oposiciones

El sector público es una de las principales salidas laborales para un gran número de licenciados en Historia del Arte, Humanidades o Historia. La estabilidad, el sueldo y las condiciones laborales son los principales atractivos de trabajar para la Administración.

El ámbito educativo cuenta con una oferta mayoritaria (oposiciones al Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria, Profesores Técnicos de Formación Profesional, Enseñanza de Idiomas y Enseñanzas Artísticas), pero no debemos olvidar las oposiciones a museos, archivos y bibliotecas (Cuerpo de Conservadores de Museo; Cuerpo de Ayudantes de Archivos, Bibliotecas y Museos; Cuerpo de Auxiliares de Archivos, Bibliotecas y Museos) y diversos organismos públicos (CSIC, Secretaría de Estado de Cultura, etc.). Con menor porcentaje, encontramos también determinadas plazas relacionadas con la gestión cultural que salen a concurso-oposición en ayuntamientos, diputaciones y gobiernos autonómicos (Técnico en Gestión Cultural).

Enfrentarse a las oposiciones, requisito necesario para acceder al sector público (con excepción de determinadas bolsas de empleo y convocatorias), es realmente un reto. Actualmente estoy preparando oposiciones a profesor de secundaria en la especialidad de Geografía e Historia. Comencé a prepararme hace un año y medio y, aunque parezca tiempo suficiente, el camino a recorrer es muy largo y calculo que necesitaré algunos años más para estar realmente preparada.

Frustración, nerviosismo, estrés, impotencia por no poder abarcar todo el temario o sensación de pérdida de tiempo si no se logran los objetivos deseados son algunos de los sentimientos que solemos tener los opositores. Si tú también te encuentras en esta situación, los breves consejos que ofrezco a continuación te interesarán. Se trata de una serie de recomendaciones personales que pueden hacer más llevadera la rutina opositora, ya de por sí muy dura, y que personalmente me han resultado muy útiles. Espero que su puesta en práctica te pueda ayudar.

1. Sé constante

Una oposición es una carrera de fondo en la que cuenta el día a día durante un largo período de tiempo (la media suelen ser unos 5 años para las oposiciones de nivel A1). Además, en esta carrera no solo compites tú: miles de personas muy preparadas luchan también por conseguir un trabajo, así que la competencia es durísima. Solo los primeros consiguen la plaza, por lo que hay que esforzarse mucho y, sobre todo, no rendirse. Es necesario aprovechar cada momento de estudio siendo muy constante. Paso a paso y tema a tema verás cómo vas avanzando.

2. Organiza y planifica tu tiempo

Es fundamental organizarse bien, fijarse un horario y tratar de cumplirlo a rajatabla. Lo más habitual es estudiar unas 7-8 horas diarias entre semana, aunque cuando se acerca la fecha del examen, si es posible, lo normal es dedicar todavía más horas. También es muy importante planificar el calendario de estudio en función del temario y marcarse unos objetivos factibles.

Lo más importante en cuanto al tiempo de estudio no es la cantidad horas dedicadas, sino el aprovechamiento de las mismas. Por experiencia propia puedo decir que 5-6 horas rindiendo al máximo cunden más que todo un día delante del libro sin aprovechar el tiempo.

Personalmente, rindo mucho más estudiando en una biblioteca: para mí se ha convertido en una rutina que me ayuda a concentrarme y a hacer más llevadera la oposición. Mis primeros meses fueron un desastre, porque intentaba organizarme de mil formas sin conseguirlo y mi avance era muy lento. Tras varios intentos fallidos de enclaustrarme en mi casa, decidí que ya era hora de quitarme el pijama, tomar el aire y crearme un horario fijo. Así es como opté por ir siempre a la misma biblioteca.

3. Haz resúmenes y mapas conceptuales

Una forma eficaz de estudiar y repasar los contenidos es hacer resúmenes de los temas ya estudiados. Cuando tengas que retomar el tema, te será mucho más fácil con una síntesis donde hayas recogido las principales ideas.

4. Realiza ejercicios prácticos

La parte teórica es fundamental y sin ella tampoco seríamos capaces de resolver la parte práctica de los exámenes. El problema, sin embargo, es que los opositores tendemos a centrarnos en esta parte y a preparar menos los ejercicios prácticos de las oposiciones. Mi consejo en hacer muchos ejercicios de tipo procedimental (de acuerdo con las pautas de la convocatoria), que además sirven de repaso de los contenidos teóricos.

5. Consulta bibliografía y crea materiales personales

Elaborar temas originales mediante documentación y bibliografía especializada es muy importante. En ocasiones puede ser la diferencia entre presentar un tema del montón y uno que destaque entre los demás.

Los temarios de las academias suelen ser muy útiles, pero no es raro que estén hechos cada uno por un autor y sin demasiada coherencia unos con otros. En algunos encontramos cierta falta de rigor científico y en mi caso he llegado a localizar incluso erratas.

6. Deja los meses previos al examen para repasar

Abarcar la totalidad del temario es muy difícil, por no decir imposible. Por eso es importante centrarse en lo fundamental y, aunque no avancemos con nuevos contenidos, dedicar los últimos meses a un repaso exhaustivo de los contenidos estudiados.

7. ¡Atento a los plazos!

La primera vez que rellené una instancia para la oposición me llevó tres días de dedicación constante debido a la gran complejidad y a la falta de información. El pago de las tasas es un caso aparte: los empleados de las sucursales bancarias solían preguntarme que qué hacían con eso después de darles todas las instrucciones disponibles.

Mi consejo es que estés atento a los plazos, que leas bien la convocatoria, que preguntes todas tus dudas y que te asegures en el organismo donde presentes la instancia de que aportas toda la documentación necesaria y que la sucursal bancaria ha efectuado correctamente el pago. Ten en cuenta, también, que los plazos de reclamación suelen ser breves. Mira la web o los listados del organismo convocante frecuentemente.

8. Practica ejercicio regularmente

Una de las recomendaciones básicas para cualquier opositor es la de hacer ejercicio físico de forma regular, ya que es una forma de despejar la mente y aliviar las tensiones y el nerviosismo de la rutina. Es un arma muy eficaz contra la ansiedad.

También es muy importante dormir y descansar bien y comer de forma equilibrada y saludable. El estudio quema muchas energías. El chocolate y los dulces son básicos para mí.

9. Tiempo de ocio

Es fundamental que todos los días dediques tiempo a actividades de ocio y a desconectar. Te servirá para cargarte de energía, sobre todo en esos días en los que no se avanza, porque es mejor tomarse un descanso y proseguir en otro momento. Los fines de semana procura escoger un día en el que no estudies absolutamente nada y tómatelo de descanso total.

10. Intenta ser positivo

Es muy importante estudiar relajado y no agobiarse por alcanzar las metas. Aunque sea difícil, tienes que creer en ti mismo y pensar que el objetivo a lograr merece la pena el esfuerzo y sacrificio. Tienes que tomártelo como un trabajo, porque es la única manera de no desanimarse y de no sentirse frustrado por no tener un empleo.

¡MUCHO ÁNIMO!

No te pierdas esta gran oportunidad y suscríbete ya

Para saber más sobre oposiciones en el sector cultural no te pierdas nuestro próximo libro que saldrá a la venta en breve. Toda la información la encontrarás en nuestra web. Suscríbete ya, porque haremos una oferta exclusiva solo para suscriptores.

(*) Imagen: Bethany Legg. Creative Commons License.