que-esta-pasando-en-el-musac

¿Qué está pasando en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC)? Recientemente nos sorprendió la dimisión en bloque de todo el comité asesor del museo, así como las contundentes declaraciones de su exdirectora (Eva González-Sancho), que tras haber dejado un cargo que tan solo había ocupado tres meses admitió estar presionada por la Junta de Castilla y León.

Remontémonos a los hechos

El pasado 13 de mayo Eva González-Sancho (Madrid, 1970) presentó su dimisión formal del cargo de directora del museo leonés. “Me siento engañada y maniatada. Quiero que la comunidad de Castilla y León rescinda mi contrato porque han incumplido su parte”. Con estas palabras, Eva González-Sancho resume las causas por las que dimite, tan solo tres meses después de ser elegida directora del MUSAC: las injerencias en la programación y en la gestión por parte del Gobierno Autonómico han sido constantes desde su llegada. Poco después, los miembros del órgano asesor del museo (Víctor del Río, escritor y profesor universitario; José Guirao, director de La Casa Encendida, y Octavio Zaya, comisario de exposiciones) presentaron también su dimisión en bloque después de considerar la gravedad de los acontecimientos relatados por la exdirectora del MUSAC. A esto hay que sumar que los anteriores directores del museo (Rafael Doctor y Agustín Pérez Rubio) habían presentado también su dimisión por los mismos motivos. Este hecho evidencia los problemas y la mala gestión del centro por parte de las autoridades políticas de la Junta de Castilla y León y sus constantes injerencias con fines políticos y partidistas.

La elección de González-Sancho parecía que iba a cerrar la crisis abierta con la dimisión hace cuatro años de Rafael Doctor. Los recortes y las continuas readaptaciones del proyecto provocaron después la marcha de Agustín Pérez Rubio. Eva González-Sancho, exdirectora del Frac Bourgogne francés y la Etablissement d’en Face Projects en Bruselas, es una profesional de gran prestigio internacional que ha optado por tomar una decisión ética al no querer seguir figurando al frente de un museo sobre el que no podía tomar ninguna decisión.

Frente a la dimisión, la consejera de Cultura de la Junta, Alicia García, tildó las acusaciones de la ya exdirectora de falsas. Parece ser que la polémica comenzó con el nombramiento del artista vallisoletano Ángel Marcos para representar a la comunidad autónoma en la Bienal de Venecia, con cargo a los presupuestos de ese centro.

Ángel Marcos, cuya presencia artística en Venecia ha costado a las arcas públicas 60.000 euros –según la información aportada por González-Sancho–, “ya estaba seleccionado” cuando el pasado 4 de marzo tomó posesión de su cargo la directora dimisionaria. La Junta se ha limitado “a continuar con ese proyecto que a lo mejor no le interesaba en exceso porque prefería apoyar a un artista de fuera de la comunidad”, ha añadido García en referencia a la apuesta de González-Sancho por Lara Almarcegui (Zaragoza, 1972) para la Bienal de Venecia, con obra en el MUSAC.

Otro de los puntos de fricción, según ha explicado García, fue la petición por parte de González-Sancho de la constitución de un segundo comité artístico para favorecer la proyección internacional del museo. Eva González-Sancho cuenta que se le ha denegado la puesta en marcha de su plan de internacionalización, algo que ya figuraba en el proyecto por el que fue contratada. “Gracias a mis contactos internacionales, había reunido a un importante grupo de artistas que iban a colaborar en la comisión sin coste. Me dijeron que no. Sin explicación. No lo veían”.

La queja formal presentada por ADACE

La Cultura es demasiado importante como para dejarla en manos de los políticos.

José María Parreño (ADACE)

ADACE, la Asociación de Directores de Arte Contemporáneo de España que agrupa a 35 profesionales, ha denunciado lo ocurrido en una carta abierta dirigida a la consejera de Cultura y Turismo de Castilla y León. En su escrito, ADACE “expresa su malestar y desacuerdo ante las decisiones políticas que han forzado esta dimisión y que, por desgracia, son actuaciones y comportamientos que no terminan por quedar desterrados de las prácticas políticas de nuestro país”.

Añade que estos momentos en que la actual crisis económica está llevando a los museos a situaciones de gran dificultad, “resulta cuando menos irresponsable añadir, por parte de sus responsables político-institucionales, nuevos conflictos innecesarios que no permiten a los profesionales desarrollar las funciones para las que se les ha contratado y que debilitan al museo ante la sociedad, no dejando entrever ninguna voluntad de estructuración para optimizar su funcionamiento, sino más bien el deseo de frenar su desarrollo potencial”.

La asociación concluye denunciando “la falta de responsabilidad de los políticos al frente de sus obligaciones” y reclama para el MUSAC que “se destierren de una vez por todas los cambios bruscos de orientación, las decisiones unilaterales, la injerencia y la falta de transparencia en sus actuaciones y que por el contrario se adopten las recomendaciones establecidas en el Documento de Buenas Prácticas en toda su amplitud y alcance, incluidas el respeto por los profesionales que ponen su conocimiento y compromiso al servicio de la institución museística”.

Las polémicas declaraciones de Rafael Doctor

Tras el nombramiento en junio de Manuel Olveira (exdirector del Centro Galego de Arte Contemporáneo) como nuevo director del MUSAC, Rafael Doctor (primer director del museo, comisario, artista y crítico) hizo las siguientes declaraciones tras la polémica: “Que una persona se plante para salvar su honorabilidad y la dignidad de un proyecto artístico es un ejemplo. Que llegue otra persona y se quede con el proyecto después de cómo ha salido la anterior directora es una vergüenza. Lo primero en la vida es la ética, si no hay ética no hay nada”, sentencia Rafael Doctor. “Esta persona tendría que haber valorado la dimisión de la directora anterior y no haber aceptado quedarse con el puesto por ocupar una plaza de poder, porque la institución no hacía lo correcto. La persona que ha accedido al puesto quedó en cuarto lugar en el concurso que ganó Eva González-Sancho y, además, el jurado de la prueba le suspendió el proyecto museístico. Es un horror, estoy muy enfadado, porque esta persona es una vergüenza para la profesión y para ese museo que está en mi corazón”, aseguró molesto Rafael Doctor.

Artículos relacionados

El Musac: museo de arte contemporáneo de Castilla y León