El greco 2014

Para Toledo 2014 es un año lleno de eventos gracias a las propuestas culturales organizados para conmemorar el IV centenario de la muerte de El Greco. Con esta iniciativa se han organizado conciertos, exposiciones, simposios, publicaciones y se han abierto espacios que habitualmente no se encuentran accesibles al público. Todo para que el visitante disfrute de este pintor y conozca toda su producción desde que trabajó en Candia y hasta que murió en Toledo.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Sin embargo, dedicarle un año y una programación tan ambiciosa a un determinado artista conlleva una serie de “riesgos” que hacen que la visita a los espacios expositivos pueda no ser tan placentera como uno pudiera esperar. Por otro lado, un número mayor de visitantes hace tener más ganancias y que la pintura de El Greco llegue a muchas más personas puesto que, expertos o aficionados, se acercarán a deleitarse con las pinturas que han llegado desde Italia, Estados Unidos o de varios rincones de España.

Recientemente he tenido la posibilidad de ir a Toledo con un grupo de personas mayores por lo que mi visita estuvo condicionada por su grata compañía y, obviamente, te das cuenta de ciertos aspectos que cuando viajas solo o con pocas personas te pueden pasar totalmente desapercibidos.

No es mi intención hacer una crítica voraz, sino más bien advertir de una serie de pros y contras que tiene la organización de las exposiciones que se pueden ver.

Gestión de entradas

Lo primero que quizás deberías hacer es comprar las entradas online en la web de El Greco 2014 y reservar el día y la hora que más te convenga. Si tienes alguna duda, en la misma web encontrarás un número de teléfono en el que te suelen atender con rapidez, algo que no siempre ocurre cuando te enfrentas a este tipo de gestión.

Capilla de San José

San_José_El_Greco

El Greco, San José y el niño, 1607, Capilla de San José, Toledo. (*)

Es uno de los espacios que no te debes perder ya que normalmente se encuentra cerrado a las visitas al ser una capilla privada propiedad de los Marqueses de Eslava. En su interior hubo 4 pinturas de El Greco de las que quedan 2 (San José con el niño y La coronación de la Virgen), aunque las restantes se han traído a la exposición del Museo de Santa Cruz desde la National Gallery de Washington. Salvo esto el espacio se conserva prácticamente como lo vio El Greco.

La entrada está restringida a 15 personas cada 15 minutos, lo que es un tiempo considerable para observar todas las obras que se conservan con suficiente espacio para no molestar ni ser molestado a/por los demás visitantes.

En mi caso, llegamos antes de la hora que teníamos estipulada en nuestras entradas pero nos dejaron entrar una vez que se vació la capilla. Tuvimos que hacer, eso sí, dos subgrupos e ir entrando a medida que los visitantes abandonaban el edificio.

Monasterio de Santo Domingo de Silos el Antiguo

La_Trinidad_(El_Greco,_1577-1579)

El Greco, La Trinidad, 1577-79, Monasterio de Santo Domingo de Silos (El antiguo), Toledo. (*)

Fue el monasterio donde se enterró Domenikos Theotokopoulos, aunque sus restos ya no se encuentran allí. El Greco realizó el retablo mayor y dos retablos laterales. Del retablo principal, sólo quedan originales los dos Santos Juanes (aunque algunas de las demás obras las han traído también para la exposición El Griego de Toledo) y de los laterales la Resurrección de Cristo. La iglesia del monasterio es un espacio amplio pero también tiene un número limitado de entradas en cada turno (40 personas) por lo que la afluencia y la comodidad de la visita están aseguradas.

Podrás sentarte a contemplar el retablo en uno de los bancos, pero no te vayas sin pasar por el pequeño museo del propio monasterio, uno de los más antiguos de Toledo y el primero intramuros, ya que tiene obras tan interesantes como el testamento de rey Pedro I de Castilla.

Hospital Tavera

El_Bautismo_de_Cristo_El_Greco_version1609

El Greco, El Bautismo de Cristo, 1609, Hospital de Tavera, Toledo.

Bien merece la pena darse un pequeño paseo hasta el Hospital pasando por la gran Puerta de la Bisagra para ver el último proyecto que se le encargó al pintor cretense, aunque quedó inacabado ya que le sobrevino su muerte.

En la iglesia, además de ver el sepulcro del Cardenal Tavera, obra de Alonso Berruguete, podrás contemplar el Bautismo de Cristo, aunque no es la única obra de El Greco ya que en la sacristía se conservan la Sagrada Familia con Santa Ana, San Pedro entre Lágrimas, el Retrato del Cardenal Tavera y una bellísima escultura era la imagen central del sagrario.

No suele haber mucha gente para entrar y la iglesia del hospital es amplia. Si coincides con un grupo grande te recomiendo que esperes un poquito para acceder a la sacristía ya que merece la pena ver los cuadros y la escultura con tranquilidad.

El Expolio – Sacristía de la Catedral

El_Expolio_del_Greco_Catedral_de_Toledo

El Greco, El Expolio, 1577-79, Catedral de Toledo. (*)

Gracias a su reciente restauración en el Museo del Prado, podrás contemplar El Expolio casi como en su origen. Y digo casi porque el retablo que diseñó El Greco fue sustituido posteriormente por otro en 1798. Aun así, la viveza de los colores del cuadro ha vuelto a ser la original y sorprende a aquellos que vieron la pintura antes y después de la restauración.

Exposición Toledo Contemporánea – Centro Cultural San Marcos

Iglesia_de_San_Marcos,_Toledo

Iglesia de San Marcos, Toledo. (*)

Es una muestra interesante que ocupa la antigua iglesia de San Marcos, trazada por el hijo de El Greco. En ella se muestran una serie de fotografías inspiradas en los paisajes y en los personajes que se pueden ver en las obras del pintor.

Aunque es una buena exposición no suele haber muchos visitantes, por lo que no tendrás problemas en entrar, y la mayoría de los que se acercan a ella es porque son aficionados o profesionales de la fotografía. A pesar de esto yo te recomiendo que la visites porque es una buena forma de ver cómo artistas contemporáneos se acercan a El Greco a través de sus cámaras.

Exposición el Griego de Toledo – Museo de Santa Cruz

Triptico_de_Modena_El_Greco

El Greco, Tríptico de Módena, 1568, Galería Estense, Módena. (*)

Es la mejor y más ambiciosa exposición que se ha hecho de El Greco hasta la fecha, la primera en Toledo, en un museo cuyo marco arquitectónico es inmejorable, ubicándose la obras en las 4 galerías bajas del antiguo hospital.

A través de la colección expuesta puedes hacer un recorrido muy claro por las diversas etapas de su producción con obras tan interesantes como el Tríptico de Módena o el Retrato del Cardenal Fernando Niño de Guevara por citar dos ejemplos.

retrato-cardenal-el-greco

Retrato del Cardenal Fernando Niño de Guevara, 1597-1601, MET, Nueva York. (*)

Cuando reservas el horario de tu entrada verás que raramente vas a tener problemas para elegir una hora, algo normal cuando cada hora tienen cabida hasta 400 personas en las salas.

Cuando lo visité con mi grupo había, además de nosotros, unas 15 personas delante nuestra, otro grupo bastante numeroso de japoneses y una excursión de un colegio. Nos acercamos al personal de seguridad que había en la entrada que muy amablemente (no es ironía) nos indicó que debíamos ponernos en la cola a pesar de que lleváramos la entrada con la hora reservada.

No contentos con esto, había otra serie de grupos que querían acceder al patio del hospital para verlo o para visitar el resto de la colección, pero esto no estaba señalado y creó el desconcierto entre los que esperaban la cola. El segundo grupo que quería visitar el patio iba acompañado por una guía oficial quien se quejaba de que estuviera entrando mi grupo antes que el suyo ya que ella solo quería visitar el patio. Un desconcierto total, ya que, sino sabías lo que ocurría, parecía una excusa para pasar antes a la exposición y no al resto de espacios del museo.

Obviamente, la mayoría de personas que entraron a la vez con los diversos grupos, quisieron visitar la exposición en orden, lo que provocó el colapso de las primeras obras. Más que la sala de un museo parecía un escaparate en el que se ofertaba algo irrechazable, nada que ver con la tranquilidad, el tiempo y el silencio con el que se debe admirar una obra de arte.

Las paredes están pintadas de un tono dorado, al igual que las cartelas. Sin embargo, estas últimas son difícilmente legibles ya que las letras son pequeñas, alargadas y negras, por lo que el contraste con el fondo es escaso. Esto obligaba a las personas que no vieran bien a aproximarse a las cartelas, lo que contraviene las medidas de seguridad que impiden a los visitantes acercarse demasiado. Medidas de seguridad que, por otro lado, pasaban desapercibidas ya que apenas se ven las líneas que existen en el suelo y es frecuente que el personal de seguridad tenga que intervenir.

Quizás hubiera sido mejor poner más franjas horarias para seleccionar en el momento de realizar la reserva y fraccionar más la entrada de los visitantes para dar tiempo a que la primera sala se desaloje un poco.

En definitiva, es una excelente exposición pero con algunos detalles mejorables en cuanto a museografía, así que si te sucede algo similar te aconsejo que comiences por donde menos personas haya ya que una vez dentro puedes estar todo el tiempo que desees, y por supuesto, ya que estás en el museo, no te pierdas las salas de exposición permanente.

Capilla de Santo Tomé

entierro-conde-orgaz-el-greco

El Greco, El entierro del Señor de Orgaz, 1587. Iglesia de Santo Tomé, Toledo. (*)

La Capilla de Santo Tomé es uno de esos sitios que o bien te lo encuentras lleno o bien vacío (o casi) dependiendo de la hora. En los días anteriores a nuestra visita pasamos varias veces a distintas horas y, o bien había cola, o bien no había nadie esperando.

En el día de la visita llegamos minutos antes de que abrieran para asegurarnos no tener que esperar demasiado, y así fue, pudimos entrar todos casi al mismo tiempo, igual que un grupo de japoneses, por lo que habríamos en la sala unas 100 personas aproximadamente. El reducido espacio que hay para ver el cuadro “de cerca” hace que la capilla fuera un enjambre de personas que intentaban avanzar apretujadas. Si a eso le sumamos un grupo de japoneses ávidos de fotografiar el Entierro del Señor de Orgaz y, al menos, dos guías intentando explicar, tenemos la pesadilla de cualquier aficionado al arte. De nuevo estamos ante un caso de “pague usted y pase” en vez de primar la calidad de la contemplación artística.

entierro-conde-orgaz

Aglomeraciones frente a El entierro del Señor de Orgaz.

Es por ello que te recomiendo que hagas el mismo experimento que hicimos nosotros, pasar varias veces por la puerta para ver cuál es la afluencia en cada momento, que aunque no es infalible te puede dar una idea de cuáles son los horarios más frecuentados, aunque esto sólo lo podrás hacer si pasas en Toledo más de un día.

(*) Imágenes: Wikimedia Commons. Creative Commons License.