picasso-pintando-guernica

Picasso pintando el Guernica en su estudio, 1937.

Tras largas negociaciones con el Museo de Arte Moderno de Nueva York, finalmente, el Guernica volvió a España en 1981. El lienzo regresaba así del exilio forzoso impuesto por la dictadura franquista. Una vez restaurada la democracia en España y cumpliendo los deseos de Pablo Picasso, se procedió a extraditar la obra para ubicarla en su contexto. Pero ese proceso de contextualización se convirtió en un quebradero de cabeza para las autoridades españolas.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

El Casón del Buen Retiro

El acuerdo firmado con el MoMa incluía un apartado en el que se exigía la responsabilidad de instalar el lienzo en el Museo del Prado, lugar elegido expresamente por el autor para colocar su obra. El Guernica no se instaló en el edificio Villanueva sino en un edificio anexo: el Casón del Buen Retiro, un salón de baile del siglo XVIII decorado con un fresco de Luca Giordano que representaba el triunfo del Toisón de Oro. Con esta ubicación, no se cumplieron dos de las condiciones necesarias para la repatriación de la obra: el anhelo de Picasso de compartir el mismo espacio que los grandes maestros españoles de todos los tiempos y, por otra parte, contextualizar adecuadamente la obra situándola en un espacio del siglo XX.

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Estas consideraciones hicieron que fuera tomando forma un proyecto de reubicación de las obras modernas del arte español en un nuevo espacio. Así, en el año 1992, se instaló definitivamente el cuadro en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, junto a los grandes maestros de la vanguardia española. El Reina Sofía aportaba un espacio expositivo remodelado y sin alegorías que recordaran al pasado. En su lugar, se ofrecía al lienzo un lugar privilegiado en el edificio y unas paredes blancas similares a las del Pabellón Español de la Exposición Internacional de 1937 en París.

El País Vasco reclama el lienzo

Sin embargo, frente a las ventajas del edificio aparecieron otra serie de inconvenientes relacionados con aspectos territoriales. Desde el País Vasco se reclamó con insistencia la recuperación del icono para ser instalada en el nuevo museo Guggenheim de Bilbao, dado que el motivo de representación de El Guernica consistía en el ataque a la ciudad de Guernika por los aviones alemanes de la Legión Condor. Pero como era de esperar, no sólo Bilbao quiso hacerse con la obra sino también, la que fue la ciudad asediada por la flota alemana, es decir, Guernika.

Su ubicación actual

Finalmente, la obra se estableció en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía ocupando el lugar central en torno al cual se vertebró la colección permanente. Pero no sin sufrir las consecuencias del difícil traslado del Casón al Reina Sofía (motivo que posteriormente se utilizó para no prestar la obra). Se montó un dispositivo de seguridad sin precedentes para mover la obra, construyéndose un gran contenedor para proteger el lienzo sin desmontarlo del bastidor.

(*) Imagen de portada: Wikimedia Commons. Creative Commons License.