La cerveza se ha convertido en parte indiscutible de nuestras vidas en muchos aspectos, el más importante tal vez sea como bebida socializadora. Podríamos decir que forma parte del patrimonio etnográfico y culinario no solo en España sino en todo el mundo.

Hay cervezas para todos los gustos y con nombres bastante variopintos. Sin embargo, algunos de ellos están inspirados en monumentos que generalmente están relacionados con su origen, su lugar de fabricación o la ciudad donde se fundaron.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Hoy vamos a conocer los monumentos que se esconden detrás de los nombres de las cervezas.

1. Cruzcampo

Templete de la Cruz del Campo, Sevilla.

Templete de la Cruz del Campo, Sevilla.

Es la cerveza por excelencia de Sevilla. Fue fundada en 1904 con el nombre de La Cruz del Campo y hasta comienzos del siglo XXI la fábrica continuaba dentro de la ciudad. Hoy sólo se conserva el edificio principal, donde existe un mosaico original de Gambrinus. Sin embargo, ¿de dónde viene el nombre?

El nombre se lo da un templete medieval que aún se conserva, el templete de la Cruz del Campo. Sus orígenes no son claros ya que la Hermandad de los Negros costeó un humilladero en esta zona a finales del siglo XIV, mientras que en la inscripción que aún se puede leer en el templete la construcción se atribuye a Don Diego de Merlo en 1482, si bien no se conoce si fue una mejora del anterior u otra edificación distinta. El templete es de estilo mudéjar y conserva parte de sus pinturas murales interiores que simulan sillares de piedra en la bóveda, y la epigrafía de la que anteriormente hablamos. En el interior se conserva un crucero que se suele atribuir a Juan Bautista Vázquez “el Viejo” y que, probablemente, vino a sustituir a una cruz de madera anterior a mediados del siglo XVI.

En origen estaba bastante alejado de la ciudad (hoy se encuentra inmerso en ella) y desde 1630 hasta 1873, era el último punto de un vía crucis promovido por Don Fadrique Enríquez de Ribera en 1521 y que se comenzaba en la Casa de Pilatos.

En la pintura regionalista andaluza es frecuente que te encuentres vistas de la ciudad en la que aparece en primer término este templete tal y como se encontraba en origen. Fue restaurado entre 2007 y 2008 con ayuda de Heineken, a quien hoy pertenece Cruzcampo.

2. Alhambra

Vista de la Alhambra de Granada.

Vista de la Alhambra de Granada.

Con este nombre no podía tener otra procedencia que Granada. Fundada en 1925 adquiere el nombre del famoso palacio nazarí de la ciudad, que hoy se ha convertido en el monumento más visitado de España. En el logotipo de la marca aparece los leones de la famosa y archirepresentada Fuente de los Leones.

Además de palacio tenía otras funciones como alcazaba y ha llegado en buenas condiciones hasta la actualidad gracias a que siempre ha estado en uso y habitado por alguien, lo que facilitó la conservación del edificio si bien hubo zonas muy deterioradas y perdidas debido a este mismo motivo. En el siglo XIX fue fuente de inspiración para los viajeros románticos, que encontraban en la Alhambra el orientalismo que tanto les atraía. Washington Irving se inspiró en este edificio para sus famosos cuentos (Cuentos de la Alhambra).

A partir de comienzos del siglo XX comenzaron la restauraciones científicas de la mano de Torres Balbás, trabajos son una constante en la actualidad para mejorar y devolver a su esplendor a la distintas salas.

En 1527 se iniciaron las obras del Palacio de Carlos V, obra de Pedro Machuca, y que sorprende por su forma, cuadrada con patio circular, y sus claras influencias italianas. A pesar de ser un encargo real , éste quedó incompleto y hasta 1923 no existe un proyecto firme para completarlo, fomentado por el propio Leopoldo Torres Balbás y concluido en 1958 por Francisco Prieto Moreno. Hoy es sede del Museo de Bellas Artes de Granada y del Museo de la Alhambra.

El Patio de los Arrayanes, el de los Leones, la Torre de Comares o la Sala de los Abencerrajes son sólo algunos de los espacio de este palacio que no deja indiferente a nadie y que brinda espectaculares detalles artísticos gracias a la decoración nazarí.

3. Legado de Yuste

Monasterio de Yuste, provincia de Cáceres.

Monasterio de Yuste, provincia de Cáceres.

Yuste es un arroyo y el apellido del pueblo de Cuacos y del Monasterio de San Jerónimo, en la región extremeña de la Vera. El edificio religioso se puede ver en la etiqueta de esta cerveza.

El Monasterio de Yuste nos lleva inexorablemente a tener que hablar de la abdicación de Carlos I de España en 1556, ya que fue el lugar elegido por el monarca para pasar sus últimos años de vida retirado de la vida política.

Su origen data de 1402 cuando se construye allí un cenobio que posteriormente es convertido en monasterio entre 1408 y 1414 con el patrocinio del Infante Don Fernando. El monasterio un edificio modesto y austero con una iglesia gótica y dos claustros. La escasez de espacio provocó que hubiera que levantar un pequeño palacete, llamado “Cuarto Real”, obra de Gaspar de la Vega siguiendo las indicaciones del propio rey. Su factura es también muy modesta y austera y está adosado a la iglesia para favorecer la asistencia del Carlos a los oficios sin que se viera más afectado por la gota. El emperador llegó en 1557 y murió el año siguiente. De hecho, pidió ser enterrado bajo el altar de la iglesia, aunque ya sabemos que posteriormente su hijo, Felipe II, llevó sus restos al monasterio de El Escorial.

4. La Cibeles

Fuente de Cibeles, Madrid.

Fuente de Cibeles, Madrid.

No hace falta presentar demasiado a esta fuente madrileña que entre la Calle Alcalá, el Paseo del Prado y el de Recoletos ha sido testigo mudo de la historia de esta ciudad y actualmente también da nombre a una microcervecería de Leganés y a su cerveza.

Fue diseñada por Ventura Rodríguez e instalada en 1782 aunque no en su posición actual sino frente al Palacio de Buenavista hasta 1895 en que se trasladó al centro de la plaza. Previo al traslado, Juan de Villanueva introdujo dos nuevas figuras al conjunto, un oso y un dragón que hoy se conservan en el Museo de los Orígenes de la ciudad, y ya mucho más tarde, los dos amorcillos de la parte posterior.

Hoy es una de las plazas más fotografiadas y transitadas por los turistas ya que muchos de los monumentos, museos y salas de exposiciones se encuentran cerca de ella, por lo que es un lugar de obligado paso en cualquier visita a Madrid.

5. Grimbergen

Abadía de Grimbergen.

Abadía de Grimbergen.

La historia de esta cerveza la debemos buscar en la fundación de la orden de los Padres Blancos en 1120 por parte de un predicador de nombre Norberto de Xanten, quien creó varias comunidades para luchar contra ciertas herejías que se estaban difundiendo en Bélgica. Este fue el origen de la Abadía de Grimbergen.

Los documentos más antiguos que se conservan sobre ella datan de 1132, aunque se cree que el edificio se construyó con anterioridad. Desde ese mismo siglo comenzó en la abadía la producción de la cerveza que lleva su nombre aunque hoy esté integrada dentro del grupo Carlsberg, tras pasar por el grupo Maes, quien fue la primera en comercializarla y Heineken.

La actual iglesia dedicada a San Servasio, lo único que se conserva de la abadía, data de 1660 y se considera uno de los mejores ejemplos del barroco religioso en los Países Bajos. Esto no evitó que la abadía se disolviera durante la Revolución Francesa, aunque fue restituida tras ella, (también cesó y regresó la actividad cervecera) momento en el que su iglesia comenzó a funcionar como iglesia parroquial. En el interior de la iglesia destaca el retablo mayor, de mármol negro y blanco con decoración de filigrana dorada además de varias esculturas, San Pedro y San Pablo, en el cuerpo principal y una Inmaculada, en el superior, que se relaciona con la pintura pintura central en el que se representa una Asunción. Sobre la sillería de coro, varias pinturas narran la vida del santo patrón de la ciudad al que también se le dedica la iglesia junto a San Pablo y San Pedro.

También se ha conservado su sacristía, forrada perimetralmente de muebles barrocos de madera y pintada al fresco en el techo en la que se ve a San Servasio subiendo al cielo rodeado de una corte de ángeles.

El lema de la cerveza “Ardet nec consumitur” (quemado pero no consumido) hace referencia a las vicisitudes que sufrieron los monjes (guerras, incendios, desamortizaciones…) pero que no les privó de continuar su trabajo. Es decir, la abadía siempre resurgía como el ave fénix del eslogan de la marca. Uno de estos eventos fue la revuelta del Señor de Grimbergen contra el Duque de Brabante que fue el detonante de la Guerra de Gimbergen que conllevó la ruina de la abadía.

6. Leffe

Abadía de Nuestra Señora de Leffe, Dinant, Bélgica.

Abadía de Nuestra Señora de Leffe, Dinant, Bélgica.

Hacia 1140, Enrique el Ciego recibe Leffe como feudo de manos de Federico Barbarroja y fue quien propuso el establecimiento de una comunidad de monjes en la ciudad dandóle la iglesia de Nuestra Señora y todas sus dependencias a Gerland, abad de Floreffe (la abadía matriz) quien envió a un prior para que la ocupara. La abadía de Leffe fue fundada en 1152 y tres años después se inaugura una nueva iglesia. Tal fue la importancia que adquirió que hacia 1200 es elevada de priorato a abadía. Al igual que la abadía de Grimbergen, entre sus funciones estaba la de dar hospitalidad a los peregrinos, por lo que la fermentación de una bebida saludable y reconstituyente que ayudara a esos viajeros no se hizo esperar.

El siglo XV supuso la ruina del monasterio que tuvo que soportar una epidemia de peste, una riada que deja en pie tan sólo unos pocos muros, y posteriormente se situó en primera línea de batalla entre las ciudades sublevadas de Dinant y Lieja contra el obispo Luis de borbón, siendo saqueada y quemada por Felipe de Borgoña.

A este periodo le sucedió uno de mayor esplendor, cuando se reconstruye la abadía gracias a generosas donaciones y al éxito de sus fábricas y molinos. El reinado de Carlos V y la combulsión constante del territorio hicieron que su producción decayera.

En 1604 se vuelve a reconstruir la abadía  pero durante la Revolución Francesa, la abadía y su cervecería fueron clausuradas y en gran parte destruidas. La vida monástica no volvió hasta 1929 tras un largo periodo industrial dentro de la misma, aunque hubo que esperar unos años más, hasta 1952, para que la tradición cervecera se retomara gracias al abad Nys y al cervero  Albert Lootvoet, quienes llegan a un acuerdo para recuperar las recetas originales. Actualmente es la Brasserie Interbrew quienes crean la cerveza siguiendo la receta original del siglo XIII.

7. Kloster Weltenburg

Abadía de Weltenburg en Kelheim.

Abadía de Weltenburg en Kelheim.

Es considerada, por algunos, la cerveza más antigua que se continúa fabricando ya que su fábrica comenzó a operar en 1050 el la Abadía de Weltenburg.

La abadía se funda en el siglo VII por monjes irlandeses o escoceses, ya que fueron seguidores de San Columbano de Luxeuil los primeros en establecerse en esta peninsula del Danubio, aunque posteriormente San Bonifacio lo transforma a la regla de San Benito y  es elevado a monasterio por el Duque Tassilo de Bavaria.

El aspecto actual se lo debemos a la intervención de los hermanos Asam, dos de los máximos exponentes de la arquitectura barroca bávara, quienes trabajaron en el monasterio entre 1716 y 1739. Su austero exterior se contrapone a la decoración interior, llena de mármoles de colores, columnas salomónicas, frescos y retablos dorados. Su iglesia es de planta ovalada, en cuya bóveda se encuentra un fresco que representa la Coronación de la Virgen, mientras que en la capilla mayor se levanta un retablo cuya imagen principal es San Jorge salvando a la princesa del dragón ya que la iglesia se encuentra bajo su advocación.

En 1803 sufre una desamortización que acaba con la vida religiosa hasta que se restituye en 1842 como priorato de la abadía de Metten y recuperando su status de monasterio en 1913.

Su cervecería es hoy regenta por Bischofshof Brewery Regensburg, aunque sus primeras menciones vienen de 1035, cuando se menciona en las necrológicas del monasterio que muere el maestro cervecero, y de hacia 1050, cuando se hace referencia en el Libellus Traditionum. Con la desamortización se cierra su fábrica hasta 1846 cuando los monjes la vuelven a recuperar.

8. Weihenstephan

Abadía de Weihenstephan.

Abadía de Weihenstephan.

Este monasterio bávaro le discute al de Weltemburg el título de ser la cerveza más longeva del mundo fabricada aún en la actualidad. Su pasado se pierde en la historia y los primeros documentos datan de una licencia de la ciudad de Freising en 1040 concedida al obispo Arnold para producir y vender cerveza, aunque se sabe que ya había una plantación de lúpulo previa a la cervecería conocida desde poco después del origen monástico, por lo que es probable que la producción comenzara antes.

La historia del monasterio comienza hacia el año 720 con la llegada de San Corbiniano, cristianizados de los bávaros, que funda la iglesia de San Esteban, aunque se pierde a comienzos del siglo VIII y es sucedido por una fundación, ya un monasterio, del obispo Hitto de Freising en el año 811, que primero se dedicó a San Vito y posteriormente a San Esteban y San Miguel siempre bajo la orden agustina hasta 1020 que se convierte en abadía benedictina.

En el año 955 los húngaros destruyen el monasterio, aunque no es la única vez que se tiene que reconstruir ya que fue llevado a la ruina en la Guerra de los Treinta años y por la Guerra de Sucesión austriaca contra España. A pesar de todas estas reconstrucciones, la historia de este monasterio, al igual que la de otros muchos, se ve trucanda definitivamente con la llegada de las tropas napoleónicas y la correspondiente secularización del territorio, lo que conllevó la desamortización del monasterio en 1803, donde se estableció una escuela agrícola, origen de la Universidad Técnica de Munich y Frisinga. En el momento en el que se clausura la vida religiosa del monasterio, la producción cervecera pasa al gobierno bávaro, quien la mantiene bajo el nombre de Cervecería de Estado Weihenstephan en colaboración con la Universidad Técnica desde 1921.

(*) Imágenes: Wikimedia Commons. Creative Commons License.