wekbund

Con motivo del centenario del Deutscher Werkbund el Museo Nacional de Artes Decorativas en Madrid ha rendido un especial homenaje al grupo alemán por medio de una gran exposición que ha podido verse desde el 22 de mayo hasta el 29 de septiembre de este mismo año.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Múnich. Octubre de 1907. Doce artistas y doce compañías se unen para crear el Deutscher Werkbund.

¿Su labor?

Educar a la población a través de objetos bien diseñados y la arquitectura, tarea que en aquellos momentos se presentaba como algo difícil y delicado, y que hoy en día sigue presente en las mentes de aquellos que se esfuerzan día a día en hacer de la vida cotidiana y sus exigencias calidad, la calidad que sea válida para el ciudadano de a pie. Para todos por igual.

¿Su principio fundamental?

A través de un enfoque moderno, los máximos representantes y líderes, los máximos luchadores, tenían claro lo que querían, gritado por Henry van de Velde:

¡Que no haya nada que sea distinto de lo que realmente deba ser!; ¡que aparezca sólo en la forma en la que tiene que aparecer! (…) El objeto totalmente funcional, basado en los principios de una construcción racional y lógica, cumple la primera condición de la belleza

Lejos de quedarse en la superficie de una definición dirigida al Werkbund, el arquitecto Fritz Schumacher expresó en sólo tres palabras los objetivos del grupo:

La reconquista de una cultura armónica

No debe ignorarse el significado de dicho lema y las ansias que escondía. La necesidad de publicar, de gritar y transmitir un cambio en la sociedad, la ansiada búsqueda de bienestar en las paredes que han de rodear al hombre urbano, al ciudadano, al trabajador para el que el mundo contemporáneo vive. Dicho lema es la definición más acertada para definir los horizontes del Deutscher Werkbund. Es su “Menos es más” particular, (contando, por supuesto, entre sus filas con la figura de Mies van der Rohe).

Trabajo de calidad y de inspiración artística. La industria no ha de entenderse alejada del arte. Ambos son uno, son las dos naturalezas que componen al hombre. Es normal que aun hoy en día se siga temiendo este tipo de comportamiento que ansía encontrar una solución a los problemas que supone la gran tolerancia que hoy, y siempre, ha existido en torno al gusto y sus no siempre aceptables variables.

Es su ‘Menos es más’ particular, (contando, por supuesto, entre sus filas con la figura de Mies van der Rohe)

Calidad y Diseño

La calidad y el diseño únicamente destinados a satisfacer la cotidianeidad del hombre, a permitir que sea el esfuerzo de su trabajo recompensado en los pequeños detalles que se presentan ante su día a día. El Deutscher Werkbund, y años después de su fundación la Bauhaus, confirmaron la posibilidad de que dicho deseo se cumpliera. Tanto en el diseño industrial como en la arquitectura (aquí debemos mencionar la Colonia Weissenhof de 1927 en Stuttgart, diseñada por los más aclamados arquitectos ligados al Werkbund, y la Colonia Törten en Dessau proyectada por Walter Gropius entre 1926 y 1928 como algunos de los más importantes logros de ambos grupos), sus miembros tenían claro que había que dar lo máximo de cada uno para conseguir transmitir dichas exigencias. Sus exigencias personales se verían colmadas con dicho trabajo.

En 1915 Josef Poop defendía esta actitud:

Nuestro objetivo es proporcionar una lista bien ilustrada de precios de los más útiles, más sólidos y más bellos bienes producidos en masa”, que “se distinguen por el uso de buenos materiales, la mano de obra más fiable y formas funcionales

En la Actualidad

Lamentablemente, hoy está sucediendo todo lo contrario. Tanto en el mundo textil como en los demás ámbitos industriales se ha olvidado la importancia de la calidad en favor de un mayor dinamismo que acentúe las ansias de consumo por parte de la población, compitiendo de una manera voraz por medio de precios ínfimos que presentan objetos caducos, poco resistentes y ajenos a toda idea de “calidad”. Debido a esta actitud por parte de la industria, hoy en día los productos fabricados en masa y hechos con cuidado y esmero, a la manera de los del Werkbund, no existen para la gran mayoría. Se han convertido en objetos de lujo.

Nuestro objetivo es proporcionar una lista bien ilustrada de precios de los más útiles, más sólidos y más bellos bienes producidos en masa

Luminosidad, limpieza: calidad de vida. Lo que hoy se nos presenta muchas veces en las grandes ciudades como un lujo por el que debemos pagar un precio más alto de lo normal eran los mandamientos de un grupo de arquitectos que hicieron las veces de diseñadores cuyo afán se dirigió al trabajador más auténtico.

Colaboración:

Sofía Cuadrado

El legado pedagógico de Paul Klee en la Fundación Juan March

Mies van der Rohe y la Nueva Galería Nacional de Berlín (I)

Mies van der Rohe y la Nueva Galería Nacional de Berlín (II)