museo-nestor-exterior

La ciudad de Las Palmas debe sentirse afortunada en lo que a su historia artística se refiere, primero por exportar a un pintor de la talla de Néstor Martín-Fernández de la Torre (1887-1938) y en segundo lugar, por poseer un museo monográfico proyectado por su hermano el arquitecto Miguel Martín-Fernández de la Torre, para albergar y prolongar en el tiempo su obra.

Y cuando digo exportar, se debe a que Néstor tuvo una vida social muy activa que cultivó en sus viajes y en sus prolongadas estancias en Londres, Paris, Barcelona y Madrid. Producto de este espíritu inquieto, conoció a personalidades como Miguel Unamuno, Valle-Inclán, Eugenio d’Ors, Alberti, García Lorca, pero también al músico Enrique Granados, o los pintores Romero de Torres y Zuloaga entre otros muchos artistas.

sala-poema-de-la-tierra

Sala Poema de la Tierra.

Su periplo por Europa hace que su pintura derive en un sincretismo, entre lo foráneo –las poéticas del prerrafaelismo, el simbolismo y el modernismo que conoce- y lo vernáculo –el nativo, el paisaje y la flora canaria-. Su obra se caracterizará por lo exótico, lo mítico, lo esotérico, y casi siempre impregnada de una atmósfera de sensualidad y erotismo.

Néstor se muestra con una gran habilidad para el dibujo y con una especial sensibilidad para el color. Su obra independientemente del tema o recursos formales que utilice, siempre es bella. La belleza es la característica principal que define su vida, en la que se nos presenta como un esteta: “ex tota vita ut opus faciamus artis necesse est” (es necesario que hagamos de toda la vida un arte) frase que Néstor tenía pintada en su estudio.

Néstor tiene una visión polifacética del arte, en un esfuerzo por lograr la utopía del arte total al modo wagneriano. En pintura trabajó el lienzo y el mural, pero también diseñó joyas, trajes, muebles, etc. Su versatilidad le llevó a trabajar como escenógrafo donde realizó los decorados y figurines del “El amor brujo” de Falla, y para el ballet “Triana”, de Isaac Albéniz.

*Poema del Atlántico (1913-1923)

Poema del Atlántico (1913-1923).

Su obra exponente, por lo menos yo lo considero así, es su serie Poema del Atlántico, (1913-1923) consta de ocho lienzos y se expone en una sala destacada del museo. Néstor nos representa una visión muy personal de los diferentes estados del mar y de las distintas etapas del día. Son pinturas cautivadoras, inoculadas de gran barroquismo -por su dinamismo y teatralidad- pero a la vez, con un fuerte componente simbólico y decadentista, todo en aras de crear un mundo mitológico. Las formas orgánicas y el empleo del vórtice (trazo giratorio), le imprimen a la obra una naturaleza apasionada, desenfrenada; que se suma a la exquisita habilidad en el tratamiento de las espumas del mar y el refinado gusto a la hora de aplicar el color.

Un ejemplo de su pintura mural es la que realiza en el Salón Saint-Saëns (1926-1928) en el Teatro Pérez Galdós en Las Palmas. De sus retratos, es de destacar el que realiza al músico Enrique Granados, y a las damas de la burguesía catalana, con un exhaustivo trabajo en los pliegues y colores de los trajes. También sus pinturas alegóricas como Epitalamio (1909) de atmósfera prerrafaelista y decoración modernista.

sala-museo-nestor

Otra faceta importante de Néstor es el Tipismo, en donde realiza un estudio de las manifestaciones culturales populares de Gran Canaria con una visión personal y destinada al turismo, impregnado de una estética modernista, cuyo objetivo final era atraer turismo a la isla.

sala-museo-nestor-2

Daniel Montesdeoca (Director del Museo Néstor Martín-Fernández de la Torre) y Juan Carlos Padrón (Historiador del Arte).

El museo se encuentra dentro de un conjunto turístico que se denomina el “Pueblo Canario”. Se trata de una serie de edificios con un lenguaje caracterizado por formas y elementos de la arquitectura tradicional canaria, lo que se denominó como Neocanario. El objetivo era crear un lugar pintoresco y típico para atraer al turismo y generar un nuevo recurso económico para la ciudad. En un principio se redactó un proyecto muy ambicioso por su dimensión y la diversidad de dotaciones -culturales, científicas, deportivas- que iba a albergar el complejo. Luego la realidad económica forzó a que se construyera un conjunto más pequeño. El proyecto de este complejo fue redactado por su hermano el arquitecto Miguel Martín-Fernández de la Torre basándose en dibujos de Néstor.

sala-museo-nestor-3

El museo abre sus puertas en el año 1956, es un edificio de pequeño formato, dotado de una museografía histórica que lo singulariza y le aporta una manifiesta identidad. Su contenido versa sobre la obra artística de Néstor en todas sus variantes, así como, objeto personales que van desde muebles a las paletas del pintor. Como forma de conocer mejor a Néstor y su museo hemos establecido una conversación con el director-gerente-conservador del museo e historiador del arte Daniel Montesdeoca, en donde nos alecciona de forma enriquecedora sobre la figura, la obra y el museo del pintor.

juan-carlos-padron-daniel-montesdeoca

Entrevista


Escucha la entrevista en Ivoox

+ info

Museo Néstor Martín-Fernández de la Torre

Biografía de Néstor Martín-Fernández de la Torre

Daniel Montesdeoca: Director del Museo Néstor Martín-Fernández de la Torre

Artículos relacionados

Museo Canario: Arqueología y Centro de Documentación

Museo de Arte Contemporáneo Eduardo Westerdahl

El legado de César Manrique

(*) Imágenes: Fátima Luzardo. Excepto “Poema del Atlántico”, extraído de la web del Museo.