En esta segunda edición del vídeo reto, queremos que adivines la obra de arte que aparece en el vídeo que hemos preparado. Lo hemos puesto un poco más difícil ya que recibimos varios comentarios diciéndonos que era demasiado fácil. Esperamos que te guste y que te animes a comentarnos de qué obra se trata, incluso puedes pedirnos pistas tanto en el blog como en nuestra página de facebook.

¡ATENCIÓN SI TODAVÍA NO HAS VISTO EL VÍDEO NO SIGAS LEYENDO!

Solución

El Ferrocarril – Édouard Manet

manet-ferrocarril

Èdouard Manet, El Ferrocarril, 1873, National Gallery of Art, Washington D.C., Estados Unidos. (*)

Édouard Manet (1832-1883) es considerado el padre del Impresionismo. Aunque se formó con el maestro Thomas Couture, uno de los maestros más innovadores del momento, lo cierto es que también debe mucho a los grandes maestros del pasado, los cuales pudo conocer en los numerosos museos que visitó por toda Europa; de todos estos maestros, dejaría en él una huella muy especial Velázquez. Se forjó un estilo personal, de temáticas modernas y pincelada suelta, que fue muy criticado en el momento, siendo sus obras calificadas de abocetadas, pero que a la larga daría lugar a la escuela del Impresionismo.

El ferrocarril es una obra realizada por entre 1872 y 1873. Es la obra que lo consolidó como cabeza del grupo de los impresionistas y la primera en representar el ferrocarril, un tema que después será recurrente en las pinturas del siglo XIX, tanto por ser símbolo de modernidad como por ser apreciado por su valor pictórico. Lo cierto es que en esta obra no se nos muestra el ferrocarril de un modo explícito, pues de hecho no es visible, sino que lo único que vemos de él son los vapores que emanan de su chimenea; una representación sugerente de los elementos propia de Manet. Entre esos vapores se vislumbra la arquitectura del entorno, entre la que se encuentran las ventanas del estudio del pintor y los pilares del puente de Europa, ejemplo de la moderna arquitectura del hierro que nacía en ese momento.

Las dos figuras que protagonizan la obra, representadas muy en primer término, algo poco habitual hasta la fecha, han usado como modelos a Victorine Meurent (quien también apareció en Desayuno sobre la hierba y Olimpia) y la hija del pintor Alphonse Hirsch. En la composición son perceptibles diferentes influencias, como la de las estampas japonesas, las Vírgenes sentadas de Rafael (con un libro en el regazo), los retratos renacentistas y probablemente también Las hilanderas de Velázquez (en la combinación de figuras que dan la espalda al espectador con figuras que se muestran de frente; de hecho, la niña adopta una postura muy parecida a una de las hilanderas del cuadro de Velázquez).

El resultado final es una imagen que nos traslada al París de finales del siglo XIX, ese París impregnado de los vapores del ferrocarril.

(*) Imágen: kAHNAxL76AyLUA. Creative Commons License.