restauracion-dados

Rehabilitación de una de las salas.

El DA2 se ubica en la antigua prisión provincial de Salamanca (1927 – 1930), un lugar de reclusión y represión convertido ahora en un lugar de apertura, creatividad y libertad, desterrando el hermetismo de su antiguo uso. El hecho de que se trate de un espacio con fuertes connotaciones simbólicas va a condicionar el carácter expositivo de muchas de las obras ya que se han mantenido partes originales como el corredor de la cárcel con la reja y las puertas de las celdas, los antiguos patios, los muros de carga estructural y el aspecto primitivo de la fachada principal.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

La rehabilitación

El proyecto de rehabilitación, galardonado con el Premio Regional de Restauración y con el premio ARPA (Asociación de Restauradores del Patrimonio Arquitectónico) es obra del arquitecto Horacio Fernández del Castillo y de su equipo.

El objetivo era potenciar aquellos valores arquitectónicamente más valiosos del edificio original y eliminar las distintas aportaciones y obras de escasa calidad, con especial énfasis en facilitar una lectura clara al visitante de las transformaciones realizadas al conjunto mediante el contraste en las formas, materiales de fachada y cubierta, modificaciones de las ventanas de las antiguas celdas.

En definitiva, conseguir una correcta adaptación al nuevo uso museística habilitando también espacios para almacenes, administración del centro, espacios de uso interno, recepción, cafetería – restaurante, tienda, la ludotecas infantil, etc.

Las zonas del edificio de mayor valor y que por tanto se han potenciado son:

  • El bloque central en forma de T
  • El bloque exterior situado en la avenida de la Aldehuela y el material de sus cubiertas y fachadas
  • El resto de bloques del recinto se han modificado

Antiguos comedores

Se ha remodelado el bloque de los antiguos comedores para ubicar el restaurante y su simétrico en el que se han ubicado el salón de actos y la biblioteca. El antiguo módulo de mujeres se ha sustituido por un edificio de nueva planta de aspecto prismático que se destaca visualmente del edificio original. El interior de la totalidad de los edificios se he vaciado y sustituido sus forjados con el fin de alojar los espacios destinados a los usos expositivos.

Muros de cerramiento

En cuanto a los muros de cerramiento de la antigua prisión se han sustituido por unos recintos más permeables, que permiten las vistas desde el exterior. Los muros interiores que formaban los antiguos patios se eliminan para abrir estos recintos al exterior y se incorporan al espacio circundante al complejo. El patio principal se amplia hasta la valla de cerramiento exterior creando una plaza representativa de acceso. Destaca la pérgola que cierra el patio por el lado norte.

Edificio exento

El edificio exento tiene como función fundamental la de acceso y administración del conjunto. El edificio central de nueva construcción y sus extensiones situadas al este se destinan a exposiciones, mientras que las situadas al oeste se dedican a biblioteca y salón de actos (sur) y cafetería – restaurante (norte). Consta de dos plantas.

La galería

En el proceso de rehabilitación se ha mantenido uno de los elementos más importantes de la prisión: la galería de gran altura que conserva en voladizo la pasarela metálica intermedia, como elemento de división entre las celdas de ambos niveles, así como también la reja que separa esta sala central del vestíbulo que da acceso al patio. En este vestíbulo aparecen las escaleras gemelas de acceso a la planta superior. Las dos alas del edificio se comunican en la parte superior mediante una pasarela. Este espacio se ilumina mediante un lucernario.

Exterior e interior

Respecto al exterior, es bastante llamativo el tratamiento de las fachadas. En el pequeño edificio exento donde se ubica la recepción se ha mantenido el aspecto original: una fachada de hiladas de ladrillo enfoscado. En el resto del edificio los enfoscados se han pintado de un rojo brillante que señala las partes que han sido rehabilitadas y crea un contraste con los cuerpos de nueva construcción que se han pintado de un tono gris azulado.

Esto contrasta con el interior donde predominan los tonos claros y luminosos con el fin de crear espacios neutros y asépticos, fácilmente adaptables a cualquier tipo de exposición.