degustar-arte

Lo reconozco, soy un sibarita, tanto en lo que se refiere a la gastronomía como en lo que respecta a las artes. Y es que, esta palabra, la de degustar, se suele utilizar muy a menudo en el ámbito culinario y se refiere, según la Real Academia Española, a:

  • Probar o catar, generalmente con deleite, alimentos o bebidas.
  • Saborear y percibir con deleite otras sensaciones agradables.

Por eso me permito la licencia de usarlo aquí para compartir contigo una serie de consejos que he ido aplicándome a mí mismo durante los años que llevo estudiando las obras de arte y los museos que las albergan. Además, este léxico, el gastronómico quiero decir, no me es ajeno, ya que otra de mis grandes pasiones es la buena cocina, así que a lo largo de estas líneas que me dispongo a escribir utilizaré términos como paladear, saborear, degustar, etc.

¿Quieres saber cómo degustar una obra de arte en un museo?

Comienzo ya a exponer estos tres consejos, pero no sin antes advertir dos cuestiones: la primera es que no todos ellos sirven para todas las personas y que es posible que a ti te funcionen otras maneras de saborear el arte (y que estaría encantado de leer en los comentarios). Yo sólo propongo una cierta fórmula o método para degustar una obra de arte que a mí me funciona. La segunda cuestión, es una grata sorpresa que quiero compartir contigo, y como tal la dejo para el final. Espero que seas capaz de leer primero los consejos y no saltar directamente al último renglón, ya que para degustar, es preciso tener paciencia.

  • Consejo #1: Calma, Calma, Calma (slow movement total)

Para degustar una obra de arte expuesta en un museo se necesita congelar el tiempo, que todo transcurra en la quietud y en la calma. Ya sé que esto es casi imposible en los museos en los que existe una afluencia masiva de visitantes, pero es completamente necesario que así sea. Esto no tiene nada que ver con la rentabilidad económica ni con cuestiones mundanas de ese tipo. Aquí hablamos del disfrute de los sentidos y, para eso, todo debe transcurrir a cámara lenta.

Aquí hablamos del disfrute de los sentidos y, para eso, todo debe transcurrir a cámara lenta

Así como en la gastronomía tenemos el slow movement frente a la comida rápida, aquí tenemos que pensar de igual manera, no valen los museos rápidos sino los museos lentos. Ir al museo debería ser muy parecido a asistir a una tradicional ceremonia del té en Japón, donde cada movimiento tiene un significado, donde cada elemento se combina sabiamente para obtener los aromas y sabores más deliciosos, donde la quietud se vuelve introspección interior y comprensión del ser. Yo propongo una verdadera degustación sin prisas que permita apreciar las cualidades de la obra de arte, los materiales, las formas, su esencia, sus valores más profundos, casi una teletransportación al tiempo que la hizo posible.

  • Consejo #2: Minimalismo contemplativo (La manera zen)

En la degustación de las obras de arte me considero un minimalista, mejor en pequeñas dosis. No se puede saborear una obra de arte si no es de una en una. Cada obra es un universo en sí mismo, casi podría escribirse una tesis doctoral de cada una de ellas (dependiendo de su importancia, claro), por lo que es completamente necesario según mi experiencia, seleccionar un pequeño grupo de obras.

Yo no recomiendo nunca sobrepasar la cifra de 50 obras de arte por visita a un museo, pero tampoco recomiendo limitarse exclusivamente a una obra de arte, ya que una degustación es precisamente eso, “probar” no una sino varias obras para luego seguir aprendiendo de ellas en nuestras casas a través de la lectura o en posteriores visitas al museo.

Así que para mantener un cierto equilibrio, suelo establecer un rango aproximado de unas 25-30 obras por visita. De esta manera, me aseguro no solo de no saturar mis sentidos con una orgía de líneas, colores, temas y contextos históricos distintos. De hecho, procuro siempre que esas obras estén bien relacionadas entre sí y que pertenezcan a un mismo periodo.

En la degustación de las obras de arte me considero un minimalista, mejor en pequeñas dosis

La mejor metáfora que se me ocurre para explicar esto de una forma más evidente es la de las tiendas de perfumes: si uno quiere comprarse un perfume y acude a una tienda, no podrá oler más allá de un cierto número de perfumes porque acabará no diferenciando unos de otros, se mareará o, incluso en un caso extremo podrá llegar a sentir náuseas. Esto no es ninguna exageración, ocurre exactamente lo mismo en un museo, la saturación estética nos conduce a la fatiga física y mental. Por favor, hazme caso en esto: DOSIFICA.

  • Consejo #3: Pon nombre a lo que ves (si no lo nombras no existe)

Éste es probablemente el consejo que más me ha ayudado a degustar una obra de arte cada vez que visito un museo. Si tratas de describir lo que ves acabarás apreciando detalles que antes no habías advertido.

¿Cómo vas a degustar una obra sino aprecias los matices? Esto es como el vino (ya sé que la metáfora es recurrente, pero qué le vamos a hacer), ¿Cómo vas a saber de vinos sino eres capaz de reconocer en él los aromas afrutados, el color caoba, etc., que tanto aparecen en las etiquetas de las botellas? Pues aquí es casi lo mismo, ¿cómo distingues una buena obra de arte de otra que no lo es? Muy sencillo: por los detalles.

Si tratas de describir lo que ves acabarás apreciando detalles que antes no habías advertido

Párate (o mejor, siéntate) delante la obra y empieza a describir lo que ves. Es una tarea fácil y entretenida. Puedes empezar describiendo la escena que representa la obra, decir si aparecen personajes o no, luego nombrar los colores…. y más tarde ya habrá tiempo de leer las cartelas y saber de qué trata la obra. Ya verás que con la práctica empezarás a detectar los estilos artísticos más fácilmente, incluso podrás ver rasgos distintivos de los creadores, verás aspectos técnicos en la pincelada, en el cincelado, etc.

La prometida sorpresa final

cover

La sorpresa que tenemos preparada para los lectores de este blog que ya lleva un tiempo en funcionamiento y que ha cosechado muy buenos resultados es que hemos estado preparando un libro que se titula Ese extraño lugar llamado museo.

Como sociedad, ya hemos conseguido que los museos sean accesibles y que la afluencia a algunos de ellos sea masiva, pero nunca nos hemos detenido a pensar cómo se debe visitar un museo y si existe un método más o menos eficaz para sacar el máximo rendimiento a esas visitas

Con este libro pretendemos tratar uno de los temas sobre el que menos se ha hablado en estos años ¿Cómo se visita un museo? Como sociedad, ya hemos conseguido que los museos sean accesibles y que la afluencia a algunos de ellos sea masiva, pero nunca nos hemos detenido a pensar cómo se debe visitar un museo y si existe un método más o menos eficaz para sacar el máximo rendimiento a esas visitas.

Con este libro pretendemos aportar nuestro pequeño granito de arena para mejorar la accesibilidad a los museos y hacer posible que un mayor número de personas saque provecho de las visitas y cómo no, que los deguste convenientemente.

Artículos relacionados

¿Te han preguntado alguna vez qué quieres ver en el museo?

¿Cuánto tiempo pasas delante de una obra de arte?

La exposición minimalista: la obra de arte y tú