La Dama de Elche en el Museo del Prado

La Dama de Elche en el Museo del Prado.

La Dama de Elche seguía siendo un tema de conversación recurrente en determinados ambientes, y algún que otro periódico lanzaba una sugerencia de devolución altruista al gobierno francés. Pero no fue hasta 1935, casi cuarenta años después de su descubrimiento, cuando se dan los primeros pasos para la vuelta de la Dama de Elche a España.

Las primeras conversaciones ocurren entre Juan de Cárdenas, embajador español en Francia, y el Ministro de Educación Nacional francés, Mallarmé. Pero el asunto de la vuelta de la Dama de Elche no va más allá de lo extraoficial y terminaría por dejarse de lado por cuestiones que merecían mayor atención. Un año después estalla la Guerra Civil Española.

La Guerra Civil Española y La II Guerra Mundial

Tras tres años de tiroteo, comienza una correspondencia entre Francia y España, que terminaría el 21 de diciembre de 1940, con la firma del tratado de intercambio de una serie de obras de arte, entre ellas La Dama de Elche. Todo ocurre por una razón, y más allá del bien común y de la dolencia patriótica, por aquel 1940 estaban sucediendo las entrevistas entre grandes personalidades como Serrano Súñer, Ribbendrop y Hitler, por la posible entrada de España en el conflicto armado. Un hecho que supondría a Francia un obstáculo para sus pretensiones territoriales.

El gobierno de Vichy comenzó entonces una diplomacia de acercamiento a España para frenar los intereses territoriales de Franco, el cual aceptó de buen grado al conocer la negativa de Hitler ante sus peticiones. En respuesta y antes de la firma del tratado de intercambio del 21 de diciembre de 1940, el Mariscal Petain ordena el envío de un paquete desde el Museo del Louvre al Museo del Prado: La Inmaculada Concepción de Murillo, con una doble finalidad, adelantarse al tratado como gesto de buena fe y para agradecer a Franco su neutralidad en la II Guerra Mundial.

Pero no será hasta el 27 de junio de 1941 cuando se cierre la lista definitiva del Acta de Entrega, con las firmas de Ministro de Asuntos Exteriores de España, Serrano Súñer, y del Embajador de Francia, Pietri.

En dicha Acta de Entrega, Francia se comprometía entregar a España las siguientes obras:

  • La Dama de Elche
  • El Timaterio de Calaceite
  • Seis coronas de oro pertenecientes al Tesoro de Guarrazar
  • La Diadema de Ribadeo (posteriormente se ha descubierto que procede de Moñes, Asturias)
  • El lienzo de La Inmaculada Concepción de los Venerables de Murillo
  • La colección de escultura ibérica (un total de 34 esculturas)
  • 41 documentos pertenecientes al Archivo de Simancas

Por su parte, España entregaba a Francia:

  • Un retrato de Dña. Maríana de Austria de Velázquez
  • Uno de los dos retratos de Antonio de Covarrubias realizados por El Greco
  • La riña en la venta nueva, un tapiz del siglo XVIII a partir de un cartón de Goya
  • Dos dibujos de Antoine Carón, siglo XVI, Combate en el sitio de Milan y Casamiento del Delfín Enrique con Catalina de Medici.

El 8 de febrero de 1941 un total de 35 cajas que viajan en un vagón cruzan la frontera en Irún. El recorrido sigue hasta Barcelona, y finaliza al día siguiente en Madrid, siendo el convoy recibido por el Marqués de Lozoya, Director General de Bellas Artes, y Guinard, director del Instituto Francés. Las obras fueron escoltadas desde la Estación de Atocha hasta su traslado en el Museo del Prado.

Obras en el Museo del Prado

El Museo del Prado inauguró en la Sala Francesa una exposición donde el ciudadano de la época podía admirar las principales obras del intercambio traías desde el Museo del Louvre y el Museo de Cluny, una selección de piezas que hoy consideraríamos actitud vanguardista y contraria al academicismo, pero cuyo discurso expositivo era políticamente rancio: el arte como moneda de cambio del Estado. Lo mismo ocurriría el 24 de septiembre en Francia, en el Museo Vieux-Vichy, bajo la atenta mirada del Mariscal Petain que no quiso perderse tal acontecimiento.

En cuanto a la Dama de Elche, estaría en las salas del Museo del Prado como parte de la colección, hasta 1971, cuando ingresa en los fondos del Museo Arquelógico Nacional hasta la actualidad, siendo una de las piezas con mayor interés de la colección, tanto a nivel arqueológico como mediático.

Museo Arqueológico Nacional

Hasta aquí las idas y venidas de uno de los acontecimientos arqueológicos más destacados de finales del siglo XIX y principios del XX. En estos momentos, la exposición permanente del Museo Arqueológico Nacional se encuentra en los almacenes, a la espera de la próxima apertura del edificio. Muy pronto podrán admirar la reliquia que hasta hoy día es frecuente motivo de debate.

Si quieres más información sobre el descubrimiento de la Dama de Elche, los pormenores de su compra y venta, o más detalles acerca de las obras que se intercambiaron, te recomiendo que leas Cien años de una Dama (catálogo de la exposición).

Referencias

Cien años de una Dama (catálogo de la exposición), Sala de exposiciones: Pabellón de Exposiciones del Parque Municipal (Elche), Museo Arqueológico Nacional (Madrid), 1997, Ministerio de Educación.