aquelarre-goya.

Francisco de Goya, El Aquellare, 1797-98, Museo Lázaro Galdiano, Madrid. (*)

A mi juicio, el Museo Lázaro Galdiano reúne una serie de características a las que debería aspirar todo museo. En primer lugar, posee una colección de piezas artísticas muy compacta y de excelente nivel; en segundo lugar, conserva adecuadamente cada una de las obras que se exponen y; por último, exhibe sus obras con un planteamiento museográfico claro, moderno y que satisface las expectativas del público general y del investigador.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

La Colección

Por lo que respecta a la colección, ésta se compone en su mayor parte de pinturas y de artes decorativas que abarcan una cronología muy amplia, desde el siglo IV a. C. hasta la primera mitad del siglo XX.

  1. La colección de pintura está centrada en la pintura europea del siglo XV al XX dando especial relevancia a la española y particularmente a la figura de Francisco de Goya.
  2. Las artes decorativas, por su parte, comprenden toda una serie de piezas de distintas calidades, realizadas en múltiples soportes materiales y mediante una gran variedad de técnicas. Son importantes los esmaltes, marfiles, tejidos, bronces, medallas, cerámica, etc.

Museografía

La forma en que se exponen las piezas es, desde mi punto de vista, una de las claves fundamentales del éxito y la calidad del museo, ya que favorece la contemplación estética, ayuda a mejorar la comprensión de la obra artística y permite su lectura de una forma clara. Por lo tanto, el planteamiento museográfico es uno de los principales elementos con los que cuenta el museo para acercarse al público y se entiende como tal:

  • El discurso (el orden que siguen las obras en las salas, los paneles explicativos y las cartelas).
  • El montaje (iluminación, vitrinas y elementos que sustentan las piezas).
  • Los recorridos.
  • El estado de conservación de las obras.

Si se descuida alguno de los aspectos que se detallan en el párrafo anterior, es decir, si el discurso museográfico no es adecuado, la calidad de la colección quedará totalmente desmerecida y probablemente no permitirá la correcta contemplación de las obras, porque los elementos que sirven para resaltar las obras se convierten en el verdadero foco de atención. En otras palabras, si las obras se encuentran en mal estado de conservación, la iluminación es deficiente o las vitrinas están mal colocadas o deterioradas, estos elementos (y no la obra de arte) serán los que atraigan nuestra atención.

Por otra parte, si los recorridos no son claros y la información escrita en los paneles y en las cartelas es demasiado extensa o imprecisa, tampoco se comprenderá el planteamiento general del museo ni se dará unidad a la colección. Además, es preciso entender que a un museo se va, fundamentalmente, a observar las piezas artísticas y, en menor medida, a leer los paneles explicativos que sólo deben servir como textos de apoyo para identificar las salas y las piezas, pero no como excusa para desarrollar un texto científico, que quizás esté más indicado para el catálogo o la guía del museo.

En cualquier caso, el Museo Lázaro Galdiano sí cumple adecuadamente todos estos requisitos y es éste probablemente el punto fuerte del museo. Sin embargo, es preciso señalar también otros aspectos que refuerzan la tesis de que el equipo de conservadores del Lázaro Galdiano ha sabido realizar adecuadamente su trabajo.

Parque Florido, la casa de Lázaro Galdiano

parque-florido

Museo Lázaro Galdiano, Calle Serrano 122, Madrid. (*)

Una de las singularidades que presenta el museo es que el inmueble en el que se expone la colección fue la casa particular del coleccionista. Esto significa que el edificio no estaba preparado para servir como museo, aunque algunas de las obras se expusieran dentro de la residencia privada con los criterios que quisiera el propietario. A priori, esto podría haber supuesto una desventaja para exponer las obras, sin embargo, este aspecto ha sido resuelto adecuadamente, ya que las tres plantas con las que cuenta el edificio han servido para ordenar la colección por escuelas.

  • La planta baja: sirve para ubicar a la persona y coleccionista José Lázaro Galdiano, introduciendo datos del contexto en el que vivió o de sus gustos estéticos y presentando además algunas de sus obras predilectas y de sus objetos personales.
  • La primera planta: concentra buena parte de la producción artística española que posee la colección, tanto de pintura como de artes decorativas, a través de una serie de salas debidamente acondicionadas y diferenciadas mediante colores.
  • La segunda planta: sigue el mismo esquema y presenta la colección de pintura y artes decorativas, pero esta vez haciendo hincapié en el resto de escuelas europeas.
  • La tercera planta: se muestran las armas, esmaltes, bronces, tejidos, monedas, etc., que si se hubieran colocado en alguna de las otras plantas, quizás hubiera confundido el discurso, pero que al estar situadas en ésta última pueden contemplarse como si de un almacén se tratase.

Accesibilidad

Probablemente existen otras limitaciones que impone el edificio y que no pueden solventarse tan fácilmente, como es la necesidad de ascender a cada uno de los pisos por medio de escaleras (aunque exista un pequeño ascensor) o, por ejemplo, la imposibilidad de contar con un espacio amplio que pueda destinarse a cumplir la función de cafetería, que en la actualidad se encuentra en una zona de paso a la entrada del museo.

Otra limitación que impone el hecho de que la colección esté situada en este inmueble es precisamente su ubicación, algo alejada del circuito de museos (concentrada en el eje Prado-Recoletos) y poco anunciada en la señalización vertical de la zona.

Lugar de Investigación

Por último, cabe al menos mencionar la labor que cumple el museo como lugar para la investigación. Aunque no he tenido la oportunidad de visitar el resto de las instalaciones que posee el museo, es decir, las oficinas y la biblioteca, es preciso decir que ésta última parece que cumple las expectativas de los investigadores, es bastante accesible y cuenta con un gran número de publicaciones. Además, el propio museo edita la prestigiosa revista Goya y numerosos catálogos, guías y estudios de su colección.

(*) Imágenes: Wikimedia Commons. Creative Commons License.