descansar en el museo

Todos sabemos que si visitamos un museo durante mucho tiempo nos cansamos. El hecho de caminar durante el recorrido sin hacer pausas nos puede provocar agotamiento, y como consecuencia no disfrutas de tu visita como lo estabas haciendo cuando comenzaste. Una experiencia cultural de larga duración nos puede provocar incluso rechazo, por eso es fundamental realizar un descanso, tomarte el tiempo necesario para desconectar de lo que has visto y recargar pilas antes de comenzar de nuevo.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Una experiencia cultural de larga duración nos puede provocar incluso rechazo.

Ten en cuenta que cada vez son más los museos que nos ofrecen áreas de descanso; en muchos de ellos podemos encontrar zonas como jardines o cafeterías para poder descansar. En el Museo Sorolla de Madrid, los jardines de la antigua casa del pintor se nos presentan como un escenario idóneo tanto de bienvenida como parte del propio recorrido museístico, invitándonos al descanso para despejar la mente y seguir posteriormente con la visita.

Jardines del Museo Sorolla en Madrid

Jardines del Museo Sorolla en Madrid.

En primer lugar, es importante que reconozcas los síntomas del cansancio: este puede ser físico e ir acompañado de ciertos dolores (como los de pies y espalda), pero también puede serlo mental, impidiendo la concentración y la correcta percepción de aquello que observas.

Cafetería de la Tate Modern de Londres con vistas hacia el Támesis, el Puente del Milenio y los rascacielos de Canary Wharf

Cafetería de la Tate Modern de Londres con vistas hacia el Támesis, el Puente del Milenio y los rascacielos de Canary Wharf.

Si notas cualquiera de estos síntomas, es el momento idóneo para hacer una pausa. Un descanso siempre es fundamental cuando vamos a pasar un tiempo largo en el museo. Según el nivel de cansancio, puedes optar por hacer un alto en el camino en lugares de descanso en el interior de la misma sala o en los pasillos adyacentes; o si precisas de más tiempo, infórmate de si el museo cuenta con cafetería o áreas de descanso.

Ese extraño lugar llamado museo

cover

Este artículo forma parte del nuevo ebook que hemos escrito sobre cómo visitar un museo. Si deseas aprender a visitar un museo te mostramos cómo hacerlo y cuáles son las herramientas que tienes a tu disposición. No abandones el museo sin aprovecharlo al máximo, adquiere ya el ebook: Ese extraño lugar llamado museo. (YA DISPONIBLE EN AMAZON).

(*) Imágenes: Thomas Hawk, Son of Groucho y JR P. Flickr Commons. Creative Commons License.