lady-tenerife-martin-chirino

Una visión poética

Casi toda espiral asciende, se lee de abajo a arriba.

Cuando se convierte en figura tridimensional se imagina siempre en movimiento.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Ésta describe una línea etérea, liviana, que apenas se posa suavemente sobre el árido concreto en dos puntos.

No sé si se trata exactamente de una espiral bien formada, de esas que tienden al infinito. Lo que sí sé es que cuando la contemplo siempre cierro el ojo izquierdo y con mi dedo índice describo las líneas de la escultura de derecha a izquierda, en un movimiento rápido y curvo, que sugiere una verticalidad casi al final pero que concluye en la nada.

Un análisis formal-muy-personalista

lady-tenerife-martin-chirino

Así veo yo “My Lady – Lady Tenerife”, esa escultura que el artista de Las Palmas de Gran Canaria Martín Chirino decidió ceder gustosamente a su vecina Santa Cruz con motivo de la I Exposición de Escultura en la Calle celebrada en esta ciudad entre diciembre de 1973 y enero de 1974.

El otro día tuve la oportunidad de volver a sentarme en los asientos de la Plaza Arquitecto Alberto Sartoris de la capital tinerfeña y contemplar esta fantástica obra, situada justo al lado de la Rambla de Santa Cruz (por todos conocida como Rambla General Franco) y que fue entre otros lugares, el escenario en el que se desarrolló la muestra de esculturas mencionada anteriormente.

lady-tenerife-martin-chirino

En esta plaza, que es el lugar de esparcimiento anexo al edificio del Colegio de Arquitectos de Santa Cruz de Tenerife, se alza esta bella pieza de uno de los grandes escultores abstractos de este país. Una plaza en la que predomina el frío hormigón y en la que destaca de forma muy pronunciada la obra de Chirino. El color rojo intenso de reminiscencias pop brilla incandescentemente y se recorta sobre un fondo montañoso que señala uno de los límites de la ciudad. Entre los huecos de la escultura podemos ver esa vegetación tan típica de la isla, algunas pequeñas cuevas y los bancales que quizás en otro tiempo se utilizaron para la agricultura. Un coctel muy pintoresco como podemos ver: naturaleza y artificio conjugados en una ¿perfecta armonía?

lady-tenerife-martin-chirino

Personalmente, creo que la escultura ayuda a suavizar las líneas rectas y pesadas de la plaza, a la vez que aportan colorido. Sin embargo, creo que no llega a establecerse un verdadero diálogo entre la escultura y la arquitectura. La escultura parece más un añadido (que lo es) que una obra de conjunto que produzca armonía. Lo que ocurre es que a fuerza de verlas en nuestra mente creemos que forman parte de un todo, pero no es así. Me parece más integrada la otra famosa Lady de Chirino “Lady Harimaguada” situada en el frente marítimo de Las Palmas y realizada en hierro pintado pero esta vez en un blanco inmaculado que resalta sobre el fondo azulado que proporciona el mar.

Estado de conservación/pedagogía: la tarea siempre pendiente

lady-tenerife-martin-chirino

Sea como fuere, debemos agradecer que a día de hoy podamos contar con una obra de tan alto nivel plástico en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife junto con tantas otras legadas por sus artífices en el contexto de la I Exposición de Esculturas en la Calle. Otra cosa es cómo se encuentre su estado de conservación, que en el caso de Lady Tenerife, empieza a presentar los signos del paso del tiempo. La pintura en algunas secciones ha comenzado a caerse y el hierro corroído asoma dejando ver el esqueleto que sustenta la pieza. No soy amante de las ruinas, a la manera en la que lo sería John Ruskin, prefiero conservar y evitar el deterioro de las piezas que se encuentran a merced de las inclemencias del tiempo (que aquí no son tantas). No sé si corresponde al ayuntamiento o al propio Colegio de Arquitectos conservarla, pero imagino que por una cuestión económica y no tanto de desidia, ya que ellos fueron los impulsores de la muestra al aire libre en los años setenta, se han dejado debilitar algunas de estas esculturas. Sin embargo, no me preocupa lo inevitable (el paso del tiempo) sino lo evitable, es decir, el vandalismo que ha sufrido la pieza.

lady-tenerife-martin-chirino

A simple vista no se aprecia, pero cuando nos acercamos a la parte trasera de la obra, encontramos un sinfín de pintadas (me niego a llamarlo grafitis) que devalúan y pervierten su significado. Eso sí me duele, porque veo que no se aprecia el valor de la escultura y de nuestro patrimonio (si quieres ampliar información sobre el vandalismo patrimonial consulta este artículo).

lady-tenerife-martin-chirino

El vandalismo es muy difícil de combatir, se puede hacer de forma coercitiva o mediante campañas de sensibilización sobre el patrimonio. La primera es tremendamente efectiva, pero no se basa en la prevención, mientras que la segunda sólo da frutos en el largo plazo y a nadie le interesa el largo plazo porque la vida es corta y sólo nos interesa el ahora. Aunque llegue a un público no demasiado amplio y ese público sea extremadamente respetuoso con el patrimonio, que es el que nos lee en CROMA, no me resisto a escribirlo una vez más: nuestra obligación es cuidar de aquello que se nos ha legado y denunciar las tropelías que se cometan contra nuestro patrimonio.

Y otra vez más, cuentas veces sea necesario: nuestra obligación es cuidar de aquello que se nos ha legado y denunciar las tropelías que se cometan contra nuestro patrimonio.

Y así hasta el infinito, como en las espirales de Chirino….

Artículos relacionados

Entrevista a Martin Chirino | Parte I

Entrevista a Martín Chirino | Parte II

Fuera de Ruta: El Museo Arte Público de Madrid

El Sueño de Chirino

Actualización (15/07/2015): La escultura Lady Tenerife ha sido restaurada

(*) Imágenes de elaboración propia.