En la edición anterior te ofrecimos una visión general sobre el Capricho de la Alameda de Osuna en Madrid. Hablamos de:

  • La historia de el Capricho
  • Los propietarios
  • Las características del jardín paisajista

En esta ocasión, nos adentramos un poco más en esos bellos jardines madrileños y comentamos cada uno de los elementos arquitectónicos que podemos encontrar en su interior.

El diseño de los jardines de el Capricho

En el Capricho la arquitectura siempre se sitúa en segundo plano, pues tiene mucha más importancia el jardín. Sin embargo, el visitante podrá ir descubriendo a medida que pasea por él una serie de construcciones que no le dejarán indiferente. He aquí una pequeña descripción de las más destacables:

1) El Palacio

Palacio de la Alameda de Osuna

Se trata de un caserón antiguo que se fue remodelando con el tiempo hasta que se convirtió en el palacete que conocemos en la actualidad. En él intervinieron varios arquitectos: Mateo Guill, primer responsable de arreglos y reformas, Machuca y Medina fueron los que crearon el proyecto del palacete.

El Palacio contaba con dos crujías en escuadra, con fachadas de ladrillos y cajones de mampostería. De tres plantas de altura, contaba con dos escaleras. Una en la fachada principal y otra que daba al jardín. La Duquesa en todo momento estuvo al tanto de las obras, opinando sobre tonos y colores.

El edificio pasó de ser de dos crujías en escuadra a aprovechar una de éstas y construirse otro alrededor más o menos con planta cuadrangular con cuatro torreones en las esquinas y cuyo interior se conoce por los inventarios existentes. Posteriormente se realizaron nuevas transformaciones. La fachada que da al jardín tiene un peristilo de ocho columnas corintias y una doble escalinata de bajada donde se encontraba el conjunto escultórico del Laoconte. La fachada sur en cambio presenta una terraza que cubre el comedor y da al jardín más antiguo, el llamado de las Ranas.

El interior

En su interior, según los inventarios, destacaba una bodega, cocina, alcobas, despachos del mayordomo, del conserje y del jardinero mayor. El comedor principal, un sitio para tomar café, una alcoba y una escalera para subir a la planta superior. La sala de billar, dos patios, etc.

Las estancias estaban decoradas con gran lujo y ostentación: muebles nobles, colgaduras, pinturas, estampas inglesas, etc. En la sala de billar, la mesa contaba con tallas de madera donde venían representadas escenas de la tauromaquia y a los principales toreros del momento.

En la planta principal que pertenecía a la Duquesa situada en el Torreón noroeste destacaba el gabinete o sala redonda con mesas de caoba, cortinas de muselina, arañas de cristal, espejos, y algunos cuadros de Goya, etc. La Sala de Compañía o tertulia contaba con copias de las cámaras y logias de Rafael en el Vaticano y El gabinete de países con más obras de Goya. Estos espacios servían para comunicar con las habitaciones del Duque situadas en el Torreón del Suroeste. Luego estaban las recámaras de las criadas, la pieza del reloj que servía de comedor familiar, etc. La otra ala del edificio estaba dedicada a los hijos de los Duques de Osuna.

El Jardín

En el jardín del Capricho conviven tres tipo de jardines: el jardín francés, donde destacan una serie de parterres que dan a la fachada oeste del Palacio, el jardín italiano, que es la parte más antigua y mezcla setos con árboles y al lado de esta parte destaca el laberinto, realizado con laurel y siguiendo el esquema de tiempos de la Duquesa. El resto del jardín está concebido como un jardín paisajista inglés. En él abunda vegetación de todo tipo: almendros, encinas, olmos, etc.

Como hemos mencionado anteriormente, todo el diseño del jardín cuenta con una serie de pequeñas arquitecturas o caprichos, que lo enriquecen:

2) Plaza de los Emperadores

Exedra de la Plaza de los Emperadores

Realizada tras la muerte de la duquesa por Don Pedro de Alcántara, quien mantuvo el Capricho en perfecto estado. La reforma de la exedra fue realizada por Martín López Aguado, en concreto en la colocación de las esfinges y de un pedestal donde debía de descansar un busto de la duquesa que desgraciadamente fue robado. En dicha plaza destacan doce bustos de emperadores romanos y una exedra descubierta de planta semicircular.

3) Templete de Baco

Templete de Baco

En su origen estuvo dedicado a Venus, es una construcción de planta ovalada sobre un promontorio y consta de doce columnas jónicas y de una escultura en su interior del Dios Baco. Es uno de los caprichos más bellos de todo el jardín.

4) El Laberinto

Este elemento del jardín no era propio del jardín paisajista, sino más bien de época Renacentista o Barroca, donde tenía una fuerte carga simbólica. No se sabe si se realizó en época de la Duquesa. Parece más lógico pensar que fue realizado posteriormente, más asociado a su nieto pues en esos momentos existía una atracción por lo misterioso y esotérico. Era de grandes dimensiones, actualmente ocupa 6 mil m2 pero como se ha mencionado, no se han encontrado referencias a él.

5) El Abejero

Jardin_El_Capricho_Abejero01

Una de las construcciones más sorprendentes del jardín, se construye en la década de 1790-1800. Es una construcción única en su género de la que no se conocen antecedentes. Es un palacio para las abejas donde se encuentra un salón central en forma de rotonda corintia, con suelo de mármol italiano con ocho columnas de madera estucadas con capiteles dorados. Todo este espacio está cerrado por una cúpula de casetones con decoraciones vegetales y rosetones sobre un fondo azul porcelana.

Destacan a ambos lados de esta rotonda dos alas que terminan en pabellones de planta cuadrada donde se encuentran los paneles de abejas con trampillas metálicas. Lo más llamativo era sin duda su interior, donde en los pasillos interiores y a través de unos cristales se podían observar a las abejas en sus colmenas. También destacaba la escultura realizada por Pagnucci, vaciador de la Real Academia de San Fernando: cinco grupos de niños para la escalera, cinco jarrones para la caballeriza y vaciados de retratos de los hijos de los Duques.

6) Casita de la Vieja

Jardin_El_Capricho_Casa_de_la_Vieja

Esta casita está dentro de la tradición del paisajismo inglés. Escenifica la recuperación del mundo pastoril ligado al campo y a la tierra. Consta de tres plantas. La planta baja con dos habitaciones hexagonales era el llamado “gabinete del musgo” cuyas paredes contaban con una malla metálica que se recubría con musgo, algo bastante agradable para los calurosos veranos en Madrid. A través de una escalera de accedía a la habitación decorada en estilo pompeyano. Por otra parte destacaba una zona rústica pintada con trampantojos simulando una cocina de casa rural. A pesar de estar realizada por materiales pobres, el clima de Madrid, especialmente seco, ha contribuido a salvar el edificio. En el exterior cuenta con un huerto.

7) La Ermita

El_Capricho_-_Jardín_Artístico_de_la_Alameda_de_Osuna_-_47

Este tipo de construcciones eran típicas del paisajismo inglés. En ella habitó un ermitaño, Fray Arsenio que sorprendía a quienes visitaban el jardín. Vivió varios años hasta su muerte y fue enterrado en la misma ermita.

Es una construcción de planta rectangular dividida originariamente en dos por un tabique que separaba dos habitaciones, una de ellas simulaba una iglesia y la otra la habitación del ermitaño. En su exterior, destaca su fachada flanqueada por dos columnas estriadas, una puerta principal y dos aperturas que contenían campanas. En la parte superior existe medio rosetón. En un lateral hay un pórtico de madera. Todo está decorado a modo de ruina.

8) La Ría

Zona de la Ría 1870

No existió hasta 1798-1799, antes de estas fechas había un pequeño lago o estanque. Posteriormente se empieza a construir un nuevo ramal que llevaría directamente al Casino de Baile. En 1808 existe una descripción de un estanque grande con una isla en el medio de donde salen dos ramales que forman una ría de 3 pies de profundidad. Tiene una longitud de 450 m y una profundidad de 1m y fue una obra que supo aprovechar perfectamente los recursos hídricos de la finca y además proporciona al jardín de elementos como estanques, lagos, riachuelos y pequeñas construcciones.

9) Casa de Cañas

Jardin_El_Capricho_Casa_de_Canas02

Progresivamente en el jardín paisajista inglés se empieza a incluir construcciones chinescas por la fascinación que provocan durante este período. En el caso de la Alameda de Osuna se construye esta casita de cañas cuya cubierta y revestimiento exterior están formados por cañas con un dibujo geométrico que dota a esta construcción de un aire entre rústico y oriental. Esta construcción tiene un embarcadero que podía albergar una barca y cuyo interior está decorado con pinturas en trampantojo y otra habitación cubierta por un porche que servía para descansar o tomar algo.

10) El Casino de Baile

Vista de El Casino de Baile

Obra de Martín López Aguada, uno de los dos discípulos más importantes de Villanueva, es el lugar donde se celebraban las fiestas y los bailes. El edificio se levanta sobre un manantial y destaca la figura de un jabalí debajo de un arco mirando hacia el agua. Este manantial suministraba agua a todo el jardín. En su interior estaba decorado con espejos y un gran fresco. Contaba con una bóveda de casetón decorada con flores de yeso, muy similares al del Abejero y el cielo raso estaba cubierto por un lienzo pintado al temple, pintura atribuida a Juan Gálvez. La iconografía parece hacer referencia al zodíaco y se relacionan al exterior con los relieves de las ventanas que aluden a las cuatro estaciones. Anualmente celebraba la duquesa una fiesta con motivo de la visita de los Reyes.

11) La Vegetación

Como en todo jardín, lo más destacable es su vegetación, pues sin ella no sería un jardín. En el caso del Capricho, La búsqueda de plantas fue incesante, el enriquecimiento de flora y el interés por la aclimatación de nuevas especies, por conseguir semillas de plantas o intercambiar ejemplares ya conocidos. Se trajeron y buscaron plantas tanto en España como en el Extranjero.

Existen listas de plantas que demuestran la llegada de ejemplares desde Francia, Aranjuez o del Retiro. Destacaban las siguientes:

  • Perales luisabona
  • Manteca de Inglaterra
  • Bergamota suiza
  • Espadona naranja
  • Manzanas violeta imperial
  • Reineta de Inglaterra
  • Verruga
  • Espeniego de Aragón
  • Ciruela papadoca tardía
  • Temprana Nápoles, de Santa Catalina y de San Beltrán
  • Francesilla
  • Claudia negra y blanca
  • Albaricoque blanco tardío

La lista de plantas parece infinita, lo que demuestra el interés del intercambio de plantas con los Reales Sitios o la compra en viveros en Francia y Suiza. Las plantas se cultivaban y se multiplicaban en el invernadero.

Artículos relacionados

El Capricho: un Jardín Paisajista en Madrid (I)

Referencias

AÑÓN C, LUENGO M., El Capricho de la Alameda de Osuna. Ayuntamiento de Madrid. Área de Medio Ambiente, Madrid, 2003.

SORIA CARRERAS, S., “JARDÍNES HISTÓRICOS DE MADRID. Nº 52 Especial Comunidad de Madrid”. Asociación y Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales.