Las Meninas

Diego Velázquez, Las Meninas, 1656, Museo del Prado.

En el año 1990, el entonces director del Museo del Prado, Alfonso Pérez Sánchez en colaboración con Metropolitan Museum de Nueva York y la National Gallery de Londres, realizó las negociaciones pertinentes para llevar a cabo en el museo que dirigía una exposición antológica de la obra del pintor español por excelencia, Diego Velázquez. Para ello, se reunió aproximadamente un 80% del total de la producción del artista, unos 79 cuadros.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

La primera exposición impacto de España

La justificación del director del museo para la realización de esta exposición no fue el aniversario del nacimiento del pintor (que correspondería al año 1999) ya que según declaraciones recogidas por la prensa, el Prado no necesitaba excusas para realizar una muestra antológica de Velázquez ya que “…es el más grande pintor de la historia universal del arte como puro pintor.” Aprovechando las circunstancias y en colaboración con el museo neoyorkino, se llevó a cabo esta exposición a gran escala de la figura de Velázquez, completando de esta manera toda una serie de exposiciones sobre grandes figuras. La exposición fue un gran éxito en cuanto a la afluencia de público y se convirtió rápidamente en lo que se conoce como un blockbuster o una exposición impacto, consituyendo un hito en la historia de las exposiciones en España.

Las críticas

Pero las críticas llegaron posteriormente cuando se cumplió en el año 1999 el cuarto centenario del nacimiento del pintor sevillano. En aquel momento, la dirección del museo con Fernando Checa al frente no quiso repetir esa macro-exposición de la práctica totalidad de la obra de Velázquez, porque no se trataba de volver a llenar el museo de visitantes con las interminables colas a las puertas del museo.

Frente al carácter de improvisación y propuesta masiva de visitantes de la anterior dirección, en esta ocasión se creyó necesario no concentrar toda la producción artística en una sola exposición sino dividir la muestra en cuatro, con la intención de “…entrar en diversos contextos históricos […] y no repetir las colas ante el museo hasta alcanzar la cifra de medio millón de visitantes”.

El Patronato aprobó el proyecto de cuatro exposiciones, que se celebraron en Madrid en la segunda mitad de 1999 y la primera de 2000:

  • Velázquez y Sevilla fue la primera propuesta del proyecto del centenario del pintor, con el comisariado de Juan Miguel Serrera.
  • Fernando Checa se hizo cargo de Velázquez e Italia.
  • Jonathan Brown de la dedicada a Velázquez, Rubens, Van Dyck y la pintura cortesana del XVII.
  • Francisco Calvo Serraller comisarió Velázquez y el siglo XIX.

En definitiva, cuatro propuestas coherentes con las diversas etapas de Velázquez y su influencia en la posterior historia de la pintura para poder explicar ordenadamente la trayectoria del pintor y no sólo colocar la totalidad de su obra pictórica en el Museo del Prado, con la ventaja añadida de la dosificación estética, al poder dedicar más tiempo a la contemplación, el deleite y análisis de las pinturas con mayor detenimiento. Es justo señalar estas diferencias, porque constituyen un punto y aparte de lo que sucederá más tarde cuando Fernando Checa abandone la dirección del museo para dejar paso a Miguel Zugaza y Eduardo Serra en el Patronato, proponiendo de nuevo un tipo de exposición multitudinaria y bastante diferente de las que se plantearon en el mandato anterior.

La vuelta a las exposiciones académicas

La coherencia de la propuesta de Checa, realizada desde la óptica científica, pudo apreciarse también en otras muestras, como por ejemplo la concerniente a Goya o Caravaggio. Con las salas de Goya y el Siglo XVIII ya inauguradas en el año 1999, el Prado presentaba un marco inmejorable para realizar una exposición sobre el proceso creador de Goya para Los desastres.

En el año 2000 se presentó una primera parte de la exposición titulada Los desastres de la guerra, de Francisco de Goya. El proceso creativo, del dibujo al grabado, para más tarde presentar El horror de la sinrazón y Los caprichos enfáticosOtra vez, una serie de exposiciones con la intención de explicar una parte de la producción goyesca, dosificando los contenidos, con un criterio científico y un plan museográfico concreto, además de una publicación “…extensiva y con un aparato crítico y repertorio bibliográfico sobre las imágenes, que aparecen reproducidas con una altísima calidad”, según palabras del propio Checa.

¿Tú qué opinas?

¿Crees que es conveniente seguir programando exposiciones multitudinarias que permitan dar a conocer a los grandes pintores? o, por el contrario, ¿sería preferible programar exposiciones de corte más académico y minimalista?

Hemos lanzado un nuevo ebook

cover

Si deseas aprender a visitar un museo te mostramos cómo hacerlo y cuáles son las herramientas que tienes a tu disposición.

No abandones el museo sin aprovecharlo al máximo, adquiere ya el ebook: Ese extraño lugar llamado museo. (YA DISPONIBLE EN AMAZON).

¿Para quién es este libro?

  • Amantes del arte.
  • Especialistas en museos.
  • Estudiantes de Historia del Arte, Historia, Filosofía, Humanidades…
  • Visitantes de museos.
  • Cualquier persona que desee desarrollarse intelectualmente.

¿Es difícil de entender?

No, está escrito con un lenguaje claro y conciso, sin palabras demasiado técnicas. Es completamente accesible.

¿Cómo lo puedo leer?

Se trata de un libro digital formato Kindle. Pero no necesitas tener este dispositivo para poder leerlo, sólo necesitas descargarte la aplicación gratuita en el ordenador y en cuestión de 5 segundos podrás empezar a leerlo.

¿Cuánto cuesta?

El precio del ebook es de 6,95 € pero ahora puedes disfrutar de una oferta especial y adquirirlo por 2,99€. Un precio muy asequible para tratarse de un libro completamente ilustrado. 

Adquiérelo ya en este enlace y empieza a disfrutar ahora.

(*) Imágenes: Wikimedia Commons. Public Domain.