Retrato de Joseph Addison realizado por Godfrey Kneller, 1703-12

Retrato de Joseph Addison realizado por Godfrey Kneller, 1703-12.

¿Quién es Addison y por qué te interesa conocerlo?

Joseph Addison nació en Inglaterra en 1672, estudió en Charterhouse donde conoció a Richard Steele, con quien compartiría, más tarde, las páginas del influyente periódico inglés The Spectator. En 1687, Addison comenzó sus estudios clásicos en Queen’s College en la Universidad de Oxford, de la que obtuvo su Máster en 1693 y una beca mediante la que recibió algunos ingresos hasta 1711.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Sus conocimientos del latín y su facilidad poética no tardaron en darse a conocer en los círculos literarios londinenses y pronto ocupó un lugar entre los autores profesionales. Su primer éxito como poeta lo obtuvo con La Paz de Ryswick (1697), un poema escrito en latín que le valió una pensión con la que pudo viajar por Europa, teniendo como expectativa instruirse en los asuntos diplomáticos extranjeros, a fin de dedicarse a ellos tan pronto como tuviera oportunidad.

Salió de Inglaterra en 1699 y con objeto de aprender francés, permaneció un año enclaustrado en el monasterio de Blois. En 1700 estuvo en París, donde tuvo relación con Boileau-Despréaux , de quién tomó algunas ideas que le influirían posteriormente.

De Francia partió a Italia, y a juzgar por sus cuadernos de viaje, la visión que tuvo de los Alpes le impresionó tanto, que la emoción y fuerza contenida en su descripción, anuncian ya algunas características prerrománticas. Curiosamente, fue la arquitectura clásica la que más lo cautivó, sobretodo El Panteón y la Cúpula de San Pedro. A pesar de ello, como anglicano que era, vio con disgusto el poder arbitrario del papa y manifestó su desconfianza por el catolicismo, sobre todo en las épocas en que, como la medieval, se mezclaba, según él, la religión con la fábula y la leyenda.

Hasta 1703 estuvo viajando por Viena, Hamburgo y Holanda. De regreso a Inglaterra, recibió el encargo de escribir un poema que debía conmemorar la Batalla de Blenheim, y éste fue el origen de Campaign, obra que le llevó a la fama como escritor y político, obteniendo a partir de entonces varios cargos que compaginó con sus deberes en el Parlamento, al que accedió en 1708, y con sus actividades literarias. Fue en estos años cuando publicó sus impresiones en Italia en Remarks on Several Parts of Italy.

De The Tatler a The Spectator

La popularidad de Addison aumentó todavía más con sus contribuciones al periódico The Tatler editado por Steele desde 1709. Los artículos versaban casi exclusivamente sobre noticias pero, poco a poco, fueron introduciendo críticas literarias y pequeños ensayos a través de los que, finalmente llegaron a ganarse la estima del público. En vista de ello, Steele decidió cerrar The Tatler para abrir un nuevo periódico, The Spectator (El Espectador), de carácter más literario y ensayístico aunque asequible para el lector medio.

The Spectator se publicó diariamente en una hoja de dos columnas en ambas caras. El primero apareció el 1 de marzo de 1711 y el último el 6 de diciembre de 1712. En total, la edición completa estaba compuesta de un total de 635 números.

La autoría de los distintos artículos se mantuvo en el anonimato durante la edición del periódico, hasta el último número, en que fueron reveladas las identidades. Addison firmaba como C.L.I. u O, y fue a él precisamente a quien se le atribuyó el triunfo del periódico.

El periódico tuvo inmediatamente un éxito sin precedentes; se trataban diversos temas, que iban desde los profundos ensayos filosóficos hasta los temas políticos, morales o sociales, en los que se observa una actitud de cambio y de reforma enfocada hacia la potenciación de la incipiente clase media en las filas del poder político.

The Spectator influyó en las costumbres y moralidad; y es que, la finalidad última del periódico era la de incrementar la educación del ciudadano y erradicar la ignorancia de los territorios británicos. Por otro lado, estaba dirigido tanto a los hombres como a las mujeres, hecho insólito teniendo en cuenta la pobreza educativa y la marginación política de la mujer entonces. Defendía por tanto la igualdad de sexos, cosa que tendrá una resonancia inmediata en la sociedad del momento.

Las teorías artísticas en The Spectator

En cuanto a la teoría artística hay que distinguir entre tipos de artículos: aquellos dedicados al ensayo filosófico y los relacionados con la crítica literaria. De entre los primeros, los más importantes son los de la serie Los Placeres de la Imaginación, que, aunque publicados desde el sábado 21 de junio al jueves 3 de julio de 1712, su origen hay que buscarlo en los años universitarios que Addison pasó en Oxford, pues tienen el aspecto de haber sido escritos en su juventud y bajo la dirección de un tutor.

Entre sus ensayos literarios destacan sus escritos sobre Paradise Lost (1671) de Milton, o sobre algunas obras de Shakespeare. Le interesó la llamada «Literatura oscura», por la ambigüedad de significados en su lectura, así como por la descripción de parajes no naturales en los que dominan el abismo y la oscuridad y donde se revelan las pasiones más profundas de la mente.

Ahora bien, en el caso de Los Placeres de la Imaginación, su enorme difusión radica en las propuestas renovadoras en el campo de la estética, pues, como advertimos, propone las bases del Romanticismo, al propugnar, por una parte, la imaginación como fuente de la actividad creadora frente a las reglas artísticas impuestas por el clasicismo racionalista, y por otra, las tres poéticas que el Romanticismo desarrollará con posterioridad: la de lo bello, lo sublime y lo pintoresco.

Pd. No te pierdas este artículo sobre el pensamiento estético de Addison. Y si te interesa este periodo histórico o la estética romántica, aquí tienes otros artículos relacionados.

Artículos relacionados

El inicio de los derechos de autor, el sistema de partidos y la libertad de prensa

La libertad de no elegir la belleza

La recuperación de uno de los grandes valores del arte: la belleza

Friedrich y la estética romántica

Sin estetas no hay paraíso posible

(*) Imagen: Wikimedia Commons. Public Domain.