lanadacotidiana

Hace unas semanas tuve la oportunidad de asistir al estreno de la película lanadacotidiana, que tuvo lugar en el auditorio del TEA (Tenerife Espacio de las Artes), invitado por mis amigos Fátima Luzardo y Juan Carlos Padrón, directora y productor de la película respectivamente. El estreno fue todo un éxito, no sólo por la afluencia de espectadores, que llenó casi por completo la sala, como por la buena recepción por parte del público, ejemplificada en el aplauso final que recibieron los creadores de la misma.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Para mí, la película resultó ser toda una sorpresa, ya que no tenía ningún conocimiento previo sobre el guión, la trama, los actores o la fotografía. Lo primero que me llamó la atención fue la calidad de la fotografía, elemento clave en la película junto con el sonido, que dan lugar a una sucesión de planos cargados de objetos urbanos, situaciones cotidianas y una acústica envolvente proveniente de los ruidos propios de las ciudades, en este caso de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna.

Lo primero que me llamó la atención fue la calidad de la fotografía, elemento clave en la película junto con el sonido

Estos dos elementos a los que he hecho alusión con anterioridad (fotografía y sonido) reciben un tratamiento exquisito, propio de personas que han visto muy buen cine y han escuchado muy buena música. Se nota la influencia del cine europeo, en mi opinión del cine francés y, en concreto, de películas del tipo de Le ballon rouge, ese tipo películas en las que la acción transcurre en ambientes cotidianos, en hogares de la capital parisina en los que no ocurre nada y ocurre todo. Ambientes en los que las personas se relacionan con otras personas, con sus hijos, padres y vecinos, todo ello en un ambiente urbano. Allí París, aquí Santa Cruz de Tenerife.

Lo mismo da, si hubiera visto la película en un estreno de los cines Renoir, habría jurado que la película bien podría ser de producción francesa, centro europea o….. rusa. Y digo rusa porque el film tiene un aire a vanguardia rusa, se aprecia un tratamiento de la imagen al estilo del maestro Dziga Vertov. Los picados, líneas curvas y angulosas que sugieren algunos de los bellos fotogramas impregnan las retinas del espectador y nos retrotraen a la modernidad del cine ruso soviético. O al menos, a mí me lo parece.

El film tiene un aire a vanguardia rusa, se aprecia un tratamiento de la imagen al estilo del maestro Dziga Vertov

Me reservo el derecho de no hablar demasiado de la trama porque no quiero desvelar ninguno de los secretos que esconde la película. Es más, pretendo fomentar la curiosidad, así como lo hace la propia película. Lo que sí puedo decir es que la película funciona como un gran rompecabezas, cada secuencia es una pieza que debe encajar en el gran puzzle de la vida, de lanadacotidina. Aviso, el puzzle no está completo, mucho tendrá que poner de su parte el espectador porque aquí todo funciona en base a sugerencias, a ese juego tan propio del arte consistente en mostrar y no mostrar, en ver y no ver.

Es una película delicatesen made in Canarias, como dije antes, fuertemente enraizada en la tradición europea, que espero que coseche los éxitos que se merece. Un pequeño consejo, no te guíes por el título, en lugar de llamarse “lanadacotidiana” bien podría haberse llamado “eltodocotidiano”, sólo hay que saber dejarse llevar por las insinuaciones que propone y verás que el sinsentido de la vida cobra sentido. No digo que exista una explicación sino que tendrás que hacer el esfuerzo personal de buscarlo.

La película funciona como un gran rompecabezas, cada secuencia es una pieza que debe encajar en el gran puzzle de la vida, de lanadacotidina

Mi más sincera enhorabuena por un trabajo del que pueden estar orgullosos todos los que han trabajado en ella. Un orgullo que esta película haya surgido de Canarias, de España, de Europa. Sé que hay mucho esfuerzo por dar la máxima calidad en todo momento y se nota. Si tienes la oportunidad, no te la pierdas. Hazme caso.