Castell-de-Palamos

Hoy os proponemos un día de arqueología y playa en Palamós, una localidad situada en la Costa Brava, en la comarca del Baix Empordà y a unos 47 kilómetros al este de Girona. Se trata de una región de gran belleza, tanto en la costa, caracterizada por sus pequeñas calas y sus playas rocosas, como en el interior, donde se encuentra el Parque Natural de Les Gavarres. Este, que está muy cerca de Palamós, os ofrece alternativas para completar el día: podréis disfrutar de su naturaleza y de su patrimonio artístico y arqueológico (¡en su interior se han conservado más de 40 monumentos megalíticos!).

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

El Castell de Palamós

Mpa de la Playa de Castell Palamós.

Mpa de la Playa de Castell Palamós.

Un poco al norte del pueblo de Palamós encontraréis la playa del Castell: una cala rodeada de un bosquecillo y de prados y en uno de cuyos sus extremos se encuentra el yacimiento arqueológico del Castell de Palamós. Se trata de un yacimiento ibérico que data del silgo VI a. C.

Lo primero que cabe destacar de este yacimiento es su emplazamiento sobre una pequeña península que se adentra en el mar. Esta hace del lugar un sitio idóneo estratégicamente, ya que reúne las condiciones perfectas para poder controlar y defender fácilmente el lugar.

La economía de este poblado se basaba principalmente en el comercio con Ampurias, enclave situado a unos 40 kilómetros al norte y que fue un importante centro comercial en el Mediterráneo Occidental. De este modo, la economía de este yacimiento, así como de otros muchos que rodean la ciudad de Ampurias, hay que entenderla dentro de la red comercial que rodeaba el puerto ampuritano. Éste funcionaba como centro distribuidor en una doble dirección:

  1. Hacia el interior, de las manufacturas que provenían de otros puertos.
  2. Hacia el exterior, de las materias primas provenientes del interior.

Testigo arqueológico de este hecho es el campo de silos con el que contaba la ciudad, que servía para almacenar el grano antes de su comercialización.

Mapa del Yacimiento de Castell de Palamós

Mapa del Yacimiento de Castell de Palamós.

Por otro lado, el poblado, que se concentraba en un primer momento en la parte más alta, se elevaba sobre un sistema de aterrazamiento que permitía ganar terreno para construir sobre la pequeña península. Éste se ha perdido en gran parte debido a los desprendimientos de roca que se han ido produciendo con el paso del tiempo, aunque todavía es visible en algunos puntos (especialmente hacia levante, en la parte de la cala Foradada). Otros restos que podemos ver de esta época son una cisterna para el almacenamiento del agua y restos de un templo con un pórtico de entrada.

Posteriormente, con la llegada de los romanos, el yacimiento sufrió una profunda transformación, ya que a diferencia de otros yacimientos ibéricos –que fueron abandonados en ese momento– Castell de Palamós se mantuvo como un núcleo habitado debido a su posición estratégica. Dicha transformación incluyó diferentes cambios: el poblado se amplía hacia el norte y recibe un nuevo sistema defensivo, se construyen torres que flanquean la entrada y se eleva una plaza porticada rodeada de comercios.

Por último, a lo largo del siglo I d. C., el deterioro progresivo de las estructuras y la llegada la Pax Romana, que hizo que este enclave estratégico dejara de ser necesario, provocó el progresivo abandonodel núcleo.

 Artículos Relacionados:

Un Mar de Historia: Matalascañas

Un Mar de Historia: Ampurias

Un Mar de Historia: Rota

Un Mar de Historia: Por la Vía Augusta hasta la Playa Waikiki 

Un Mar de Historia: Baiona

Un Mar de Historia: La Marbella Romana y Paleocristiana

Un Mar de Historia: Roses