Esta localidad pontevedresa que se abre al océano Atlántico y a la ría a la que da nombre está llena de historia. Colmada de turistas en verano que buscan disfrutar de sus playas, y más tranquila durante el resto del año, quien la visite puede encontrar una variada oferta cultural, gastronómica, natural y de ocio.

Baiona

Vista de Baiona (Pontevedra)
Vista de Baiona desde la subida a la Vgen. de la Roca.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Ubicada en un lugar estratégico, se atribuye su fundación, más legendaria que histórica, hacia el año 140 a. C. a Diomedes de Etolia, quien luchara en la guerra de Troya. Sea como fuere, los romanos se interesaron en ella tras las guerras púnicas pero encontraron resistencia en su población, que fue apresada y posteriormente liberada por Viriato. Otra de las personalidades romanas que pasó por esta zona fue Julio César con el fin de combatir a los pobladores de las Islas Cíes. Los árabes también dominaron la ciudad aunque la perdieron en el 750. Posteriormente Almanzor, en su incursión por tierras gallegas (hemos de recordar que ordenó quemar la Catedral de Santiago de Compostela) conquistó de nuevo la ciudad en el 997.

Años más tarde, y de nuevo bajo dominio cristiano, el rey Alfonso IX le da su actual nombre además de importantes beneficios, entre ellos un privilegio para el comercio marítimo. A partir de entonces el puerto va creciendo en importancia, lo que propiciará la construcción de nuevos edificios civiles y religiosos que configurarán a lo largo de los siglos su actual casco histórico, bien de interés histórico-artístico desde 1993.

Pinzón llegó a Baiona el 1 de marzo con La Pinta y Colón a Lisboa el día 4 del mismo mes con La Niña.

Fortaleza de Monterreal

Castillo de Monterreal

Fortaleza de Monterrey desde el Puerto de Baiona.

Domina una pequeña península rocosa y sirvió de defensa del puerto durante siglos. Los Reyes Católicos le dieron una carta de poblamiento para 200 familias, con los mismos derechos que los habitantes de Baiona. Su primera construcción data del siglo XII, aunque hasta el siglo XVI continuaron las obras.

Soportó fuertes ataques como el de Francis Drake, pero estuvo en uso hasta el siglo XIX, cuando se abandona por la importancia que desde el siglo anterior había adquirido el puerto de Vigo.

Actualmente es el Parador Duque de Gondomar, quien reconstruyera el castillo en el siglo XVI y le confiriera su actual aspecto. De este destacan sus potentes murallas y tres torres defensivas que aún se conservan (la del Príncipe, la del Reloj y la de la Tenaza).

La Pinta

Pozo

Pozo y monumento al rey Alfonso IX – Baiona (Pontevedra). Tras él aparece el monumento al rey Alfonso IX y la fortaleza.

Cuando se habla del descubrimiento de América siempre se habla de que las naves salieron de Palos de la Frontera (Huelva). Sin embargo, en menos ocasiones se mencionan los lugares de llegada del viaje de vuelta: Pinzón llegó a Baiona el 1 de marzo con La Pinta y Colón a Lisboa el día 4 del mismo mes con La Niña.

Es por ello que esta localidad se convirtió en la primera en tener noticias del éxito del viaje. De aquel momento se conserva un pozo en el que la tradición dice que fue donde los marineros repostaron agua antes de continuar hacia el puerto de Palos. Junto a este pozo podréis ver un azulejo conmemorativo donde se reflejan los viajes de vuelta de ambas embarcaciones y una estatua de bronce del rey Alfonso IX.

En recuerdo de este acontecimiento cada primer fin de semana de marzo se celebra La Arribada de la Pinta, una de las fiestas más importantes de este enclave, aunque siempre podréis ver una réplica de la carabela atracada en el puerto.

arribada

Monolito del descubrimiento

Se encuentra en la plaza Pedro de Castro, junto al paseo marítimo y una de las calles principales de Baiona. Fue levantando en 1965 por el Instituto de Cultura Hispánica para conmemorar la arribada de La Pinta. Es un gran monolito de granito que tiene un relieve de la carabela en uno de sus frentes.

Ex-colegiata de Santa María

Su construcción se remonta a la segunda mitad del siglo XII, aunque fue en el siglo XIV cuando se concluye la obra, por lo que presenta un estilo de transición entre el Románico y el Gótico. El exterior tiene un aspecto fortificado y su atrio está decorado por diversos cruceros que se encontraban dispersos por las calles de la localidad y fueron trasladados a este espacio en 1841.

En el interior tiene tres naves separadas por potentes pilares y arcos ojivales, mientras que la cabecera tiene tres ábsides. La decoración es principalmente barroca, destacando su retablo mayor donde aparece el tema de la Anunciación y la imagen de la Virgen embaraza en la zona central.

Excolegiata de Santa María - Baiona (Pontevedra).

Excolegiata de Santa María – Baiona (Pontevedra).

Santuario de Santa Liberata

A la misma plaza se abre este santuario que se comenzó a construir en 1695 por suscripción popular en honor de esta santa que la tradición dice que era originaria de Baiona, y digo tradición porque no se conserva ningún indicio de su existencia, siendo eliminada del santoral por el papa Pablo VI junto con otros santos que se encontraban en la misma situación como san Cristóbal.

Retablo mayor, iglesia de Santa Liberata

Retablo mayor, santuario de Sta. Liberata.

A pesar de ello, santa Liberata goza de una gran tradición no solo en Galicia, por lo que es frecuente encontrarse iglesias y altares en honor a ella.

De pequeñas proporciones, la fachada de la iglesia aparece enmarcada por dos torres, y sobre la puerta, en una hornacina, aparece la santa con su iconografía tradicional: crucificada.

Del interior destaca su barroco retablo mayor, donde vuelve a aparecer santa Liberata crucificada, pero en esta ocasión formando parte de un árbol en el que aparecen sus ocho hermanas en recuerdo del martirio que sufrieron. En el cuerpo superior del retablo aparece Santiago “Matamoros” y a izquierda y derecha san Pedro y san Pablo.

Virgen de la Roca

Ubicada en lo alto del monte Sansón es quizás el más visible de sus monumentos. Fue construida en granito por Antonio Palacios, salvo las manos y la cara, obra de Mariano Benlliure en mármol blanco, y la corona, realizada en porcelana. Mide unos 15 metros y en su mano sostiene una barca a la que se puede subir por una escalera de caracol.

Si el día está despejado podréis contemplar unas magníficas vistas de la localidad y de su costa.

Virgen da Roca

Virgen de la Roca. Foto: Antonio Palacios.

Crucero de la Santísima Trinidad

Se trata de un crucero del siglo XV que posteriormente fue recubierto por un templete renacentista.

Además de estos monumentos que hemos destacado, Baiona ofrece otros edificios interesantes de los que disfrutar mientras se pasea, tales como el Convento de las Dominicas, la Casa Salgado, la Casa de Lorenzo Correa o la Casa de los Ceta.

Si vais a estar algunos días, os aconsejamos que vayáis a ver el puente románico de A Ramallosa o, si lo que os interesa es el arte rupestre, el Outeiro dos Lameiros.

Playas

Además de la oferta cultural, Baiona ofrece muchas playas de las que disfrutar entre las que cabe destacar la playa de Barbeira, junto al castillo, la playa de Ladeira (3 km) y la playa de Santa Marta, estas dos últimas con vadera azul. En la cercana Nigrán, se encuentra la playa de América (1,9 km) o si lo que queréis es disfrutar de un paraíso natural siempre podéis ir a las Islas Cíes, aunque en verano os recomendamos reservar los billetes con antelación.