playa-america

Hace unos meses ya te hablamos de Baiona desde el punto de vista histórico-artístico. Si fuiste entonces y vuelves durante estos meses, podrás comprobar que la localidad ha multiplicado las personas que la visitan, con lo que se ha convertido en un foco de ocio además de cultural.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Sus playas atlánticas son dignas parada. En la propia Baiona podemos encontrar varias, como la de Barbeira, situada junto al Castillo de Monterrey y frente al puerto pesquero y deportivo, o la de Ladeira, bordeada por el río Miñor y por sus marismas y dunas. Ambas son de arena fina, clara y brillante.

Praia de Ribeira, Baiona. Foto: HombreDHojalata.

Praia de Ribeira, Baiona. Foto: HombreDHojalata.

Algo más alejada de Baiona, junto a la localidad de Nigrán, se encuentra la Playa de América. Su nombre original fue Playa de Arena Rubia, pero se cree que tras el regreso del primer viaje de Colón aquí establecieron un poblado los indígenas y que desde entonces se la conoce con su actual nombre. Cuenta con casi 2 km. de extensión, en ella desemboca el río Muiños y ha sido distinguida con la bandera azul desde hace más de 20 años.

Playa de América. Foto: farrangallo.

Playa de América. Foto: farrangallo.

Un cercano paraíso terrenal: las Islas Cíes

Islas Cíes. Foto: Susana Freixeiro.

Islas Cíes. Foto: Susana Freixeiro.

Las Islas Cíes son un archipiélago formado por las islas de Monteagudo, del Faro y de San Martiño, que se encuentran en la desembocadura de la Ría Cíes y forman parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia.

Puente románico sobre el río Miñor (A Ramallosa), cercano a la desembocadura del río Miño. Foto: Patantxa.

Puente románico sobre el río Miñor (A Ramallosa). Foto: Patantxa.

Su flora (tojo, retama, esparraguera, torvisco o jara, entre otros) y su fauna (gaviota patiamarilla y gaviota oscura, pájaros carpinteros, tórtolas o el cormorán) hacen del archipiélago un lugar interesante para los amantes de la naturaleza.

Lo mejor para conocer las islas es recorrerlas y para ello hay diversas rutas senderistas, que te permitirán que tu estancia sea activa y placentera:

Ruta del Faro da Porta (5,2 km. – 1 h 45 min aprox. ida y vuelta): este camino os llevará al Faro da Porta, desde donde podrás ver los acantilados y, en la ladera el poblado castreño de O Castro das Hortas, los restos arqueológicos más importantes del archipiélago hasta la fecha.

Ruta del Monte Faro (1,4 km. – 2 h 30 min aprox. ida y vuelta): Más corta pero también más exigente que la anterior, ya que se alcanza una mayor altitud (175 m.) Se llega hasta el Faro de Cíes pasando por el Monasterio de San Estevo. Junto a la playa de Nosa Señora podréis encontrar una merendero donde hacer un alto en el sendero. Una vez llegado a lo alto se divisan las tres islas.

Ruta del Alto do Príncipe (3 km. – 1 h 15 min aprox. ida y vuelta): La sombra de los árboles ayuda a hacer esta ruta en los meses calurosos. En esta ruta podrás ver las Dunas de Mucieiro además de la flora característica de las Islas.

Ruta de Monteagudo (5,6 km. – 1 h 45 min aprox. ida y vuelta): Se trata de una variante de la anterior, ya que hay que desviarse en el Alto del Príncipe. Se llega hasta A Valgada, desde donde se ven los acantilados, y un poco más adelante hasta el Faro do Peito o hasta el mirador de aves.

Desde Baiona hay varias salidas al día (también se puede llegar desde Vigo y desde Cangas), aunque para estas fechas es conveniente comprar los billetes con anticipación para que no te quedes sin ellos.

En ellas existe un camping, el único alojamiento de las islas, donde os podréis quedar hasta 15 días para disfrutar de esta maravilla natural.

Además de disfrutar de sus playas, si quieres hacer turismo cultural te recomiendo que visites la Ex-colegiata de Santa María, el Santuario de Santa Liberata o la Fortaleza de Moterreal. Si quieres más información puedes leer nuestra guía rápida para visitar Baiona.

Artículos Relacionados

Un Mar de Historia: Matalascañas

Un Mar de Historia: Ampurias

Un Mar de Historia: Rota

Un Mar de Historia: Por la Vía Augusta hasta la Playa Waikiki 

Un Mar de Historia: Castell de Palamós

Un Mar de Historia: La Marbella Romana y Paleocristiana

Un Mar de Historia: Roses