Es difícil catalogar el patrimonio. A menudo nos solemos encontrar con determinados casos en los cuales el bien de interés en cuestión ofrece más de una cara. Esto mismo ocurre con Marismas del Odiel, un importante humedal catalogado como paraje natural, en especial por su riqueza ornitológica, pero que también es testigo directo de la historia de la comunidad que lo rodea. Este artículo pone de manifiesto, por un lado, la riqueza patrimonial de este entorno, y por otro, la naturaleza polivalente del concepto de patrimonio.

Si desplegamos sobre la mesa las cartas de patrimonio que nos ofrecen organismos internacionales como la UNESCO, y queremos utilizar alguna de esas cartas para catalogar y describir el Paraje Natural Marismas del Odiel, tendremos delante, en rasgos generales, patrimonio natural y patrimonio cultural. Pero también podemos hablar de patrimonio geológico y biológico, patrimonio etnológico y antropológico, patrimonio arqueológico, patrimonio industrial, patrimonio histórico y artístico, y por supuesto, patrimonio inmaterial.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

¿Qué es Marismas del Odiel?

Marismas del Odiel es el nombre que se le dio a un conjunto de islas (Saltés, Bacuta, En medio y Marismas del Burro) cuyo ecosistema predominante es la marisma. Se trata de un gran humedal, cuya superficie alcanza las 7.185 hectáreas, formado durante el Holoceno, cuya dinámica es la de expandirse en torno al estuario de los ríos Tinto y Odiel, en la provincia de Huelva. Su enclave costero condiciona su historia y la de las poblaciones que lo rodean, que son Aljaraque, Gibraleón, Huelva, y Punta Umbría.

Marismas del Odiel Imagen Satélite

Imagen satélite de Marismas del Odiel y poblaciones colindantes.

¿Por qué es tan importante?

Comencemos por lo más obvio y tangible en materia legislativa, su patrimonio natural. Marismas del Odiel es Reserva de la Biosfera (Comité MAB de la UNESCO, 1983), Paraje Natural de Interés Nacional (Junta de Andalucía, 1984), Zona de Especial Protección para las Aves (Directiva nº79/409, Unión Europea, 1987) dentro de la Red Natura 2000, así como Humedal de Importancia Internacional (Lista MAR, Convenio de RAMSAR, 1989) especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas. Toda esta carga legislativa está enfocada a la protección de su patrimonio natural, y más en concreto a su patrimonio ornitológico.

En lo referente al patrimonio cultural, en una zona denominada como El Puntal de la Cruz, se conserva el muelle-embarcadero construido por la Compañía de Tharsis, una obra de ingeniería industrial de finales del siglo XIX, pionera a nivel Europeo, declarada Bien de Interés Cultural (Junta de Andalucía, 1997). Siguiendo de Norte a Sur, la isla Saltés destaca por ser Conjunto Histórico declarado Bien de Interés Cultural (España, 1967) y Zona Arqueológica (Junta de Andalucía, 2001), conservando casi intacta los vestigios de la ciudad islámica de Salthish, fechada de momento entre los siglos XII – XIII, además de posteriores momentos de ocupación cristiana hasta el siglo XIV, según los resultados de las campañas de excavación. También se han documentado fábricas de salazones de época romana (s. II – V), y otros materiales datados en torno a los siglos VII – III a. C., de época protohistórica.

Muelle de Tharsis

Muelle de Tharsis, Marismas del Odiel

Marismas del Odiel deja también su huella en el patrimonio documental. Los autores islámicos centran la información en su época contemporánea. Geógrafos, juristas, cronistas y poetas mencionan la ciudad de Saltés, aportando datos de tipo geográfico, histórico, político, económico, gastronómico… además de otras referencias a épocas pasadas, como la presencia de un templo dedicado a Hércules, como testigo de la presencia fenicia, o las referencias a las invasiones normandas. De época moderna (s. XVI – XVIII), se conservan varios mapas en los cuales se representan estas islas, con especial interés hacia Saltés, así como otras citas documentales, como la referida por Cristóbal Colón al salir del puerto de Palos y rodear Saltés para proseguir su viaje hacia las Indias. Conservamos además un patrimonio documental de época contemporánea muy interesante, con especial atención a finales del siglo XIX y principios del XX, correspondiente con la revolución industrial y la presencia inglesa.

¿Y el denominado patrimonio inmaterial, aquel que reúne lo no tangible?

Dicho patrimonio alberga de manera indirecta el patrimonio arqueológico, el histórico y el etnológico, siendo perceptible la presencia humana durante siglos en el mismo entorno. En Marismas del Odiel también tiene cabida: testimonios orales, tradiciones, expresiones, técnicas, oficios… ponen atención a una zona clave para entender las relaciones ecológicas del ser humano con el medio ambiente, relaciones que, pese al alto nivel de protección, no se han perdido del todo: las salinas tradicionales pero también las salinas para uso industrial, la práctica agrícola y ganadera, el uso de la apicultura, o las actividades pesquera y cinegética. Pongamos el caso del uso de Saltés como campo de concentración para prisioneros durante la Guerra Civil y posguerra, y los testimonios orales que nos han llegado. Como testigo de lo material y lo inmaterial encontramos las huellas de las salinas tradicionales; aún se conservan los restos de esclusas y molinos de agua por el paisaje, y al mismo tiempo, dicha actividad continúa a pocos metros con la explotación de las salinas para uso industrial.

Esclusas Marismas del Odiel

Esclusas de las salinas tradicionales, Marismas del Odiel

Cabe realizar un merecido repaso, o al menos llamar la atención en determinados puntos del territorio inmediato, como el Muelle de Riotinto, ubicado en la ciudad de Huelva cuyo contexto histórico está en estrecha relación con el Muelle de Tharsis; el complejo arquitectónico de la población de Corrales, dentro del término municipal de Aljaraque, también en relación con la presencia inglesa y la revolución industrial; la antigua central térmica, en Corrales, de principios de siglo XX; las salazones romanas de El Eucaliptal, en el municipio de Punta Umbría; y por supuesto, la riqueza del fondo marino de la Ría de Huelva, lugar de donde provienen varios de los hallazgos arqueológicos con más trascendencia del siglo XX, como el conjunto de armas de época protohistórica.

Muelle de Riotinto

Muelle de Riotinto y Río Odiel, desde Huelva.

Un ejercicio de catalogación para un adecuado uso del patrimonio

Me dejo muchos aspectos patrimoniales, entre otros acontecimientos a tener en cuenta, que pondré de relieve en posteriores publicaciones.

Haciendo ejercicio de recopilación a modo de conclusión, podemos decir que Marismas del Odiel reúne un patrimonio variado, susceptible de ser interpretado de múltiples maneras, todas correctas. La cuestión clave es saber entender la dinámica ecológica del entorno, y no menospreciar ninguna de sus variables patrimoniales para intervenir de una forma acertada en materia de conservación, investigación y difusión.