arte-y-canas-parasol-metropol

El pasado 29 de noviembre celebramos la quinta edición de Arte y Cañas, una iniciativa con la que pretendemos acercar la cultura al público en un ambiente agradable, distendido y lejos de los círculos oficiales, académicos y tradicionales. En esta ocasión el acto tuvo lugar en el café cultural La Mercería (Sevilla) y en las inmediaciones del antiguo mercado de la Encarnación, ahora Metropol Parasol. Durante la velada, realizamos un recorrido guiado por la novedosa arquitectura de las llamadas “setas de Sevilla” a cargo del Historiador del Arte Luis Miguel García Navarro. A continuación, ya en el café, Javier Albelo (Historiador del Arte), impartió la conferencia ¿Cómo disfrutar de un museo?  y, por último, iniciamos un debate acerca de la gratuidad de las actividades culturales, que contó con la participación del público asistente.

Ahora, queremos ofrecerte un resumen de la conferencia que impartió Javier Albelo, para que puedas leerla en caso de que no hayas podido asistir a la misma. Esperamos que sea de tu interés y que te ayude a disfrutar de los museos.

Conferencia

¿Vas a un museo y no entiendes nada o casi nada? Es normal, a todos nos sucede. Seguro que en más de una ocasión se han preguntado por qué ocurre esto y lo que es peor, se habrás preguntado si realmente merece la pena visitar un museo cuando la experiencia no es gratificante. Pues bien, en esta conferencia, trataré de explicarles algunas claves prácticas para visitar un museo y, sobre todo, para que lo disfruten; porque, como veremos más adelante, disfrutar del museo es un derecho del visitante.

Walter Benjamin y el concepto de aura

En primer lugar, quería hablarles sobre el concepto de aura. Puede parecer que hablo de un concepto esotérico, pero nada más lejos de la realidad. El concepto de aura aplicado a los objetos de arte fue acuñado por el filósofo Walter Benjamin en su libro La obra de arte en la era de su reproductibilidad técnica escrito en 1936 y, en él, venía a decir que gracias a la posibilidad de reproducir las obras de arte, éstas acaban perdiendo su singularidad. Yo le quiero dar una vuelta de tuerca a este concepto y para ello, voy a remitirme a una frase que podemos leer en este ensayo y que dice que el aura es “la aparición irrepetible de una lejanía por cercana que ésta pueda hallarse”.

Si tuviéramos que utilizar una frase que definiera cómo percibimos los objetos expuestos en un museo sería, en mi opinión, esta. Una obra de arte expuesta en un museo es exactamente eso: la aparición ante nuestros ojos de un algo muy lejano aunque como lo tenemos a veinte centímetros de nosotros, nos parece que está cerca. No nos engañemos, está muy muy lejos. Las circunstancias y las personas que lo crearon están muy lejos de nosotros.

La aparición irrepetible de una lejanía por cercana que ésta pueda hallarse

Por ejemplo, pensemos en un museo dedicado al antiguo Egipto y ahora pensemos que estamos ante el busto de Nefertiti o ante un relieve representando a Akhenaton o ante la Piedra Rosetta. Como usuarios del museo estamos a escasos centímetros de la obra, pero qué lejos están de nosotros geográfica, temporal y contextualmente. Pensémoslo detenidamente, imaginemos a un escultor, hace miles de años, realizando estas obras para representar al faraón, en cómo era la sociedad del momento, en qué condiciones se realizaron, de donde extrajeron los materiales o, por ejemplo, cómo eran las condiciones climáticas en ese momento.

akhenaton

Akhenaton, Nefertiti y sus hijas. Neues Museum, Berlín. Dinastía XVIII.

Textos y contextos

Habrás percibido que he mencionado en varias ocasiones la palabra “contexto”. Esta es otra de las palabras clave de los museos. Si lo piensas, un museo es un lugar en el que los objetos están fuera de su contexto original. Es posible que algunas obras hayan sido creadas para exponerse en determinados museos, pero no es lo habitual. Lo habitual es que las obras de arte hayan sido extraídas de su contexto original, a veces de manera pacífica, por ejemplo, a través de excavaciones arqueológicas o de adquisiciones y a veces a través de un expolio. Pensemos, por ejemplo, en los mármoles del Partenon de Atenas que se encuentran en el Museo Británico de Londres. Precisamente, una de las primeras personas que advirtió esta situación fue Quatrèmere de Quincy, un arqueólogo francés muy crítico con los expolios que llevó a cabo Napoleón en aquellos países que conquistó. Solo lo menciono como dato curioso, nada más.

Con todo esto del aura y de la descontextualización, lo que vengo a decir es que visitar un museo es una actividad muy compleja. Primero de entender y luego de disfrutar, aunque luego veremos que estas dos cuestiones están totalmente interrelacionadas, ya que no se puede disfrutar de algo que no se entiende.

Disfrutar del museo es un derecho del visitante

Ahora bien, como dijimos al principio, disfrutar de un museo es un derecho del visitante y así se recoge en la definición del Consejo Internacional de Museos (ICOM) cuando dice que un museo es: “una institución permanente, sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y abierta al público, que adquiere, conserva, estudia, expone y difunde el patrimonio material e inmaterial de la humanidad con fines de estudio, educación y recreo”.

Aquí tenemos nuestra tercera palabra clave: recreo. Vamos a recordar las palabras que ya hemos mencionado: 1) Aura, 2) Contexto y ahora 3) Recreación. ¿Se acuerdan del concepto de aura? ¿y del de contexto? Si alguien tiene alguna duda, aclaramos más. Por ejemplo, con la cuestión del contexto podemos diferenciar entre el “texto”, es decir, la pieza y el “contexto”, es decir, lo que rodea a la pieza. Por si así les resulta más fácil de entender.

Volviendo a la cuestión del “recreo”, del que habla el ICOM. ¿Alguien podría decirnos más o menos qué significa recreo? Seguramente me dirán que se trata de pasarlo bien, de una actividad de ocio. Sin embargo, aunque esto es cierto, yo quiero plantear otra posible definición la de recreo en el sentido de re-crear, es decir, volver a crear. Y justo en este momento es cuando realmente empezamos a saber exactamente cómo disfrutar de un museo, ya que en base a esto podemos establecer dos tipos de visitas al museo:

  1. El Paseo Estético o la visita sensorial.
  2. La visita documentada o la visita intelectual.

El paseo estético

En cuanto al paseo estético, éste suele ser el más habitual, es decir, paseamos por el museo sin conocimiento previo de las piezas y nos deleitamos o no con sus formas, colores, materiales, texturas, etc. En realidad podríamos decir que el paseo estético se base en contemplar los objetos y relacionarnos con la naturaleza. Por ejemplo, vemos una obra abstracta y vemos claramente que no tiene relación con la naturaleza a primera vista o vemos una obra realista y decimos que es más evidente esta relación. Es un tipo de visita que alude a los sentidos y no solo a la vista, sino al oído, al tacto, al gusto y al olfato. Todo dependerá del museo que visitemos, si es un museo del vino, en el que estarán más presentes el gusto y el olfato o si se trata de un museo de arte o de música, donde estaría más presente el sentido de la vista y del oído.

La visita intelectual

La otra visita es la documentada, es decir, aquella en la que nos preparamos un poco la visita. Leemos en la página web del museo, seleccionamos las obras que queremos ver, nos informamos un poco sobre la pieza, el autor y, otra vez, sobre su contexto. En mi opinión, esta opción siempre es la más recomendable, pero es verdad que a veces existe el problema de que no hemos tenido tiempo de prepararnos la visita. En ese caso, yo recomendaría hacer uso de audioguías o de visitas guiadas que nos ayuden a comprender las obras expuestas.

En cualquier caso, las dos visitas son necesarias y complementarias para comprender y disfrutar de un museo, porque el disfrute actúa en dos órdenes, el primero de ellos es el sensorial y el segundo de ellos es el intelectual. En ambos casos se produce la recreación y sólo podemos recrearnos en algo si conocemos o, mejor dicho, re-conocemos algo. Es preciso reconocer algo para entenderlo y disfrutarlo. Por eso siempre recomiendo a los visitantes de museos que primero se informen y luego se deleiten estéticamente con las piezas.

¿Empezamos entonces con esos trucos para disfrutar de un museo? ¿Empezamos con las claves prácticas y con las técnicas que nos ayudarán a hacerlo? Venga comenzamos.

Ya hemos dicho que lo primero es informarse un poco y una vez hecho esto os propongo estas técnicas que les van a ayudar muchísimo a entender y disfrutar del museo.

  1. La primera técnica de la que vamos a hablar es la de la descripción (solo o acompañado).
  2. La segunda técnica es la de los contextos que, a su vez, se divide en tres: museografía, edificio y urbanismo.

En cuanto a la primera técnica, vamos a hacer un breve ejercicio. Vamos a coger un bolígrafo y un papel y vamos a describir esta obra que voy a proyectar aquí. En un párrafo vamos escribir una breve descripción, lo que se nos ocurra, no hace falta que sea muy elaborado. Hay que dejarse llevar. Podemos hablar de las formas a las que nos recuerda, de los colores, de los materiales, etc. Una vez que hayamos terminado, hablamos con el compañero más cercano que tengamos y le leemos lo que hemos escrito.

lady-tenerife-martin-chirino

Sólo daré algunos datos sobre la pieza: Martín Chirino, “Lady Tenerife”, Grupo el Paso, 1972. Escultura de hierro pintado.

En cuanto a la segunda técnica, quiero que ahora nos fijemos en cómo está expuesta la obra:

  • ¿Tiene vitrina?
  • ¿Está sobre un pedestal?
  • ¿Está iluminada?

A continuación quiero que nos fijemos en dónde está expuesta:

  • ¿Está en un museo?
  • ¿Está en la calle?
  • ¿Puede ser acaso la calle un museo?

Por último, quiero que nos fijemos en dónde está ese museo o esa calle, ya que no es lo mismo un museo en Nueva York que en Nueva Delhi ¿no? Venga vamos a escribirlo y vemos qué conclusiones extraemos.

Ese extraño lugar llamado museo

cover

Si te ha interesado esta información, te recomendamos que adquieras el libro electrónico Ese extraño lugar llamado museo. Guía breve para disfrutar de tus visitas al museo. En él encontrarás mucha más información sobre cómo visitar y disfrutar de las visitas al museo, para que de verdad puedas llevarte a casa una experiencia enriquecedora.

Ver vídeo en Youtube

Ver vídeo en Youtube

Si estás interesado, puedes obtener más información dirigiéndote a esta página.

Artículos relacionados

¿Qué es un museo? 6 claves para saber qué es y qué no es un museo

Cómo visitar un museo. 5 claves prácticas

Cómo degustar una obra de arte en un museo 

Te regalamos un capítulo gratis de este ebook

(*) Imágenes: Nerea V. Pérez, Silvia Galván, Alisinwonder (imagen de portada) y Wikipedia Commons. Creative Commons License.