guia-zaragoza

A veces, cuando visitamos una ciudad y, sobre todo, una ciudad con un rico patrimonio histórico-artístico no aprovechamos al máximo la visita porque:

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

  • No nos ha dado tiempo de preparar con antelación un recorrido a seguir.
  • No hemos planificado bien qué monumentos vamos a visitar.
  • No hemos leído suficiente sobre la historia de la ciudad en cuestión.

Para facilitarte un poco esta labor, queremos que de una forma muy resumida tengas todos los datos de interés histórico, monumentos y museos que visitar cuando te acerques a Zaragoza.

Salduie y el Origen de Zaragoza

La ciudad de Zaragoza se encuentra a orillas de uno de los principales cursos fluviales de la península ibérica, el río Ebro, justo en su confluencia con los ríos Gállego y Huerva. El origen de la capital aragonesa se remonta al menos hasta finales de la Edad del Bronce (s. VII a. C.), momento en que se documentan ya algunos restos de asentamientos en el territorio. Más tarde se instaló ahí la ciudad íbera de Salduie (s. III a. C.), la cual, aliada de los romanos en la segunda guerra púnica, fue pronto romanizada. Así, sobre este asentamiento íbero se erigiría con posterioridad la ciudad romana de Caesaraugusta.

Caesaraugusta: Zaragoza Romana

La ciudad romana de Caesaraugusta (nombre otorgado en honor de César Augusto), fue fundada en torno al año 14 a. C. con el fin de consolidar la presencia romana en el territorio. En su fundación se le otorgó la categoría de colonia inmune, la cual le confería una serie de privilegios, como la exención de impuestos o el derecho a acuñar moneda. Dicha ciudad se convirtió desde el principio en capital de la región, al mismo tiempo que dominaba uno de los territorios más amplios de la Tarraconense.

Vivió su periodo de mayor esplendor durante los siglos I y II, momento de un importante desarrollo económico, el cual quedó reflejado en la importante política de construcciones de obras públicas, de las que todavía hoy podemos ver restos: teatro, foro, puerto, etc. En el s. III, momento de inseguridad y crisis dentro del mundo romano, la ciudad de Caesaraugusta se amuralló, aunque parece ser que no sufrió la decadencia y abandono de otros emplazamientos romanos de la época, al menos hasta la caída del Imperio y la llegada de los pueblos germánicos del norte.

Museos y Monumentos interesantes para visitar:

1. Museo del teatro de Caesaraugusta: situado en línea con el foro y con las termas, el teatro comenzó a construirse en el s. I. Como fue elevado en una zona llana, sus graderías no descansaban sobre la ladera de ninguna colina, como era frecuente, sino que se apoyaban sobre un complejo sistema de galerías y bóvedas que sustentaban todo el peso. Fue uno de los edificios más relevantes de la ciudad, y muestra de ello es su aforo, de hasta 6.000 personas, en una ciudad que contaba con 18.000 habitantes. En el s. III el edificio entró en decadencia y sus piedras fueron expoliadas para construir la muralla, mientras que sus ruinas fueron cubiertas durante varios siglos por las casas que se construyeron encima.

museo-teatro-romano-cesaraugusta

Museo del Teatro Romano de Cesaraugusta. (*)

2. Museo del foro de Caesaraugusta: el foro, el centro neurálgico de una ciudad romana, generalmente se erigía en el cruce de las dos avenidas principales (el Cardo y el Decumano), sin embargo, en el caso de Caesaraugusta el foro fue desplazado para acercarlo al puerto fluvial, otro área de gran importancia dentro de la ciudad. Para defenderlo de las crecidas del río y de la humedad proveniente del mismo, fue necesario aterrazar el terreno sobre el que se elevaba, así como construir una red de cloacas que permitieran un correcto drenaje. Su emplazamiento originario está en la actualidad bajo la plaza del Pilar, siendo un claro ejemplo de fosilización del trazado urbano. Del foro -construido en el s. I- se conservan restos del área oeste: parte de los pórticos y las tabernae, y restos de un gran edificio (posiblemente una basílica).

3. Museo de las termas romanas de Caesaraugusta: las termas, situadas entre el foro y el teatro, fueron erigidas en el s. I a. C., estando en funcionamiento hasta el s. IV. Del conjunto se conserva básicamente una gran piscina alargada, que se encontraba al aire libre y rodeada de un pórtico. Son visibles algunas basas de las columnas de dicho pórtico, así como unas letrinas anteriores a la piscina y sobre las que esta se construyó.

4. Museo del puerto fluvial de Caesaraugusta: en época romana el río Ebro era navegable desde su desembocadura hasta donde se encuentra hoy la ciudad de Logroño. Gracias a esto, a lo largo de su curso se desarrolló un intenso comercio que transportaba mercancías en ambos sentidos. Caesaraugusta contaba con uno de los puertos más importantes de su recorrido. Este puerto fue construido en los s. I-II, y entró en decadencia en el s. VI. En la actualidad, vemos los restos de un gran edifico abierto al exterior a través de arquerías y que serviría seguramente para fines comerciales. Este edificio, además, ponía en comunicación la zona del puerto con la zona del foro.

museo-puerto-romano-zaragoza

Museo del Puerto Fluvial de Cesaraugusta. (*)

5. Murallas romanas: las murallas de Caesaraugusta se elevaban a lo largo de un perímetro de tres kilómetros, con paramentos de sillares al exterior y de opus caementicium al interior, salpicada de torres semicirculares y perforada por cuatro puertas de acceso. La fecha de su construcción fue seguramente en torno al s. III; quizás un poco anterior, lo cierto es que la ciudad no contó con un perímetro amurallado desde el principio, sino que este fue construido con posterioridad. Las murallas comenzaron a derribarse en el s. XV, cuando la ciudad comenzó a expandirse más allá de los límites que marcaba. En la actualidad, podemos ver su trazado fosilizado en la calle del Coso, la avenidas César Augusto y el paseo Echegaray y Caballero. Es en estas dos últimas vías donde se encuentran los restos visibles más espectaculares.

muralla-zaragoza

Muralla romana de Zaragoza. (*)

6. Necrópolis cristiano-romana: en la cripta de la Iglesia de Santa Engracia son expuestos dos sarcófagos que pertenecían a la necrópolis cristiano-romana sobre la que se eleva el actual edificio. Ambos son de mármol y fueron elaborados a mediados del siglo IV.

Cesaracosta: Zaragoza Visigoda

Caesaraugusta pudo repeler los primeros ataques de los pueblos invasores gracias a sus murallas, pero finalmente -el año 472- cayó en manos de los visigodos, pasando a formar parte del reino visigodo de Tolosa. Cesaracosta se convirtió a lo largo del s. VII en un relevante núcleo cultural del reino, en gran parte gracias a la presencia del Monasterio de Santa Engracia y su importante biblioteca, así como de los obispos vinculados a él.

Sigue leyendo:

Guía rápida para visitar Zaragoza (II)

Guía rápida para visitar Zaragoza (III)

(*) Imágenes de elaboración propia. Natalia G. Barriuso.