Bernardo Torrens. Sandra in the pool. 2014. Acrílico sobre tabla.

Bernardo Torrens. Sandra in the pool. 2014. Acrílico sobre tabla.

Hemos tenido el placer de entrevistar a uno de los más grandes artistas españoles: Bernardo Torrens. Nacido en Madrid en 1957, es el máximo representante del movimiento Hiperrealista o Fotorrealista en nuestro país. Reconocido internacionalmente, su obra ha visitado numerosas ciudades a lo largo de todo el mundo, como Nueva York, Milán, Hong Kong, Montreal, Chicago o Zúrich. Hasta el 19 de enero de 2015 podemos verlo en el Museo de Bellas Artes de Bilbao formando parte de la exposición “Hiperrealismo. 1967-2013” y en la Galería Bernarducci Meisel Gallery de Nueva York hasta el 26 de noviembre de 2014.

1. Parece ser que usted decidió cambiar la carrera de medicina por la de pintor, ámbito en el que fue autodidacta. ¿Cómo fueron los inicios? ¿Qué influencia puede tener su formación como médico en su obra actual?

Los inicios fueron duros, como suele pasar siempre que comienzas algo nuevo. La única certeza que tenía era que quería pintar y eso sabes cómo hacerlo, pero el ir metiéndote en el círculo de galerías, exposiciones, etc. es más complicado, lleva tiempo porque básicamente es ir conociendo gente, hacer que te conozcan e ir metiendo la cabeza de a poco.
Acerca de mi formación en medicina, más de una vez se ha especulado que podría haberme ayudado a conocer e interesarme por el cuerpo humano en su aproximación más realista… por supuesto no lo niego, pero desde luego no es algo que hiciera de forma consciente.

2. Conseguir reconocida fama internacional no es tarea fácil. ¿Cómo consigue un artista entrar en contacto con los galeristas, empezar a exponer y difundir su obra?

Sólo puedo hablar de mi caso que en concreto fue algo progresivo. Antes hablaba de hacer que te conozcan: te presentas a certámenes, te ofreces a las galerías, las galerías te mueven más o menos… Muchas veces no depende de ti ni de tu marchante, simplemente estás en el sitio correcto en el momento correcto, justo cuando pasa por ahí la persona indicada que ve tu obra y le interesa. Luego están las ferias, que son un lugar muy importante para la difusión; en mi caso Art Miami fue muy importante. En cualquier caso la realidad de cada artista es muy diferente a la del de al lado, y también depende del momento de la carrera en el que estés y los medios que tengas a tu disposición en cada uno de esos momentos. Es obvio que en mi época el hacerte ver era muy diferente al de ahora, que cuentas con toda una batería de herramientas que te brindan las nuevas tecnologías y los canales de comunicación que suponen. Pero el fin siempre es el mismo: mostrar tu obra.

3. No son muchos los artistas hiperrealistas del panorama artístico contemporáneo. ¿Cómo definiría el Hiperrealismo? ¿Cuál es su objetivo? ¿Qué busca?

Bernardo Torrens. El último rayo de sol

Bernardo Torrens. El último rayo de sol.

Antes de responder, me gustaría matizar la afirmación de que “no son muchos los artistas hiperrealistas del panorama artístico contemporáneo”. Quizá fuera cierta si la aplicásemos al ámbito español, pero no afirmaría lo mismo si consideramos lo que se está haciendo fuera.

Por otro lado, lo que en España se entiende normalmente por Hiperrealismo engloba lo que en el mundo anglosajón definen dos términos: Hiperrealismo y Photorealismo. Esto ha derivado en muchas confusiones de adscripción. A mí, particularmente, no me gusta encasillarme, considero que las etiquetas son necesarias en el academicismo, no en la creación.

Acerca del objetivo, podríamos decir en general que no es otro que el de toda obra de arte: comunicar. La particularidad es cómo lo hace. El Hiperrealismo presenta una obra que en apariencia tiene un discurso cerrado que es automáticamente aprehendido en la contemplación misma. Como si en una mirada el receptor agotase el mensaje del emisor. Esta forma de entender el movimiento ha llevado a denostarlo sin que quienes lo hicieran reparasen en que en realidad se trata del reto que el Hiperrealismo presenta: una reflexión acerca del porqué se ha escogido esa “instantánea” de la realidad y no otra, qué hace que merezca ser re-presentada, a qué metadiscurso hace referencia, etc. Evidentemente el mensaje cifrado pertenece a cada artista y a cada obra, yo no siempre quiero comunicar lo mismo –en eso creo que en todos es igual–, depende de muchas cosas que tienen que ver con uno en cada momento.

4. Una de las cosas que más llama la atención de una obra hiperrealista es la destreza técnica que requiere y la minuciosidad del trabajo. Cuéntenos, ¿cómo se realiza una obra hiperrealista?, ¿es un proceso muy lento?

No hay una sola manera de realizarlas, aunque a primera vista se consigan resultados similares. Así, por poner algún ejemplo, Rod Penner cuadricula la foto y el lienzo y va trabajando cada cuadrícula individualmente. Don Eddy proyecta la foto para dibujarla en el lienzo y luego realiza una especie de cuatricromía con puntos de aerógrafo hasta conseguir la imagen final. En mi caso, es el aerógrafo mi principal herremienta con una técnica clásica de este. Lógicamente el proceso es lento, más si se compara con otras formas de expresión plástica, pero esto no añade valor a la obra desde mi punto de vista. Es simplemente una elección personal.

5. Dado que el primer paso para la realización de una obra es una fotografía, ¿influyen los avances técnicos en la evolución de su obra? Imaginamos que no es lo mismo partir de una fotografía hecha con cámara analógica que emplear una imagen digital retocada con Photoshop.

Bernardo Torrens. Alli Te Espero 2003,  Acrílico sobre tabla.

Bernardo Torrens. Allí te espero. 2003. Acrílico sobre tabla.

Claramente no es lo mismo. Antes de las cámaras digitales las fotos que usaba para mis cuadros las hacía un fotógrafo profesional. Hoy en día soy yo mismo quien las toma porque, aunque soy muy mal fotógrafo, cuento con una cámara muy potente que además me permite saber al momento si la imagen me vale o no para lo que yo quiero.

Además, las imágenes no tienen que ser perfectas fotográficamente hablando. Yo no copio la foto, yo pinto en base a la foto. Lo único que necesito que me dé es mucho detalle, eso hace que yo no tenga que inventarme cosas como venas, lunares… si no quiero, y gracias a la gran resolución esa información la recojo directamente de la fotografía. Evidentemente luego la uso y manipulo según mi necesidad y eso gracias a la tecnología. Lo que no hago, al menos de momento, es modificar la foto con Photoshop. No me es necesario más allá del brillo o contraste.

6. Estos días se expone en el Museo de Bellas Artes de Bilbao “Hiperrealismo. 1967-2013”. Se trata de la misma exposición que el año pasado llegó al Thyssen cargada de polémica porque unas obras suyas habían sido rechazas. Afortunadamente hubo un final feliz para sus pinturas, que pudieron ser expuestas. Esperemos que en esta ocasión, en Bilbao, no hayan surgido problemas semejantes. ¿Qué es lo que ocurrió en Madrid? ¿Interfirieron intereses políticos o fue solo el capricho de un director?

Esta exposición está comisariada por Otto Letze, un curador alemán que es quien ha reunido la obra, la ha organizado en una exposición, ha realizado un catálogo y la ha estado moviendo por museos de toda Europa desde diciembre del 2012 (y tiene previstos dos años más). Ahora está siendo expuesta (hasta el 19 de enero de 2015) en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, donde estuve para una inauguración a la que fui invitado –no como en Madrid– y donde la muestra está siendo acogida muy bien gracias al buen trabajo de la gente del museo.

Lo que ocurrió en Madrid fue, desde luego, lamentable. Las razones dadas por el director para no querer colgar mis obras fueron tres, como se recoge en sus e-mails: yo había estado “envuelto en un escándalo” por el retrato del presidente Bono; no quería a NINGÚN español en la muestra, y por último NO quería que los pintores ESPAÑOLES pudiesen creer que PODÍAN exponer en el Thyssen. Como ves en ningún caso se trata de motivos estéticos. ¿Qué pudo haber movido a Solana a esto? Yo, sinceramente, creo que el personaje se retrata a sí mismo con sus declaraciones, su actitud cobarde y de falsear la verdad y, lo que es mucho peor, el descrédito al que está llevando su política expositiva al museo, por no hablar de la bancarrota a la que lo ha llevado.

7. En esta exposición de Bilbao podemos ver que los temas más frecuentes en pinturas hiperrealistas son paisajes urbanos, objetos de consumo, espacios cotidianos… Sin embargo, usted se centra en la figura humana, especialmente en el retrato femenino. ¿Por qué?

Bernardo Torrens Three Graces, 2013-2014. Bernarducci.Meisel Gallery.

Bernardo Torrens Three Graces, 2013-2014. Bernarducci.Meisel Gallery.

Uno de los primeros representantes de este movimiento es Chuck Close, que prácticamente solo ha realizado retratos a gran escala toda su carrera. Yo tomo al ser humano, al hombre, como tema central porque esa es la parte de mi realidad que me interesa. Es mi forma de crearme mi propio mundo, ya que el real me gusta poco.

8. Para acabar, nos gustaría saber cuáles son sus proyectos de futuro, si tiene alguna exposición a la vista, si tiene pensada alguna serie…

taller-bernardo-torrens

Taller de Bernardo Torrens en Madrid.

Acabo de terminar las obras para una exposición individual en mi galería de Nueva York, Bernarducci-Meisel Gallery, que se inaugura el 30 de octubre.

Por otro lado, también tengo obra en otras muestras colectivas, como la que se inaugura en el NOMA de Nueva Orleans el 8 de noviembre: “Photorealism: The Sydney and Walda Besthoff Collection”. Esta es particularmente especial porque se expone una de las mayores colecciones privadas de Fotorrealismo de EEUU, y estoy presente. Además, la que está ahora en Bilbao tiene planeado seguir itinerarando por otras ciudades europeas, en principio por un par de años más.

Autoras

Natalia G. Barriuso e Inés Cabello.