dama-elche

Dama de Elche en el Museo Arqueológico Nacional, Madrid. (*)

Desde Francia llega un telegrama por respuesta: “Ofrezca de Enero a Abril”. El texto encriptado venía a decir que Pierre Paris podía ofrecer entre 1000 y 4000 francos por la Dama de Elche.

Desde que Léon Heuzey, director del Departamento de Antigüedades Orientales del Museo del Louvre, vio la foto que le llegó desde Elche, se puso en marcha un plan para hacerse con el busto. Léon Paris, conservador del Louvre, adelantaría el dinero que más tarde daría el banquero Noël Bardac, dueño a partir de ese momento de la escultura, y que posteriormente donaría al Museo del Louvre.

El mundo científico mostró gran interés por el descubrimiento de la escultura, a partir de publicaciones en revistas y boletines. Entre ellos mencionamos a José Ramón Mélida, quien califica el busto como la parte superior de una escultura completa que representa a una mujer, opinión contraria a la de Pedro Ibarra para quien el busto, recordemos, representaba al dios Apolo. Fue el mismo Mélida quien, entre otros, mostraría su pesar por la venta de la escultura y su salida de España.

En el interior de la casa del doctor Campello, Pierre Paris no dudo en mostrar el prestigio que ya por aquel entonces tenía el Museo del Louvre. Campello escuchaba atento, aunque sin mostrar gran interés por el hegemónico museo. El siguiente argumento no fue rebatido: Pierre Paris ofrecía a Campello la suma de 4000 francos por el busto de la Dama de Elche, lo que venían siendo 5200 pesetas de la época.

El 18 de agosto se firma el contrato de venta de la escultura -14 días después de su hallazgo-, y el día 30 del mismo mes, inicia su viaje desde Elche hacia Alicante, pasando por Barcelona, desembarcando en Marsella, y poniendo rumbo final a París.

José Ramón Mélida califica el busto como la parte superior de una escultura completa que representa a una mujer

Mucho se ha escrito acerca del papel de Pedro Ibarra en la venta de la Dama de Elche, así como de la actitud de las entidades oficiales que no impidieron la marcha de tal descubrimiento arqueológico. Ibarra actuó como intermediario, pero bien es verdad que anunció del descubrimiento a toda entidad interesada.

Por otro lado, no se sabe hasta qué punto las instituciones oficiales sabían del interés de la escultura por parte del Louvre. En cuanto al doctor Campello, la propuesta económica de los franceses, y la falta de iniciativa y claridad por parte de los mencionados organismos provocarían la venta al Museo del Louvre. Sin pretender entrar en supuestos ni caer en especulaciones, la realidad es que aquí se jugo limpio, con un contrato de compraventa formalizado acordado entre dos partes, y sin incumplir ley alguna.

La escultura fue presentada en París por Léon Heuzey en la Academia de Inscripciones y Bellas Artes el día 24 de Septiembre de 1897, siendo conocida a partir de ahora como la Dama de Elche.

Referencias:

AA VV, Cien años de una Dama (catálogo de la exposición), Sala de exposiciones: Pabellón de Exposiciones del Parque Municipal (Elche), Museo Arqueológico Nacional (Madrid), 1997, Ministerio de Educación.

(*) Imagen de Portada: Francisco J. Díez Martín. Creative Commons License.