pintura escuela de atenas de rafael

Rafael, La Escuela de Atenas (Detalle), 1509, Museos Vaticanos.

Escoger la universidad que mejor se adapte a tus intereses es algo fundamental. Acostumbrados al mundo de la secundaria y el bachillerato, en el que no tenemos tanta libertad de elección y donde todos los planes de estudio son más o menos parecidos, no nos damos cuenta de este hecho hasta que ya es muy tarde.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Y es que NO todas las universidades son iguales. Seguramente el factor más decisivo a la hora de elegir tu universidad sea la cercanía a tu lugar de residencia o las posibilidades que tengas de trasladarte, pero te aconsejamos que no mires solo esto y que investigues qué te ofrece cada universidad.

1. Plan de estudios: Lo más importante es el plan de estudios. Aunque en todas las universidades puedas estudiar Historia del Arte y acabar con el mismo título de grado, no vas a estudiar lo mismo según dónde lo hagas. Cada universidad establece su plan de estudios propio y ofrece unas asignaturas concretas. Las mayores diferencias suelen estar en las asignaturas optativas, mientras que las troncales acostumbran a ser más o menos iguales. Factores como el número de profesores con el que cuenta el departamento y sus especializaciones pueden influir en el plan de estudios. Así, te aconsejamos que antes de escoger estudies bien los diferentes planes, las asignaturas que incluye, las metodologías que aplica, etc.

2. Especializaciones: Hay más factores que serán de relevancia mientras curses tus estudios y que quizás te ayuden a escoger universidad. Por ejemplo, si estás interesado en realizar una especialidad o profundizar en algún aspecto determinado (aunque lo más probable es que esto no lo descubras hasta que no haya transcurrido un tiempo),  deberías buscar una universidad que ofrezca esa especialidad o donde haya algún profesor que investigue ese ámbito.

3. Profesorado: Que los departamentos estén nutridos de buenos profesionales de la enseñanza y la investigación seguramente sea el elemento que determine cuánto vas a disfrutar de los estudios. Está claro que no hay nada como tener un buen profesor.

Aunque es imposible que todos los profesores sean del gusto de todos, quizás deberías preocuparte de que sí lo sean para ti en esos campos en los que más interés tienes y en los que más querrás profundizar.

4. Recursos: Los recursos que te ofrezca cada centro también te facilitarán las cosas y te harán los años de estudio más agradables. Bibliotecas, talleres para prácticas, centro de idiomas, actividades deportivas o transporte público, entre otras muchas cosas, son factores que puedes tener presentes a la hora de elegir el centro en
el que vas a estudiar.

Al final, lo que cuentan son tus preferencias, tus gustos e intereses y el encontrar una universidad que se adapte a ellos lo mejor posible.