelona. De hecho, este mercado fue erigido dentro del proyecto de reocupación del espacio de la ciudadela, pues esta ya había sido demolida.

El Born Centre Cultural

exposicion-permanente-born

Objetos expuestos pertenecientes a la colección permanente

El Born Centre Cultural ha quedado configurado como un espacio abierto de libre acceso, ya que para entrar en él no es necesario el pago de ninguna entrada. Con sus puertas siempre abiertas, el mercado se integra en los flujos de circulación de los viandantes y queda como una zona de paso de más. Ahora bien, si lo que se desea es visitar alguna de las dos salas de exposición o bajar al yacimiento, entonces sí es necesario adquirir una entrada. Aparte, el centro cuenta con una tienda-librería, una cafetería y una sala polivalente.

Para visitar el yacimiento es necesario unirse a las visitas guiadas que ofrece el centro, ya que la visita por libre no está permitida. Si se desea entender e interpretar el yacimiento no hay otra alternativa, ya que la información que se ofrece en cartelas y pantallas sobre el yacimiento (perfectamente visible desde la parte alta) es bastante escasa. Es mucho lo que se sabe sobre el antiguo barrio y sus vecinos, ya que la documentación escrita es abundante, así que la visita es altamente recomendable.

Yo soy de la opinión de que la historia tiene que ser objetiva y no una herramienta al servicio de determinados intereses.

Como se decía, cuenta con dos salas de exposiciones: una temporal y otra permanente. La exposición permanente, “Barcelona 1700. De las piedras a las personas”, recoge los materiales encontrados durante las excavaciones arqueológicas (muy abundantes y en muy buen estado de conservación) y a través de ellos nos cuenta cómo era la vida cotidiana en la Barcelona del siglo XVIII. Es una exposición muy interesante, ya que en pocos sitios podemos conocer el pasado con tanto detalle y a través de tal abundancia de materiales y en tan buen estado de conservación.

La exposición temporal que hay en la actualidad es “¡Hasta conseguirlo! El sitio de 1714”, que recrea el sitio de Barcelona y que acabó con la batalla del 11 de septiembre de 1714. Esta exposición forma parte de la celebración del tricentenario de dicha batalla que tendrá lugar el próximo año. El montaje, aunque un poco teatral, es muy interesante y recrea con detalle lo acontecido, el problema es la lectura excesivamente politizada e interesada que hay de los hechos históricos. Yo soy de la opinión de que la historia tiene que ser objetiva y no una herramienta al servicio de determinados intereses.

Más allá del significado político que pueda tener para alguien este lugar, lo cierto es que merece la pena ser visitado y disfrutado, ya que se trata de un espacio único y de gran belleza que reúne en un único lugar diferentes fragmentos de la historia.

+ Info: Born Centre Cultural