mediterranea-chirino

Anteriormente conocido como el Museo de Escultura al Aire Libre de la Castellana, el Museo Arte Público expone una muestra de la escultura abstracta española, con una particularidad: las obras de arte se encuentran en la calle. Así que, sin necesidad de esperar colas, en un lugar de la ciudad de Madrid muy bien comunicado y si el tiempo acompaña, te aconsejamos esta actividad cultural para el fin de semana.

Un Museo al Aire Libre en el Paseo de la Castellana

paseo de la castellana

El Museo Arte Público se encuentra en el Paseo de la Castellana, bajo el paso elevado que une las calles Juan Bravo y Eduardo Dato. Se trata de una zona peatonal muy frecuentada, un museo abierto las veinticuatro horas del día, siendo las personas transeúntes y visitantes a la vez.

El Paso Elevado

paso elevado castellana

El edificio en sí es el propio paso elevado, que conecta las zonas este y oeste de Madrid, construido en 1970 a raíz de las necesidades de expansión de la ciudad. Esta obra de ingeniería tiene 320 metros de longitud y 16 metros de anchura, con una estructura de pilares provistos de fuste y capitel que sostienen el tablero, y con un contraste que juega con la textura y el color de los materiales (hormigón blanco y acero cortén).

Historia Reciente

Una vez inaugurado el paso elevado, surge la idea de hacer un museo de escultura actual, promovida por los ingenieros José Antonio Fernández Ordóñez y Julio Martínez Calzón y el artista Eusebio Sempere.

Las obras proceden de la donación de los artistas o de sus sucesores. La figura de Sempere es clave a la hora de realizar este proyecto. No solo consiguió la aportación de muchos de los artistas representados, sino que también aportó parte de su obra, así como el diseño de los bancos, las barandillas del puente y la pasarela. El museo, llamado por aquel entonces Museo de Escultura al Aire Libre de la Castellana, se inaugura en 1979 y actualmente pertenece al Ayuntamiento de Madrid.

La Colección

Está formada por un conjunto de esculturas que forman parte del movimiento de las vanguardias en España, en el cual se abandonan las rígidas líneas figurativas por unos conceptos más abstractos. El mismo material y las técnicas utilizadas ya nos hablan de nuevas formas de entender el arte, buscando el dinamismo y movimiento de la obra, persiguiendo criterios prácticos y acordes con la sociedad del momento. Se perciben dos etapas:

  1. Una primera etapa (entre las décadas de los años 20 y 30 del siglo XX), representada por Joan Miró, Alberto Sánchez o Julio González.
  2. Una segunda etapa (años 50 del siglo XX) liderada por influyentes grupos como Dau al Set o El Paso, entre otros, con artistas como Fernando Zóbel, Jose María Subirachs, Eusebio Sempere o Eduardo Chillida.

Cabe decir que, a pesar del importante conjunto de obras artísticas tanto por su calidad como por representar de manera completa la escultura contemporánea en España, están ausentes autores como Pablo Picasso, Pablo Gargallo o Jorge Oteiza, entre otros. Asimismo, la descompensación de obras en ambos lados (el lado oeste cuenta con dieciséis esculturas, mientras que el lado este contiene una sola escultura) sería otra cuestión a debatir de cara al futuro. Mientras tanto, os plantemos un recorrido para visitar el Museo Arte Público.

Nuestra Propuesta de Recorrido

Te proponemos el siguiente recorrido:

Saliendo del Metro Rubén Darío (salida paseo de la Castellana), o bien caminando por el paseo de la Castellana, impares, y llegando al paso elevado, nos situamos en una escultura de bronce de grandes dimensiones, formada por dos cuerpos de formas redondas que se acoplan. Se trata de una obra que pertenece a la serie de Unidades-Yunta, del autor Pablo Serrano.

Pablo Serrano, Unidades-Yunta.

Pablo Serrano, Unidades-Yunta.

Cruza hacia el otro lado de la calle, donde se encuentran el resto de las esculturas, y sitúate a la derecha. Allí encontrarás un mapa que señala el lugar de todas las esculturas.

Mira ahora hacia el centro, encontrarás una escultura suspendida en el aire, sujeta por unos tirantes unidos al puente, lo cual debido a su peso (6.150 kg) suscitó gran complejidad y técnica. Es de Eduardo Chillida, Lugar de encuentros III o La Sirena Varada. A partir de aquí, establecemos un recorrido en el orden inverso a las agujas del reloj.

Eduardo Chillida, La Sirena Varada.

Eduardo Chillida, La Sirena Varada.

Las siguientes esculturas son de Julio González, La petite faucille, y de Joan Miró, Mère Ubu, ambos autores de gran trascendencia artística, que pertenecen a la primera etapa de las vanguardias, indicada anteriormente, ambos vivieron en París y tuvieron contacto con otros artistas de la época como Picasso, Magritte o Brancusi.

Joan Miró, Mère Ubu

Joan Miró, Mère Ubu y Marcel Martí, Proalí.

El recorrido prosigue subiendo unas escaleras. La escultura del argentino Marcel Martí, Proalí, nos sale al encuentro, mientras que Estela de Venus de Amadeo Gabino se localiza en un tramo más apartado, logrando una ambientación museográfica del espacio de paso. A medida que avanzamos, fíjate en la evolución de los materiales y las técnicas utilizadas por los autores, así como su modo de ver el arte. La obra de Andreu Alfaro, Un món per a infants, ofrece ese movimiento y dinamismo de la obra, la cual está contemplada para ocupar grandes espacios arquitectónicos.

Antes de subir el siguiente y último tramo de escaleras, pon atención en el muro de la derecha, cubierto por una obra de Manuel Rivera, claro reflejo de la percepción abstracta utilizando telas metálicas que se superponen y que juegan con el color y la luz.

Gustavo Torner, Plaza-Escultura.

Gustavo Torner, Plaza-Escultura.

Una vez nos situamos a la altura del paso elevado, en la calle Serrano, queda a nuestra derecha la obra de Gustavo Torner (uno de los fundadores del grupo El Paso), un homenaje al escritor Borges, a partir de la simetría de cuatro cuerpos idénticos.

Martín Chirino, Mediterránea.

Martín Chirino, Mediterránea.

Volvemos sobre nuestros pasos, bajando las primeras escaleras, pero esta vez pasamos por una pasarela que se eleva sobre una fuente. La perspectiva del museo desde allí merece la pena. Aprovecha y saca alguna fotografía. A nuestros pies queda la obra Mediterránea de Martín Chirino, ubicada en el centro del estanque artificial y realizada en material sintético coloreado de rojo.

La siguiente escultura, dejando atrás la pasarela, es de Francisco Sobrino, Estructura permutacional, un reflejo de esa búsqueda de la simetría a través de nuevas formas, creando efectos óptico-lumínicos. Volvemos a contemplar la roja escultura de Chirino, para detenernos ante Estructuración hiperpoliédrica, obra de Rafael Leoz, un estudio pormenorizado del cubo. Merece la pena mencionar su faceta como arquitecto, y la realización de un tipo de vivienda social con diseños originales y materiales prefabricados, con lo que logró reducir el coste. En este mismo espacio fíjate en los bancos diseñados por Sempere, el cual está representado en el museo con la estructura móvil, detrás del cubo de Leoz.

Bajamos otro tramo de escaleras. La siguiente figura para contemplar es de José María Subirachs, Al otro lado del muro, donde el tema principal de sus obras, el contraste entre lo positivo y lo negativo y la transgresión de la materia, a partir de formas oblicuas y el uso de huecos. El Constructivismo también queda representado con Pablo Palazuelo, con un proyecto para un monumento. El recorrido vuelve y finaliza con los comienzos de las vanguardias, con Alberto Sánchez, Toros ibéricos, de este modo te darás cuenta de la evolución de la escultura contemporánea con estas dos últimas obras, en cuanto a conceptos, técnica y material.

Eusebio Sempere, Móvil.

Eusebio Sempere, Móvil.

Una Reflexión: Pros y Contras

Para terminar queríamos profundizar en detalles como la puesta en escena del museo y hablar sobre el número de visitas que recibe al día, así como algunos inconvenientes a la hora de visitarlo.

Este museo perseguía un doble objetivo: recuperar un espacio urbano para uso común y convertirlo en una zona de paso, descanso y esparcimiento, a la vez que se acercaba al público una parte del arte contemporáneo no muy conocida, como era el caso del arte abstracto. El proyecto dio como resultado un espacio museográfico que nos sumerge en una puesta en escena atractiva y de gran calidad, a partir de un espacio conformado por terrazas que ofrecen amplias perspectivas de las obras. A esta riqueza en la contemplación se le suma el hecho de poder tocar las obras, siempre con todo respeto al bien artístico y público, y sentir las diferentes texturas, lo cual nos acerca más a la obra de arte, sin riesgo de deterioro debido a los materiales utilizados.

Rafael Leoz, Estructura Hiperpoliédrica. Detalle.

Rafael Leoz, Estructura Hiperpoliédrica. Detalle.

Como contras para mejorar, hay que destacar el uso habitual de este espacio más como zona de tránsito que de esparcimiento, por lo que es un porcentaje reducido de personas las que buscan visitar el Museo Arte Público. No sabemos exactamente qué porcentaje de transeúntes conocen la riqueza artística de esta colección de carácter público, pero el hecho es que pasa inadvertida para la mayoría. Por último, habría que mejorar aspectos de accesibilidad para personas con reducida movilidad.

Alberto Sánchez, Toros Ibéricos.

Alberto Sánchez, Toros Ibéricos.

Estamos a tu disposición para solucionarte cualquier duda que te surja. No dejes de comentar este artículo, y esperamos que disfrutes de tu visita para este fin de semana.

+ Info

Dirección: Paseo Castellana, 40

Metro: L5

Autobuses: 5, 14, 27, 45, 150

web: www.madrid.es/museoairelibre

Referencias

FULLEA, FERNANDO (1991), Museo de Escultura al Aire Libre de la Castellana, Cuadernos madrileños, Ayuntamiento de Madrid.

Artículos relacionados

El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella

Entrevista al escultor Martín Chirino

Lady Tenerife de Martín Chirino

(*) Imágenes: Francisco Alvarado.