El arte, los estilos artísticos, los cánones de belleza y los ideales estéticos han ido evolucionando y cambiando a lo largo de la Historia por lo que algunas obras que ahora consideramos piezas clave de la Historia del Arte Universal y de cuyo valor estético jamás dudaríamos, en su día causaron rechazo y fueron polémicas.

Capítulo aparte merecen muchas obras de la segunda mitad del S. XX y de comienzos del S. XXI en las que, aún hoy día son muchos los críticos y sobre todo el público que siguen rechazándolas. Las performances, el body art, el happening, el conceptual son movimientos dónde más que obras encontramos “gestos”, conceptos, o intenciones que para el gran público poco tienen que ver con las obras de Leonardo, Rembrandt o Picasso. Artistas como Vito Acconci, Joseph Beuys, Gina Pane o la gran Marina Abramovic, siguen siendo cuestionadas.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Aunque este rechazo parece casi exclusivo del Arte Contemporáneo hemos querido señalar algunos ejemplos del pasado y que hoy día pueden llegar a chocarnos, ya que algunas de estas obras son verdaderos iconos de la Historia del Arte. Por ello hemos querido realizar una pequeña selección de algunas obras que en su día fueron muy polémicas, incluyendo también (aunque sin detenernos demasiado en la Postmodernidad) dos hitos dentro del arte del S. XX.

1) Caravaggio: “La Muerte de la Vírgen” 1606. Museo del Louvre, París.

caravaggio-muerte-de-la-virgen

Caravaggio, La muerte de la Virgen, 1606, Museo del Louvre, París.

Nada hay en este cuadro que revele la naturaleza sagrada de su tema. Su tratamiento naturalista, incluso brutal y de gran crudeza motivó su rechazo.

La obra fue encargada por Laerzo Cherubini, un abogado papal, para su capilla en la iglesia romana de Santa Maria della Scala, sin embargo, debido a la atrevida composición y a la representación y postura de la Vírgen fue rechazada para exhibirse en la iglesia. Por recomendación de Pedro Pablo Rubens, que la ensalzó como una de las mejores obras de Caravaggio, el cuadro fue comprado por el Duque de Mantua, Vincenzo Gonzaga.

Para la Vírgen parece ser que Caravaggio utilizó como modelo el cadáver de una prostituta ahogada en el Tíber, lo cual causó gran escándalo. Para el resto de personajes utilizó igualmente a tipos humildes y populares (tampoco fue bien visto).

El sobrio cromatismo, el naturalismo, la composición innovadora y la iluminación tenebrista hacen de esta una de las obras maestras de Caravaggio.

2) Edouart Manet: “Olympia” 1863. Museo D´Orsay, París.

Edouard Manet - Olympia

Edouard Manet, Olympia, 1863, Museo d’Orsay, París.

Inicialmente se expuso en el Salón de París en 1865 colgado en lo alto de la pared, ya que los críticos y el público más conservador la tacharon de inmoral y vulgar, lo que provocó que algunas personas intentaran dañar la pieza. Algo parecido había sucedido también con La maja desnuda de Goya. La aparición de este desnudo femenino había causado un auténtico escándalo en la sociedad española de la época.

Manet se inspira en La Venus de Urbino de Tiziano, pero lo que representa no es una diosa, sino una sensual prostituta recostada en un diván, aguardando a su próximo cliente, con su criada negra. Olympia mira directamente al espectador tratando de hacerle partícipe, o cómo si fuera a él a quien espera.

La obra refleja también el ambiente bohemio del Montmartre y los cabarets parisinos de la época que tanto influyó en el movimiento Impresionista.

3) Gustav Courbet: “El Origen del Mundo” 1866. Museo D´Orsay, París.

Origin-of-the-World

Gustave Courbet, El Origen del Mundo, 1866, Musée d’Orsay, París. (*)

Esta representación quasi anatómica del sexo femenino ha sido una de las obras más polémicas de la historia del Arte.

El primer propietario de El Origen del mundo, de Courbet, se cree que fue el diplomático turco-egipcio Khalil-Bey, quien reunió una efímera pero deslumbrante colección dedicada a la celebración del cuerpo femenino y habría encargado esta obra a Corubet. A partir de este momento la historia de la pintura está sumida en el caos y pasó de unos coleccionistas a otros (perteneció, entre otros, al psiquiatra y psicoanalista Jacques Lacan). Lo que sí sabemos es que estuvo oculta durante gran parte de su historia. El Estado Francés la recibió tras la muerte de Lacan como pago de impuestos sucesorios en 1981 pero no se exhibió hasta 1995 en el D´Orsay.

4) Marcel Duchamp: “La Fuente” 1917.

La Fuente - Duchamp

La Fuente, Marcel Duchamp, 1917. (*)

El rey del Readymade y padre del Arte Postmoderno causó auténtico escándalo al presentar en la exposición de la Sociedad de Artistas Independientes de 1917 un urinario invertido y firmado bajo el seudónimo R. Mutt. Duchamp colocó el objeto en su parte posterior, la firmó “R. Mutt “y se refirió a él simplemente como Fuente.

La obra se ha convertido en un verdadero icono del Arte Contemporáneo y en el gesto más representativo del movimiento Dadá (con sus gestos y acciones el Dadaísmo crea una especie de antiarte moderno, es una provocación abierta al orden establecido).

La pieza original se perdió y en la década de 1960 Duchamp encargó varias réplicas que pueden visitarse en distintos museos.

5) Piero Manzoni: “Merda d´Artista” 1961.

piero-manzoni

Piero Manzoni, Merda d’Artista, 1961.

Diversas ubicaciones, algunas de las “latas” que forman la serie se encuentran en prestigiosas instituciones como Museu d’Art Contemporani de Barcelona, el centro Georges Pompidou de París, la TATE Gallery de Londres y el MOMA de Nueva York.

Manzoni, artista irónico y conceptual por excelencia, quiso criticar con esta obra la excesiva mercantilización de la obra de arte y los precios desorbitados que podían llegar alcanzar este tipo de “piezas” por la “marca”, es decir, la firma del artista estrella del momento, alabado por la crítica y venerado por el público. Lo cierto es que Manzoni, criticando este sistema, pasó a formar parte del mismo ya que aunque sumamente polémica y criticada su obras, aunque más que de obra debamos hablar de “gesto”, es ya un clásico de la historia del Arte Contemporáneo, sobre todo por el rechazo que sigue produciendo y por las cotizaciones astronómicas que han llegado a alcanzar estas latas (en el año 2007 se subastó una por 124.000 euros).

Recientemente se ha estrenado en Madrid un musical en los Teatros del Canal sobre la vida y obra de Piero Manzoni.

Artículos relacionados

¿Por qué es tan impopular el Arte Contemporáneo?

Conversaciones sobre el Mercado del Arte y los Museos de Arte Contemporáneo

(*) Imágenes: Creative Commons License.