playa-matalascanas

Ahora que se acerca el verano y quizás tengas unas merecidas vacaciones o algunos días libres, te vamos a recomendar algunas playas con historia para que además de refrescarte puedas conocer el rico patrimonio que tenemos a pie de playa.

Por cierto, ¿conoces el libro Por Qué Estudiar Historia del Arte?

Te recomiendo que le eches un vistazo.

Comenzaremos nuestro recorrido por una conocida playa onubense: Matalascañas. Esta playa, de unos 4km de extensión pertenece a la localidad de Almonte, y se encuentra junto al último núcleo urbano antes de entrar en los terrenos de playa virgen del Parque Nacional de Doñana que llegan hasta la desembocadura del Guadalquivir en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

La playa de Matalascañas cuenta con un interesante bien arqueológico, el llamado “tapón” por su forma circular y por encontrarse dentro del mar cando sube la marea. Pero…

¿Qué fue este tapón y por qué forma parte del patrimonio histórico español?

La verdadera función de este edificio fue la defensiva. De hecho, fue una torre almenara, conocida con el nombre de Torre de la Higuera, mandada construir por orden de Felipe II en 1577 para la defensa de la línea de costa frente a las embarcaciones berberiscas que intentaran atacar los barcos o a los pescadores que trabajaban por la zona. De hecho, desde Sanlúcar de Barrameda hasta Mazagón se construyeron 5 de estas torres. De esta última, si os apetece daros un paseo por la orilla también podréis ver sus restos, aunque mucho más deteriorados por el paso del tiempo y de las mareas.

Otro motivo por el que visitar Matalascañas es el paraje donde se encuentra, junto a Doñana, por lo que si sois amantes de la naturaleza es un lugar de obligada visita. Antes de bajar a la playa por la escalinata en la que da comienza el paseo marítimo podéis accedes al Parque Dunar y conocer algo más este ecosistema que define este trozo de la costa atlántica, incluso si disponéis de vehículo propio o bicicleta os aconsejo que os desplacéis hasta la vecina playa de Cuesta Maneli a la que tendréis que acceder cruzando una duna a través de los caminos habilitados para ello.

Otras visitas a realizar

Cerca de esta playa hay otros lugares que os recomiendo que visitéis si estáis más de un día en la zona, aunque para llegar a ellos os recomiendo que lo hagáis en coche.

Ermita de El Rocío, Almonte, Huelva

aldea-el-rocio

En ella se encuentra la ermita de la Virgen del Rocío, que tanta devoción suscita dentro y fuera de Andalucía. Junto a ello podréis disfrutar de una de las marismas más grandes de Doñana.

Monasterio de Santa María de la Rábida

monasterio-rabida

A él llegó Cristóbal Colón y allí convenció a Fray Juan Pérez de que sus propósitos no eran tan descabellados como decían. Tras esto, el fraile convenció a la Reina Isabel y se comenzó a fraguar el Viaje a las Indias del almirante.

Se trata de un pequeño monasterio mudéjar, bien conservado, del que destaca su claustro de ladrillo y su iglesia.

Muelle de las Carabelas

Carabelas

Junto a la desembocadura del Río Tinto y al monasterio de la Rábida se construyó, tras la Exposición Universal de 1992, un pequeño muelle para albergar las reproducciones a tamaño original de las 2 carabelas y de la nao con las que se emprendió el primer viaje de Colón.

Se quiso emular el puerto de Palos de la Frontera, el pueblo vecino, y cuyo puerto ya no existe, además de la isla de Guanahaní, el lugar donde llegaron la Pinta, la Niña y la Santa María.

Artículos Relacionados:

Un Mar de Historia: Castell de Palamós

Un Mar de Historia: Ampurias

Un Mar de Historia: Rota

Un Mar de Historia: Por la Vía Augusta hasta la Playa Waikiki 

Un Mar de Historia: Baiona

Un Mar de Historia: La Marbella Romana y Paleocristiana

Un Mar de Historia: Roses

(*) Imágenes: iassakka y Wikimedia Commons.