historia-alienada

Indignación.

Eso es lo que siento en estos momentos.

Indignación, sí, porque vengo de ver la televisión (cosa que cada vez hago menos, porque, la verdad, siempre acabo con la misma sensación). Pero hoy he visto una cosa que me afecta muy directamente, y es que se me ha ocurrido conectarme al Canal Historia, un canal que emite a través de Canal+.

Así, a primeras, suena muy bien, un canal de historia, dedicado a la difusión cultural y a meter en nuestra casas un poco de conocimiento. Sí, suena bien, y por eso lo tengo contratado yo. Pero este canal, que tal vez en algún momento fue eso, ha ido bajando su calidad de manera progresiva, introduciendo programas en los que cada vez importa más el espectáculo y menos la rigurosidad científica, hasta convertirse en la basura (expresión poco fina, pero no se me ha ocurrido otra mejor) que es hoy en día. Un canal que busca el espectáculo y el morbo por encima de todo y, lo peor, por encima del conocimiento historiográfico.

Historias de Alienígenas

Pero creo sinceramente que uno de los programas que más merecen mi menosprecio es el que emiten bajo el título de Alienígenas. Con este nombre ya te puedes imaginar de qué va:

  • Que si las pirámides las construyeron los extraterrestres.
  • Que nosotros en no sé qué época no teníamos la tecnología para hacer no sé qué y es obra de los marcianos…

Bien, pienso que cada uno es libre de creer en lo quiera, pero lo que quiero criticar aquí es cómo están menospreciando el trabajo serio de miles de arqueólogos e historiadores que a través de todo el mundo dedican grandes esfuerzos para desvelar la verdad (sí, la verdad) de nuestro pasado, y cómo intentan convencer al público de que la teoría de los extraterrestres es verdad mostrando una prueba tras otra interpretada según sus criterios “científicos”.

Lo peor es que este canal entra en miles de hogares cada día, lo que quiere decir que miles de personas están siendo “desculturizadas” (término que me he tomado la libertad de inventar), cuando se supone que el fin de dicha cadena es todo lo contrario. No me parece lícito que una cadena que emite bajo el nombre de Historia tenga la programación que tiene ésta y encima se anuncie así en su página web:

Entra en un canal en el que los hechos más importantes y sus protagonistas se dan cita cada día. En Canal de Historia encontrarás una programación exclusiva dedicada 100% a la historia. Con estrenos de grandes superproducciones y contenidos originales creados especialmente para ti. Elegido durante tres años consecutivos Mejor Canal Temático por La Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión (ATV), Canal de Historia te brinda la oportunidad de resolver misterios, liderar batallas e investigar enigmas sin moverte del sillón. Disfruta de un canal de televisión único diseñado para gente como tú y abre una ventana a la Historia atractiva, rigurosa y entretenida

De nuevo, me tomo una libertad, en este caso de resaltar la palabra rigurosa.

En Conclusión

Quiero preguntarme en qué lugar nos deja a los que nos esforzamos cada día en difundir la cultura, hacerla atractiva e intentar que la gente se interese por ella sin caer en el espectáculo, porque queremos vivir en una sociedad cultivada y refinada, en la que la gente sea capaz de valorar y analizar lo que tiene a su alrededor. Ellos, que tienen en su mano el poder de hacerlo, porque tienen una cadena importante que emite a nivel internacional, no lo hacen.

Me resulta muy triste pensar que esta cadena ha caído en el morbo sólo por cuestiones de audiencia, porque eso habla de la sociedad que es su público. Quiero pensar que a la gente le gusta lo morboso porque es lo que le han ofrecido desde todos los medios, ya que es lo más fácil de vender, porque resulta mucho más complicado intentar que la gente se interese por la historia, una historia sin marcianos, pero al fin y al cabo, la verdadera.