Cuando viajamos a países lejanos hay muchas cosas que nos pueden sorprender. Algunas son tan obvias como el idioma, la divisa o la comida, y otras más difíciles de comprender como su modo de vida, sus costumbres y sus tradiciones.

Es por ello que informarse antes de realizar un viaje de estas características se convierte en algo fundamental, si bien es cierto que en la mayoría de las ocasiones no tenemos tiempo para ello, hay poca información, o la que hay se basa en experiencias personales de otros viajeros y, por lo tanto, hay tantas opiniones diversas como personas que hayan escrito sobre el tema.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

En este momento es cuando los museos etnográficos se convierten en una visita obligada si quieres comprender mejor el país, la región o la localidad donde te encuentres. Algo así me pasó cuando viajé a Vietnam. Todo fue un completo contraste nada más aterrizar: el caos del tráfico, el idioma, la moneda, el clima o la comida fue algo que rápidamente me llamó la atención (sobre todo el tráfico), y por diversos motivos no había podido leer casi nada de la historia y tradiciones del país, por lo que decidí hacer una visita a uno de los mejores museos que pude visitar durante mi estancia y que no esta en la ruta de la mayoría de los circuitos masificados y organizados por los tour operadores por lo que  la visita es cómoda, y los grupos con los que te cruzas son pequeños y no entorpecen el tránsito. Eso sí, debes saber algo de inglés, francés o vietnamita para comprender las cartelas.

El edificio

Entrada al Museo Etnológico de Hanói, Vietnam.

Entrada al Museo Etnológico de Hanói, Vietnam.

La construcción de este museo, que se entendió como una necesidad por parte del gobierno vietnamita para preservar la diversidad étnica del país, se aprobó en 1987, prolongandose las obras hasta 1995 e inaugurándose en 1997.

Su arquitecto fue Ha Duc Linh, que en ese momento trabajaba para el Ministerio de la Construcción,  y del interior se hizo cargo la arquitecto francesa Veronique Dollfus, que hoy continúa realizando museografías y escenografías para exposiciones en Francia.

La zona central del edificio se inspira en un antiguo tambor vietnamita de bronce y sirve para articular el recorrido, ya que en ese espacio se encuentra el hall de entrada, al cual se accede por una pequeña escalera que simula el necesario ascenso de los habitantes de las casas sobre pilotes, tan comunes en Vietnam para salvar las zonas húmedas.

Bicicleta con cestos, Museo Etnológico de Hánoi, Vietnam.

Bicicleta con cestos, Museo Etnológico de Hánoi, Vietnam.

Desde un primer momento se pretendió que fuera un museo para todos los públicos, por lo que se limita el número de piezas a 700 objetos y 280 fotografías, se tienen en consideración el tipo de letra de las cartelas para que sea accesible a un mayor número de personas, así como también se  previeron accesos para visitantes con minusvalías, algo que aún hoy no esta presente en todos los museos y mucho menos en la década de los 90.

Además de contar con la exposición permanente y las temporales, los objetivos del museo se corresponden con los del ICOM, es decir, que entre ellos se encuentran los de preservación, estudio y difusión, y por ello, en el propio edificio se localizan salas para los estudiosos, zonas para realizar talleres y otras para el propio equipo de profesionales del museo.

La colección

La colección se centra en las 54 etnias que existen en Vietnam, lo que lo convierte en un país multicultural con muchas variaciones entre zonas. Esto nos puede llevar al equívoco de que no vamos a entender nada o de que vamos a salir más confundidos que antes de aventurarnos por las diversas salas, pero nada más lejos de la realidad.

La museografía está muy bien pensada para que tanto vietnamitas como personas de cualquier otra nacionalidad puedan comprender los usos y costumbres de cada zona del país. Las piezas se vuelven protagonista en sus vitrinas, los paneles informativos son claros y muy visuales y las cartelas aportan el nivel de información necesario para saber qué estamos viendo.

Ceremonia de iniciación de la provicia de Yen Bai, Museo Etnológico de Hánoi, Vietnam.

Ceremonia de iniciación de la provicia de Yen Bai, Museo Etnológico de Hánoi, Vietnam.

Además, la reconstrucciones de diversos momentos de la vida cotidiana y del interior de algunas estancias de casas acompañados de las fotografías junto con los videos te ayudarán a salir del museo con un experiencia más que gratificante.

El Jardín

Casa rural Viet, Museo Etnológico de Hanoi, Vietnam.

Casa rural Viet, Museo Etnológico de Hanoi, Vietnam.

A pesar de ello, si te quedas con dudas, siempre podrás continuar la visita por el jardín del museo, donde se han reproducido a escala 1:1 algunos de los edificios más representativos de las distintas etnias vietnamitas acompañados por plantas y árboles que se encuentran en la zona en la que habite cada una. Todas están hechas por artesanos de las propias etnias y entre ellas podemos ver casas sobre pilotes como la de la etnia Tai, la casa comunal Bahnar con 19 metros de altura, una tumba Giarai acompañada de figuras y relieves de madera con explícito contenido sexual que simbolizan la fertilidad, una casa Ede de 42 metros de largo, o una vivienda rural Viet, con su forma de u y su patio delantero.

Casa comunal Bahnar, Museo Etnológico de Hánoi, Vietnam.

Casa comunal Bahnar, Museo Etnológico de Hánoi, Vietnam.

Tumba Girai, Museo Etnológico de Hánoi, Vietnam.

Tumba Girai, Museo Etnológico de Hánoi, Vietnam.

Próximamente

Museo del Sudeste Asiático, Hanói, Vietnam.

Museo del Sudeste Asiático, Hanói, Vietnam.

En 2013 se inauguró el edificio colindante bajo el título de Southeast Asia Museum que está bajo la administración de la Academia de Ciencias Sociales de Hanoi, al igual que el Museo Etnológico. Se  trata de una ampliación del museo con la que se quiere también aumentar el entendimiento del sudeste de Asia, ya que está previsto que en él se expongan objetos de otros países y civilizaciones de esta parte del mundo.

A pesar de que ya está abierto al público, no todas las salas se pueden visitar y el acceso sólo se permite a la primera planta, aunque está previsto que la segunda albergue tres donaciones:

  • La colección de caracteres asiáticos del profesor Karenko Kazushige (Japón).
  • La colección de pinturas indonesias sobre cristal de Oong Maryono, propiedad de Rosalía Sciortino (Italia).
  • Una visión de las culturas del mundo del profesor Le Thanh Khoi (París).

Por otro lado, la tercera planta albergará las exposiciones temporales, mientras que la cuarta servirá para preservar las obras.

Con este nuevo edificio se pretende remarcar las diferencias y semejanzas que otros países del sur y este de Asia tienen con Vietnam, y el actual recorrido se divide en una introducción, textiles, vida cotidiana, vida social, celebraciones y religiones.

En definitiva, la visita al Museo Etnológico de Vietnam, y próximamente al Museo del Sudeste Asiático, se antoja indispensable si quieres aproximarte, aprender y disfrutar de tu estancia en Vietnam.

Artículos relacionados

El espacio cristiano en la arquitectura de Tadao Ando

(*) Imágenes de elaboración propia. Luis M. García Navarro.