En esta quinta edición del vídeo reto, te proponemos que adivines de qué obra se trata. Si sabes la qué obra de arte aparece en el vídeo escríbenos un comentario en el blog o en nuestra página de facebook. Además, si quieres puedes pedirnos pistas.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

¡ATENCIÓN SI TODAVÍA NO HAS VISTO EL VÍDEO NO SIGAS LEYENDO!

Solución

Carlos_V_en_Mühlberg

Tiziano, El Emperador Carlos V a caballo en Mühlberg, 1548, Museo del Prado, Madrid. (*)

Este gran lienzo (335×283 cm) que nos muestra a Carlos V a caballo fue realizado por el pintor veneciano Tiziano en 1548. El cuadro conmemora el triunfo del emperador en la Batalla de Mühlberg (1547) contra los príncipes alemanes y fue realizado (junto con otra seria de obras) en la ciudad de Augsburgo, adonde Tiziano se había traslado por petición de Carlos V.

El encargo de esta obra se supone realizado por la hermana del rey, María de Hungría, y no directamente por el propio rey, pues es en los inventarios de ella donde aparece citada la pintura, antes de pasar por herencia a la colección de Felipe II. Desde entonces, esta pieza fundamental de las colecciones reales permaneció expuesta en importantes estancias del Real Alcázar de Madrid. Tras sobrevivir al incendio del Alcázar del siglo XVIII y a su traslado a Ginebra durante la Guerra Civil, en la actualidad es exhibida en las salas del Museo del Prado.

Iconográficamente, este cuadro reúne dos tradiciones diferentes, por un lado el Cristianismo a través del miles Christi (el caballero de Cristo), y por otro el clasicismo a través de la imagen ecuestre como símbolo de poder (como es el caso de la escultura de Marco Aurelio). Antigüedad y Cristianismo, dos tradiciones muy dispares, pero en las que Carlos V quería fundamentar su reinado.

Es de destacar también la serenidad en el rostro del rey, cuyo objetivo es, dentro de un programa propagandístico, mostrarnos un rey pacífico. Tiziano, además, optó por realizar un retrato “desnudo” del rey, es decir, no recurrió a imágenes alegóricas como las de la Fe o la Religión, ni pintó al enemigo vencido, sino que se limitó a plasmar lo que las crónicas de la batalla describían (el armamento del rey, la atmósfera de aquel día, el paisaje a orillas del río Elba, etc.). De este modo, Tiziano logró, mediante una pintura realista, construir una imagen llena de simbolismo.

En cuanto a la técnica, vemos claramente el estilo de la escuela veneciana en el uso del color y de la luz, apreciable en los rojos, los brillos de los elementos metálicos y, especialmente, en la atmósfera que envuelve todo el cuadro. Una técnica en que prima el uso del color sobre el dibujo.

(*) Imagen: Wikimedia Commons. Creative Commons License.