We can do it

Lo prometido es deuda. Voy a relatarte cómo está siendo mi experiencia de trabajo en el exterior por si te puede servir de ayuda para que tú también te animes a hacerlo.

En primer lugar, tengo que decir que llevo poco tiempo aquí y que todavía estoy en el proceso de insertarme en el mercado laboral, por lo tanto, siempre hablo desde mi humilde experiencia personal.

En segundo lugar, también quiero decir que probablemente esta experiencia no sea extrapolable a otros países (o puede que sí), así que tampoco tomes al pie de la letra mis indicaciones.

Hechas estas aclaraciones, trataré de darte algunos consejos para que tu estancia en el exterior sea lo más positiva posible, si es que eso se puede controlar:

1) Localiza dónde se publican las nuevas plazas vacantes

No existe nada fácil, el sector cultural es sin duda alguna uno de los peores sectores laboralmente hablando. Es un sector que amo desde lo más profundo de mi ser, me parece que el desarrollo de la creatividad, de las artes y la cultura es precisamente lo que nos hace humanos y lo que nos hace sacar lo mejor de nosotros mismos. Por lo tanto, trabajar en todo lo que tenga que ver con el desarrollo de estos propósitos me llena de una gran satisfacción personal. Me parece una labor muy loable y constructiva.

Ahora bien, la cuestión estrictamente laboral es diferente, ya que normalmente la mayoría de las instituciones culturales están gestionadas por las diferentes administraciones públicas, esto es, ayuntamientos, ministerios, direcciones generales de cultural, organismos estatales creados para tal efecto, etc. Esto significa que el proceso de contratación de personal es largo y requiere de unos cauces administrativos muy concretos como la creación de plazas, la publicitación de las mismas, los exámenes de acceso, entrevistas… Vamos, que tienes que ser paciente, estudiar y esperar tu oportunidad.

Esa oportunidad no siempre tiene que venir en forma de oposiciones, lo cual te llevaría mucho tiempo y casi sería más recomendable hacer esto en tu país de origen. En cambio, puede venir en forma de trabajo temporal o trabajo parcial, pero para eso tienes que estar muy atento a las ofertas de empleo que se van publicando en los medios de comunicación local y, sobre todo, en los anuncios que realiza el Ministerio de Trabajo o de Cultura, que es el organismo que normalmente gestiona los museos y el patrimonio histórico del país. Por eso, mi primera recomendación es que te informes en estos sitios porque ellos mismos te darán todas las indicaciones necesarias sobre cuándo se publican las plazas, cómo es el proceso de contratación, etc.

2) Haz unas prácticas

Ya sé que eso no es exactamente trabajar y que es necesario que dispongas de unos ahorros para mantenerte aunque sea unos meses. Pero es que realizar unas prácticas es seguramente el procedimiento más efectivo para darte a conocer. Es una oportunidad de oro para demostrar de lo que eres capaz, por eso tienes que dejarte (metafóricamente) la vida haciendo tu trabajo. Si, por ejemplo, entras a trabajar a las 9.00, entonces tú tienes que ser el primero en llegar, si te piden que hagas una tarea trata de hacerla lo más rápido posible y, sobre todo, lo mejor que puedas. Si eres excelente no me cabe duda de que serás un candidato a considerar para acceder a cualquier puesto.

3) Aprende idiomas antes de desplazarte a otro país

Si vas a ir a un país de habla inglesa es imprescindible que conozcas el idioma, porque de otra forma será literalmente imposible que puedas trabajar, no importa si eres Doctor en Historia del Arte, no podrás comunicarte y, por tanto, no podrás trabajar. Te verás obligado a desarrollar otro tipo de trabajos no cualificados, que son loables y sobre los que no hay nada que objetar, pero me imagino que preferirás dedicarte a tu profesión. Por tanto, trata de venir con la lección aprendida desde casa.

4) Presenta un proyecto cultural

Si crees que la cuestión de las prácticas ya lo tienes superado (yo aún así trataría de hacer unas horas semanales al menos), puedes intentar hacer otro movimiento estratégico: presentar un proyecto cultural. Muchas veces minusvaloramos el poder que tienen los proyectos, ya que las instituciones culturales se nutren de proyectos realizados por los propios centros pero también por agentes externos, ya que de lo contrario dichas instituciones se convertirían en lugares “endogámicos” y, a la larga, desaprovecharían la oportunidad de tener contacto con el mundo exterior, por así decirlo.

Por tanto, no lo dudes y trata de presentar tu propio proyecto cultural, no es necesario que sea algo extenso, simplemente puede ser un resumen de dos páginas en el que trates cuestiones fundamentales como:

  • El título del proyecto.
  • Los objetivos a lograr.
  • Una descripción de la actividad.
  • A qué público va dirigida.
  • Los recursos que son necesarios, etc.

A ser posible lo ideal sería que lo pudieras llevar a cabo tú mismo pero si no es así siempre puedes solicitar la incorporación de algunas personas al equipo. Si no te lo aprueban, que es una posibilidad, al menos habrás conseguido hablar con los responsables de la gestión de proyectos y te conocerán. Trata por todos los medios de tener esas entrevistas para hablar con los responsables de la aprobación de proyectos, ellos te pueden asesorar y seguro que estarás dispuestos a ayudarte. Si aún así no te lo aprueban siempre puedes presentarlo en otro lugar y así hasta que lo consigas, no hay otra forma de lograrlo. Te toca salir a la calle a vender, no sé otra forma de decirlo más claro.

5) Haz contactos

Creo que este es el mejor consejo que te puedo dar. Enviar currículums es muy cómodo, porque ya sabes cómo hacerlo, pero no es todo lo efectivo que debería. Lo más importante es que consigas establecer vínculos y te presentes en el sector cultural del país al que te dirijas. Si no te conocen seguramente no quieran trabajar contigo y un CV no es el elemento que yo definiría como el más adecuado para darte a conocer, es simplemente un papel que apenas habla de tus estudios y tu experiencia laboral, pero no dice nada acerca de la forma en la que trabajas y tampoco puedes explicar realmente todos tus logros porque sería demasiado extenso.

Ahora bien, ¿cómo puedes hacer contactos? Esa es la gran pregunta, normalmente a través de un contacto de un contacto, pero esto va a ser un poco difícil en otro país o, también puede hacer algo de voluntariado, aunque sea una hora a la semana. ¿No puedes hacer una hora semanal de voluntariado? Seguro que sí, mi recomendación es que empieces por ahí.

¿Cómo te podemos ayudar?

Pues bien, aquí terminan estas recomendaciones para que cuando te desplaces a trabajar a un país extranjero puedas realizarte profesional y personalmente.

Nada me haría más feliz que saber que he podido ayudar a alguna persona a conseguir sus objetivos, si es así házmelo saber y si tienes alguna duda, por favor, escríbenos un comentario y suscríbete porque estamos apunto de lanzar un ebook sobre todos estos temas, incluyendo un apartado mucho más desarrollado sobre posibles salidas profesionales para los estudiantes de Historia del Arte y para los licenciados.

Haremos una oferta de lanzamiento que solo anunciaremos a nuestros suscriptores, así que no lo dudes y hazlo ahora, además te regalamos una conferencia en vídeo, una audioguía y una guía breve para redactar correctamente textos de historia del arte. ¿Qué más se puede pedir? ¿Necesitas asesoramiento personalizado? Envíanos un correo haciendo uso del formulario de contacto o escribiéndonos un correo a cromacultura@gmail.com. Estaremos encantados de atenderte.

(*) Imagen: Howard Miller. Public Domain.