A pesar de las buenas relaciones actuales entre España y Portugal la historia no siempre ha hermanado a estos dos países y ha habido multitud de momentos en los que la “raya” era un lugar de desconfianza y de batallas. Esto llevó a proteger las ciudades cercanas a los límites de respectivos países y aún hoy quedan innumerables testimonios de estas luchas territoriales que dejaron a su paso un rico patrimonio arquitectónico y militar. Tanto es así que encontramos murallas, castillos y baluartes desde Castro Marim, cercana a la desembocadura del Guadiana hasta Valença do Minho, cercana a la del Miño, y sus respectivas defensas en el territorio español.

Elvás

Vista desde la muralla de Elvas.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Hace un año, el 30 de junio de 2012, se declaró la ciudad de Elvas, en el Alentejo y a menos de 10 km de Badajoz, ciudad Patrimonio de la Humanidad gracias al sistema defensivo que conserva entre otros motivos.

Si aún no tienes destino de vacaciones, quizás te interesa visitar esta ciudad, que sin duda, no te dejara indiferente.

Una ciudad defendida siempre

Dentro de la ciudad se conservan restos de diversos periodos históricos. La primera cinta muraría conservada es la musulmana, de la que se conserva bastante bien una de las puertas en recodo que servían de acceso y salida y el llamado Arco do Miradeiro.

Posteriormente la ciudad creció y se fortificó nuevamente.La última defensa construida es aquella que sirvió de defensa contra los españoles y que han hecho de Elvas una de las ciudades fortificadas mejor conservadas en la actualidad. Este sistema defensivo sigue forma de estrella.

Pelourinho, Elvas

Pelourinho, Elvas.

El primer fuerte, el de Santa Luzia, junto con la defensas de la ciudad, impidieron el avance español hacia Lisboa en 1659 en la que se llamó victoria de la Batlha das Linhas de Elvas. En el siglo posterior se construiría el Forte da Graça.

Castello

Es la defensa más antigua ya que mantiene su estructura y posición medieval y ha sufrido muy pocas modificaciones. Anteriormente se cree que hubo un castro celta.

Pelourinho

Antiguamente se encontraba extramuros ya que era el lugar de donde colgaban a los reos condenados a muerte. Se trata de un pináculo con decoración de pomas de la que salen cuatro herrajes en la parte superior de donde se colgaban los cuerpos. Fue destruido en 1872, y algunos restos fueron a parar al Museo Municipal hasta que un proyecto de Vitalino de Albuquerque propone su restauración en su emplazamiento original aprovechando las piezas originales.

Se Velha, Elvas

Se Velha, antigua catedral de Elvas.
Hoy también se conoce como Igreja da
Nossa Sra. Assunçao.

Se Velha

Fue la antigua catedral de la ciudad, situada en la plaza más céntrica de la ciudad y junto a la parte más antigua de Elvas. Fue construida por Francisco de Arruda a principios del siglo XVI. Tiene decoración manuelina, como su portada lateral, y también de azulejos, donde destaca la sacristía. Al exterior presenta un particular aspecto defensivo.

Forte da Santa Luzia

Se ha recuperado recientemente y sirve para ejemplificar cómo se defendía la ciudad. Es recomendable ir en coche ya que aunque está cerca de la ciudad hay una buena distancia entre ciudad y baluarte.

Se han habilitado algunos de los pasadizos que existían bajo tierra, algo que se cree que existen en la mayor parte de edificios militares pero que en éste se sabe que existieron varios. Hay que imaginar estos pasadizos sin la iluminación eléctrica con la que hoy cuentan y usándolo con la presión añadida que supone un ataque del ejército enemigo.

Forte Santa Luzia, Elvas

Forte Santa Luzia, Elvas.

Hoy cuenta con un museo militar y la capilla se usa como sala de exposiciones.

En frente de este fuerte se construyó otro, el Forte da Graça, hoy en peores condiciones, pero cedido recientemente al ayuntamiento de Elvas durante 50 años para que pueda recuperarlo y darle uso.

Igreja das Domínicas

Es quizás la iglesia más sorprendente de la ciudad. Su planta es octogonal y en el interior llama la atención su profusa decoración. Las paredes están completamente recubiertas de azulejos portugueses y retablos barrocos de madera dorada, mientras que la bóveda y las finas columnas que la sostienen tienen decoración pictórica.

Fue un convento de monjas dominicas que se fundó en 1528, aunque la iglesia no quedó finalizada hasta 29 años después. En 1870 murió la última monja que lo habitaba y 1888 se demuele el convento, que estaba ya en ruinas y del que por suerte quedó su maravillosa iglesia.

Igreja das Dominicas, Elvas

Igreja das Domínicas, Elvas. Detalle de la cúpula.

Igreja da Ordem Terceira do Sao Francisco

Construida a partir de 1701 su arquitectura es muy sencilla, pero no su decoración. Entre ella destaca su retablo mayor, obra de Francisco Freire y Manuel de Oliveira. Este retablo recubre por completo la capilla mayor y sale de ésta para alanzar la altura de la bóveda simulando un baldaquino del que cuelga una tela ficticia, un elemento muy barroco para un típico retablo barroco portugués.

Acueducto da Amoreira

Acueducto da Amoreira

Acueducto da Amoreira.

Debido a su posición elevada Elvas se ha suministrado de agua a través de pozos o fuentes que en caso de ataques militares se volvían inaccesibles en muchas ocasiones. Por ello, los habitantes de la ciudad pidieron a D. Manuel I que resolviera el problema de abastecimiento, y este a su vez ordenó construir el acueducto. No fue hasta 1622 cuando comenzara a llevar agua, pero cuando se ve la monumentalidad de esta obra se entiende que su obra se prolongase durante décadas. Basta decir que en su cota más alta alcanza los 30 metros.

En la ciudad encontrarás multitud de fuentes que se servían del agua traída por este acueducto.

Otras visitas

Convento de Sao Domingos: Fundado en siglo XIII, su arquitectura es medieval, a pesar de que su portada y su decoración sean barrocas.

  • Igreja de Santa Maria de la Alcaçova: Construida sobre una antigua mezquita, es la iglesia más antigua de la ciudad.
  • Ponte do Ajuda: Sobre el río Guadiana ha servido durante años sirvió de paso a pesar de que hoy tan sólo es un elemento histórico.
  • Via Crucis: se tratan de una serie de capillas distribuidas por la ciudad y decorada con azulejos cuyo fin es ser cada una de las estaciones del via crucis.

Gastronomía

Desde Croma creemos que el patrimonio culinario es también importante para entender las ciudades y su historia. Por eso nos gusta recomendarte aquéllos platos que harán de tus visitas una visita única también para el paladar.

  • Bacalao Dourado: No es sólo típico de Elvas y lo podrás encontrar en otras loalidades portuguesas, sin embargo, Elvas tiene el record Guiness por haber preparado el Bacalao Dorado más grande.
  • Ameixas: Son ciruelas acarameladas. Un dulce muy sabroso que ganó popularidad en el siglo XIX al ser el postre favorito de Agatha Christie.
  • Azeitonas: Las aceitunas de Elvas tienen un sabor agradable y suave, por lo que son ideales para acompañar a cualquier manjar.
  • Sericaia: Es otro dulce típico de la ciudad, similar a un bizcocho. Sus orígenes son convetuales.

Artículos relacionados

¿Qué es el Patrimonio Mundial de la Humanidad?

(*) Imágenes: Luis M. García y Wikimedia Commons.