robert-morris-vigas

Robert Morris, Vigas en L, 1967.

ABC Art, Cool Art, Primary Structures, Literalist Art son términos que en un principio se utilizaron para definir la tendencia artística que llevaban a cabo una serie de artistas en la ciudad de New York a mediados de la década de los sesenta. Aunque realizaron obras de resultados diversos tuvieron en común: claridad estructural, economía de medios y simplicidad máxima. La expresión Minimal Art fue la que se impuso al final, acuñada por el filósofo inglés Richard Wollheim en 1965, extraído del título de uno de sus ensayos.

Últimamente se ha escrito mucho sobre el arte minimalista pero todavía no sé de nadie que admita que se dedica a él. Por eso deduzco que es parte de un lenguaje secreto que usan los críticos de arte cuando hablan entre sí a través de las revistas especializadas. Sol Lewitt.

El arte minimalista abarcó disciplinas como la pintura, escultura y música, pero el objetivo de este texto es tratar solo los “objetos artísticos” nombre con el que la mayoría de los minimalistas prefirieron llamar a sus esculturas. Los principales protagonistas de esta inexpresiva forma de afrontar la creación artística fueron: Donald Judd, Robert Morris, Carl Andre, Dan Flavin, Sol Lewitt, Tony Smith y Larry Bell. Tuvieron que compartir la escena artística del Nueva York de los años 1965-1970 con el Pop Art y con los ya acreditados expresionistas abstractos mimados por la crítica y el stablishment americano. Estas circunstancias hicieron que en un principio se les confundiera con los artistas pop y se les vinculara con la baja cultura, compitiendo a su vez con los expresionistas que se encontraban establecidos en la alta cultura.

carl-andre

Carl Andre montando su exposición en la Galería Dwan, Nueva York, 1969.

sol-lewitt

Sol Lewitt durante el montaje de una exposición a mediados de los años 70.

Los minimalistas tienen como punto de partida por un lado, continuar con los objetivos del constructivista ruso Kasimir Malevich y el dadaísta Marcel Duchamp, y por otro, la superación del expresionismo abstracto oponiéndose al formalismo y contenido emocional de Pollock, Kooning, etc. Malevich había realizado un ejercicio de reducción máxima de la obra de arte con su obra Cuadrado negro y Duchamp se había dirigido en sentido contrario ampliando los límites, demostrando mediante un artificio conceptual que cualquier objeto común podría ser considerado objeto artístico; dos maniobras artísticas con las que la filosofía minimalista se sentía identificada.

El rechazo al expresionismo da lugar a que críticos formalistas como Clement Greenberg y Michael Fried realicen escritos en contra de estos nuevos artistas. Grennberg le critica al minimalismo que en sus obras hay un desplazamiento del interés de la realización del objeto hacia el proceso creativo de éste, es decir, el interés no se centra exclusivamente en la forma o resultado de éste, sino en el proceso y premisas que se utilizan en su concepción, lo que nos sitúa en un arte conceptual. A la vez Fried les criticaba que los objetos minimalista eran literalistas, pero precisamente ese era el lugar en el que querían indagar los artistas minimal, lo que sucedía es que Fried no consideraba arte, una obra que fuese literalista, puesto que en ésta no había trascendencia alguna y a la vez carecía de contenido. Robert Morris a esto contestaba que los objetos minimal son objetos, pero que en éstos se subraya su objetualidad, superando así su lectura literal, por eso son algo más, y no solo literalmente objetos.

Por otro lado, Donald Judd manifestaba: “El objeto minimalista es un objeto específico, con capacidad de no significar nada y de estar desnudo de toda organización interna de signos y formas”. Para Judd y los minimalistas la finalidad es realizar objetos vacíos de contenido en los que no se esconde misterio alguno que revelar, es decir, el objeto minimal carece de sentido metafísico. Por tanto, no hay una re-presentación de una idea que hay que desvelar, es simplemente la presentación del objeto en sí. En la misma línea Larry Bell decía: “Mis obras no tratan de e ilustran en el sentido más literal de la palabra ”. Nos avisa que no rastreemos en la función iconológica de la obra porque no la tiene, no hay nada que expresar.

El minimalismo discrepa sobre la experiencia subjetiva de los expresionistas, esa idea de una lógica interna, racional y absoluta de las formas, manifestada por Greenberg. Frente a esto proponen la posibilidad de crear objetos con la máxima inexpresividad que solo remitan así mismos, capaces de establecer con el espectador una experiencia concreta en un espacio concreto. Esta experiencia estética es perceptiva y no óptica, es decir, requiere una comprensión de la interrelación del objeto con el espacio y con el espectador.

En la construcción de sus obras utilizan materiales de origen industrial: acero, aluminio, plexiglás, cobre, vidrio, contrachapado de madera, etc. elaborándolos con técnicas propias de la industria para acentuar el distanciamiento del objeto de las convenciones tradicionales del arte, basadas en una ejecución artesana y virtuosa. Es más, Donald Judd en su afán de distanciarse de la obra y romper con la tradición del artista artesano, llegó a encargar la construcción de sus objetos a talleres industriales en donde el solo realizaba unos dibujos y daba las indicaciones para su construcción. Por lo que él como artista ni siquiera toca la obra con sus manos, con la intención de eliminar toda subjetividad.

robert-morris

Robert Morris, Plywood Show, 1968.

donald judd Ohne Tite Stack 1968

Donald Judd, Ohne Titel Stack, 1968.

La sencillez de la forma no implica la sencillez de la experiencia

Esta frase tan minimal fue articulada por Robert Morris, artista con una formación teórica, tecnológica y artística. Estudió Ingeniería, se licenció en Arte y también se licenció en Historia del Arte con una tesis sobre el escultor Constantin Brancusi. Comenzó siendo pintor que conjugaba con la danza como componente de la compañía Ann Halprin y luego terminó dedicándose a la escultura. Su ensayo Notes on Sculpture forma parte de la teoría minimalista en el que dilucida sobre las convergencias y divergencias entre pintura y escultura.

En Plywood Show (la traducción literal sería “Muestra de contrachapado de madera”) elabora varios objetos, unos en el suelo y otros colgados. Su obra se centra más en el valor de la interrelación que se establece entre obra-espacio-espectador, que en el acabado de la obra, color, textura o material. Lo que Morris quiere con Plywood Show es activar la percepción del espectador y que no se limite simplemente a mirar, es decir, percibir implica observar y entender lo que sucede atendiendo tanto a los objetos como al espacio en el que se encuentran. Esto tendrá como resultado una experiencia estética basada en la percepción y no en la contemplación, por lo que se requiere a un espectador activo. Creo que esta frase de Morris resume perfectamente lo que el artista quería conseguir con obras como Plywood Show, “Me gustaría hacer hincapié en que las cosas están en el espacio con uno mismo, y no que uno se encuentre en un espacio rodeado de cosas”.

Si Morris no cuidaba en exceso el acabado de sus piezas, por el contrario Donald Judd da un acabado pulcro y perfecto a sus objetos. Judd tuvo una formación teórica realizando estudios en Historia del Arte y Filosofía en la universidad de Columbia. Su ensayo Specific Objects (1965) es uno de los textos centrales del minimal art.

En su obra Ohne Titel Stack, (1968) utiliza como módulo base una caja que repite obteniendo una serie. Esta serialización del objeto es una de las características de la producción de la industria moderna, que la mayoría de los artistas minimal utilizan como forma de acentuar lo no-artístico. En este sentido en la obra minimalista desaparece cualquier referencia a lo antropomórfico y se elimina el pedestal, dos recursos muy vigentes en la tradición escultórica.

Otro artista que radicaliza el discurso artístico es Carl Andre, cuando se limita a colocar placas de cobre y magnesio extendidas en el suelo en su obra Magnesium Copper Plain. Las placas son de fabricación industrial por lo que no hay rastro de la mano del artista. Se acentúa la horizontalidad (masa) en contra de la altura (volumen) de la escultura tradicional. El color es el propio del material, por lo que la obra no ha sido intervenida.

carl-andre-magnesium-copper-plain

Carl Andre, Magnesium Copper Plain, 1968.

Mi trabajo es ateo, materialista y comunista: ateo porque carece de forma trascendente, cualidad espiritual o intelectual; materialista porque está hecho de sus propios materiales sin pretensión de tener otros diferentes; comunista porque su forma es igualmente accesible a todo el mundo. Carl Andre.

Una investigación muy particular dentro del minimal art es la que desarrolla Dan Flavin quien utiliza para sus obras un producto industrial ya acabado, tubos de neón con luz de distintos colores, interviniendo en espacios concretos, lo que posteriormente dio lugar a los enviroments de Allan Krapow y que en la actualidad ha derivado en lo que conocemos como instalaciones. Davin Flavin realizó estudios de Historia del Arte y dibujo, en la universidad de Colombia en Nueva York, lo que le aportó una formación teórica sólida de las artes visuales.

dan flavin

Dan Flavin, The Nominal Three, 1963.

Flavin utiliza los tubos de neón como ready-made pero con una intención distinta a la de Duchamp, los utiliza como punto de partida para el desarrollo de su trabajo, son simplemente elementos formales que utiliza para su creación artística. Indaga a través de la luz como producir alteraciones en la arquitectura del espacio donde interviene y como cambiar la percepción de los espectadores respecto a ese espacio.

sol-lewitt-incomplete-open-cube

Sol Lewitt, Incomplete Open Cube, 1968.

Generar lo máximo con el mínimo material posible es una de las máximas del minimal art, en esto Sol Lewitt nos muestra un claro ejemplo con su Incomplete Open Cube. Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Siracusa trabajó en un principio como dibujante en el estudio de I.M. Pei, luego en 1960 entra a trabajar en el Museum of Art Modern que será determinante en su carrera artística. En Incomplete Open Cube nos presenta una geometría inacabada, intenta con la mínima expresión de visualización generar el volumen de un cubo. Su perfecto acabado en aluminio lacado blanco está realizado de forma industrial, con el propósito de conseguir la máxima inexpresividad y ausencia de subjetividad.

En definitiva, el Minimal Art fue generador de un pensamiento radical, que se tradujo en una oposición a las convenciones de la tradición artística y en su divergencia con el expresionismo abstracto. Su propuesta fue la realización de objetos que se basaran en la máxima claridad, inexpresividad, simplicidad y objetividad, teniendo como elemento aglutinador las estructuras con geometrías puras y la serialización, con el propósito de despertar la percepción del espectador en un espacio específico.

Sí, es la totalidad. El principal problema es mantener la sensación de totalidad del objeto. Donald Judd.