Tras la huella

Los orígenes del interés por el mundo animal se remontan a la Edad Media y el Renacimiento, siendo el punto de partida de la historia natural. El conocimiento sobre los seres vivos se transmitía a través de historias contadas, mezclando experiencias verídicas con leyendas, dando lugar a fábulas o bestiarios. La acción de coleccionar objetos provenientes del mundo mineral, vegetal y animal dio lugar a los llamados gabinetes de curiosidades, para la exhibición de estas piezas.

Gabinete de curiosidades, Ferrante Imperato

Gabinete de curiosidades, Ferrante Imperato.

Será durante los siglos XVII y XVIII cuando estos gabinetes se abran al público, persiguiendo un fin pedagógico. Es el caso de la apertura del Jardín Real de las Plantas Medicinales en Francia, transformado en 1729 como un gabinete de historia natural, precedente de lo que sería en 1793 el Museo de Historia Natural de París.

Este tipo de museos fueron concebidos como centros dedicados a la educación y a la investigación. El rigor científico a la hora de clasificar los fondos y exponer las colecciones, la cantidad de información facilitada al visitante, y la interactividad del museo con el público son algunos de los rasgos que hacen de los museos de historia natural y de paleontología una potente herramienta didáctica.

La paleontología es la ciencia que estudia la vida que existió en el planeta antes del Holoceno, incluyendo el estudio de seres extintos. Dentro de esta categoría destacan los dinosaurios. El interés a la hora de visitar la colección dedicada a la era de los dinosaurios o era mesozoica radica en su tamaño monumental, su atractiva estética, el misterio que rodea a su extinción, y el fenómeno mediático que conlleva el descubrimiento de sus fósiles.

Didáctica del patrimonio en los museos de historia natural

Uno de los sectores sociales que más asisten a este tipo de museos son las personas de entre 2 y 18 años, tanto en calidad de alumnos de centros escolares, incluyendo la salida al museo como una actividad complementaria del programa curricular, como en grupos, normalmente familias. Los profesores buscan de este modo un apoyo a los contenidos teóricos del programa curricular, siendo muy enriquecedora la experiencia en el museo a la hora de aprehender el conocimiento. En cuanto a los padres, persiguen crear hábitos culturales en sus hijos.

Exploradores del Jurásico

El proceso educativo desde las primeras edades incide en la observación y exploración a través de los sentidos, con libertad de movimiento dentro de los márgenes establecidos y respetando su ritmo individual, mediante el juego, ya sea este exploratorio, dramático, simbólico, constructivo o físico, con una corta duración de tiempo para realizar la actividad debido a su capacidad de atención. En este sentido, son muy interesantes las actividades dirigidas a niños desde el Real Instituto Belga de Ciencias Naturales.

PaleoLAB. Royal Belgian Institute of Natural Sciences.

PaleoLAB. Royal Belgian Institute of Natural Sciences.

Viajando al Mesozoico

Atendiendo a un perfil de entre siete y doce años, el alumno será capaz de generalizar y sacar conclusiones, consensuar y debatir, llegando a resultados comunes en base al tema planteado. No obstante, no va más allá del aquí y del ahora, siendo el reto la recreación de épocas y espacios del pasado. La Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis está reconocida como museo monográfico en Paleontología. Entre sus actividades, propone un recorrido por sus siete centros, donde los visitantes pueden descubrir desde cómo se formó el mundo hace 4.600 millones de años y hasta la era de los dinosaurios, a través de exposiciones de fósiles, reconstrucciones, dioramas, juegos interactivos, realidad virtual y documentales.

Región ambarina Rubielos de Mora. Dinópolis

Región ambarina Rubielos de Mora. Dinópolis.

Investigadores adolescentes del mundo perdido

En cuanto a la etapa adolescente, el objetivo en el proceso de aprendizaje a la hora de acercar los contenidos es desarrollar la investigación. Para ello son muy útiles los recursos didácticos que los acerquen a su propia cultura juvenil mediante simulaciones, talleres, dramatizaciones, o juegos de descubrimiento. En este aspecto, el Museo de Historia Natural de Berlín pone a disposición del visitante un Centro de Microscopia para examinar los objetos a través del microscopio, siguiendo una metodología científica.

Centro Microscópico. Museum für naturkunde

Centro Microscópico. Museum für naturkunde.

Por último, y debido no solo a ser uno de los referentes internacionales, sino por su programa educativo, mencionamos al Museo de Historia Natural de Londres, en cuya web está a disposición de los profesores una serie de actividades pedagógicas dirigidas a alumnos desde las primeras edades hasta los 18 años.

Actividades didácticas. Natural History Museum

Actividades didácticas. Natural History Museum.

Este tipo de museos, y específicamente esta temática, tienen un gran atractivo para público de todas las edades. Existe una variada oferta cultural que puedes compaginar con la ruta que has diseñado durante tu viaje. Si además estabas buscando museos con esta temática, te proponemos el interesante recorrido propuesto en el siguiente enlace.

Referencias

HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, F. (1998), El museo como espacio de comunicación, Trea, Gijón.

PASTOR HOMS, M. I. (2004), Pedagogía museística: Nuevas perspectivas y tendencias actuales, Ariel, Barcelona.

Enlaces de interés

Royal Belgian Institute of Natural Sciences
Fundación Dinópolis Teruel
Museum für naturkunde
Natural History Museum

(*) Imágenes: Reproducidas solo con fines divulgativos y bajo licencia Fair Use License.